Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

Nueve años del otro Alcorconazo, la peor derrota en Butarque

LEGANÉS

Nueve años del otro Alcorconazo, la peor derrota en Butarque

Estadio Butarque.

Un 22 de marzo de 2009, los pepineros cayeron 0-6 ante los alfareros. Es la peor derrota del Lega en su actual casa. En aquel Alcorcón jugaba Tito, ahora en la plantilla blanquiazul.

Butarque impone respeto. Así es el estadio del Leganés. Un recinto dónde ganar es complicado. Para los equipos visitantes, se entiende. Desde que fue inaugurado hace 20 años, el 14 de febrero de 1998, no son muchos los rivales de los pepineros que se hayan impuesto con autoridad en la Avenida de los Once Leones. Incluso en Primera, el Leganés ha hecho de su recinto un lugar en el que apuntalar la permanencia entre los mejores. Pero hasta los mejores muro tienen sus brechas. La más profunda de Butarque se abrió tal día como hoy, hace nueve años. Un 22 de marzo de 2009 el Leganés sufrió su peor derrota como local en la historia de su actual casa. El Alcorcón ganó aquella tarde 0-6.

Eran otros tiempos. No muy lejanos, pero diferentes en casi todo. El Leganés competía en Segunda B. Buscaba salir de un pozo al que cayó cinco años atrás, en 2004, y lo hacía con una delicada situación institucional. En diciembre de esa misma temporada, los futbolistas blanquiazules protagonizaron varios actos de protestas ante los constantes y reiterados impagos que sufrían. Rubén Fernández era el dueño y presidente. Sólo unos días después, la Nochebuena de 2008, Felipe Moreno y Victoria Pavón, los actuales dueños, compraron el club y borraron del mapa las deudas con sus jugadores. Pese a ello, Rubén Fernández seguía en la presidencia. Lo dejaría a final de curso.

Con David Gordo, actual seleccionador sub-16, en el banquillo, el grupo hizo esfuerzos titánicos para mantenerse en lo más alto como única vía para su propia salvación. “Nadie quiere comprar un club que, además de estar en la ruina, estuviera hundido en la tabla”, solían contar sus integrantes. Ese esfuerzo por permanecer en la cabeza de la clasificación hizo mella en el tramo final de temporada. Poco a poco, y pese a haber estado casi siempre alternando el liderato con la segunda plaza, el desplome llegó. Esta dolorosa goleada en Butarque fue el comienzo del fin.

El Leganés salió aquella tarde con un once potente para la categoría: Raúl Moreno; Gustavo, Mario, Txurri, Bermúdez; Juli, Valleros, Minutillo, Javi Vicente; Nacho Aznar y Quini. Equipo top que, sin embargo, el Alcorcón dirigido por Anquela barrió del mapa. Hubo doblete de Nevado y Susaeta, además de los tantos de Víctor Pérez y Calvillo. Casualidades del fútbol, el aquel conjunto alfarero estaba Tito, ahora en la plantilla del Lega… en Primera División.

Era un Alcorcón histórico que, un año después, protagonizaría el ‘Alcorconazo’ al Real Madrid, pero que antes logró otro ‘Alcorconazo’, una herida profunda en el Leganés que se reprodujo tres jornadas más tarde en Mérida (otro 6-0) y que abrió camino al despido de David Gordo. A falta de una jornada para el fin de la liga regular, y tras un empate contra Las Palmas Atlético, el técnico dejó el banquillo. Agustín Vara cogió los mandos.

Un sufrido empate a uno ante el Atlético Ciudad en Murcia en la última fecha (amén de la goleada del descendido Pájara Playas al Castilla) permitió al Leganés acabar cuarto y jugar su primer play-off de ascenso a Segunda desde la caída a la categoría de bronce. El Jaén tumbó a los madrileños en primera ronda (2-2 y 5-0) y deshizo el sueño de retornar al fútbol profesional, ése en el que ahora los blanquiazules se sienten uno más sin olvidar, como insiste Garitano, de dónde vienen. Sin borrar de su memoria todas sus heridas.

0 Comentarios

Normas Mostrar