Competición
  • Champions League

ESPANYOL

Quique busca club y el Espanyol, otro entrenador

Quique Sánchez Flores.

GORKA LEIZA

El madrileño quiere irse a la Premier, pero hay competencia; la entidad blanquiazul otea en el mercado otro perfil de entrenador para la 18-19.
Espanyol - Girona en directo: LaLiga Santander, en vivo

La temporada 2017-18 ha erosionado el primer proyecto deportivo de la etapa de Chen Yansheng al frente del Espanyol, representado en la figura de Quique Sánchez Flores, el entrenador que cautivó en mayo de 2016 al por aquel entonces consejero delegado, Ramon Robert, y al propio presidente. Pero, después de un curso de decepciones en los fichajes y en el rendimiento del equipo a falta de diez jornadas para el final de LaLiga, la relación del técnico madrileño con el Espanyol tiene fecha de caducidad, y será cuando finalice la presente temporada. Solo hay un único escenario que, a fecha de hoy, es tan remoto que ni se contempla: que Quique no encuentre una alternativa que le entusiasme. El club debería, entonces, pactar una salida con una indemnización. Todo dependerá de si Chen quiere gastar o no ese dinero.

Con el equipo ya salvado y con escasas opciones de ir a Europa (la séptima plaza está a ocho puntos y quedan 30 en juego), las cartas del entrenador y de la dirección deportiva están encima de la mesa. Quique busca un club en la Premier, la competición que más le seduce después de la experiencia vivida en el Watford. Le encanta el ambiente que se vive en Inglaterra y el funcionamiento de la competición. Los banquillos de la liga inglesa cuentan con una competencia tan feroz que es difícil que el técnico encuentre un proyecto. Por eso mismo, contempla irse a otros destinos, aunque no sean de primer nivel. Después de abandonar el Atlético, en la temporada 2010-11, el técnico ya pasó dos años en los Emiratos Árabes.

Por su parte, y a la espera de que Quique se pronuncie, el Espanyol otea el mercado de entrenadores nacionales buscando un recambio. El perfil será otro bien distinto. En primer lugar, se valora el aspecto económico. El nuevo técnico no será de los que más cobren del campeonato, como ocurre con Quique, y se apostará por una persona con una carrera no tan consolidada como la del madrileño y con capacidad para adaptarse a la nueva política deportiva del club, centrada en mantener el nivel deportivo recortando sueldos y fichando jugadores que puedan crecer. Nombres como Eduardo Berizzo, Joan Francesc Ferrer, Rubi, o Pablo Machín encajan en el prototipo de entrenadores que busca el club, aunque no todos ellos son candidatos.

Lardín y Quique.

Con la intención de Rastar Group de crear un club autosuficiente (y eso implica que no habrá inversión económica elevada para fichar jugadores), el Espanyol deberá realizar más de una venta (la de Aarón Martín se da por segura), optará por contratar jugadores jóvenes de otros mercados, libres o que hayan sobresalido en competiciones menores, copiando el modelo del Eibar, como ejemplo más claro. Mientras tanto, el objetivo deportivo será el de quedar nuevamente entre los diez primeros. El proyecto deportivo de Rastar Group, con Óscar Perarnau marcando las directrices y Jordi Lardín (a la espera de conocer si sigue o no una vez finalice la temporada), vuelve al origen dos años después. El objetivo será aprovechar el talento que se ha ido creando estas dos campañas y, al mismo tiempo, darle salida a los jugadores con unos salarios más elevados.

Aunque públicamente tanto el técnico como la entidad no explicarán sus intenciones en un corto espacio de tiempo, la relación entre el entrenador y la entidad empezó a separarse en verano, cuando el límite salarial impidió que llegasen los jugadores que pidió Quique y los objetivos deportivos sufrieron un freno. En la famosa salida truncada del técnico al Stoke City en enero se evidenciaron las ganas del entrenador por empezar un proyecto nuevo y la predisposición del Espanyol porque el técnico abandonase la entidad, al estar dispuestos a perdonarle la cláusula de cuatro millones para cumplir sus deseos. Un matrimonio que dejó de funcionar en agosto, aunque se mantendrá unido y a la espera de quedar al menos entre los diez primeros hasta el 22 de mayo. Ambas partes buscan sus caminos por separado.