Mundial de Clubes
NBA
FINALIZADO
Houston Rockets HOU

111

Portland Trail Blazers POR

104

FINALIZADO
San Antonio Spurs SAS

111

Phoenix Suns PHX

86

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

99

Toronto Raptors TOR

123

Eurocup
Unics Kazan UNK

-

Unicaja MAL

-

Turk Telekom TUR

-

Dolomiti Energia Trento TRE

-

L. Kuban TIV

-

Cedevita Zagreb CED

-

Mornar Bar MOR

-

Fraport Skyliners FRA

-

Estrella Roja RED

-

Germani Brescia BRE

-

AS Monaco MON

-

Galatasaray GAL

-

Amelia del Castillo, la mujer que cambió la historia del fútbol

GRANDES HITOS FEMENINOS

Amelia del Castillo, la mujer que cambió la historia del fútbol

Amelia del Castillo, la mujer que cambió la historia del fútbol

HELIOS DE LA RUBIA

DIARIO AS

Fue la primera presidenta de un club de fútbol de España. El 15 de octubre de 1963 fundó el Atlético de Pinto y actualmente el campo de fútbol lleva su nombre.

No es un ciprés, pero su sombra también es alargada. Mucho más, de hecho. La historia de Amelia del Castillo sigue siendo un referente para todas las mujeres dentro del fútbol. La primera mujer que presidió un club de fútbol en España. Para hablar de ella, hay que ponerse en pie. En una época en la que la mujer era prácticamente un cero a la izquierda en la sociedad, Amelia del Castillo fundó un club de fútbol para la localidad madrileña de Pinto.

Su pasión por el fútbol le llevó a romper las barreras estipuladas en este deporte. Ella, que durante los años 60 había recorrido estadios proclamando su amor por el fútbol, cumplió su sueño el 15 de octubre de 1963, fecha en la que fue creada el equipo de Pinto. Todo esto en un contexto en el que la mujer en España necesitaba la autorización marital para disponer de sus bienes, abrir una cuenta bancaria, ejercer el comercio, no podían sacarse el carnet de conducir ni divorciarse y su consentimiento no era necesario en el caso de que el padre de sus hijos quisiera darlos en adopción.

Amelia del Castillo fue una pionera, pero no lo tuvo nada fácil hasta convertirse en un mito imborrable de nuestra historia. Para empezar, tuvo que ejercer tres tareas simultáneas a la par que complicadas: delegada, entrenadora y presidenta. Como tal, su compromiso la llevó a buscar sustento económico para garantizar la supervivencia del club. Y recurrió al gran amor de su vida: el Atlético de Madrid.

Tal y como ha contado Amelia en numerosas entrevistas a lo largo de su vida, durante esa época se le ocurrió la idea de escribirle una carta a Vicente Calderón, el presidente del club rojiblanco por aquel entonces, para pedirle que participara en el sorteo de una cámara de fotos que el club organizó para lograr unas cuantas pesetas. La presidenta pinteña solicitaba a Calderón que le comprara unas papeletas para ayudar al club. Su sorpresa llegó cuando el máximo mandatario atlético no sólo compró todas sino que la recibió en sus oficinas de Desengaño.

El Pinto recibió una enorme ayuda del Atlético, club que le brindó servicios médicos y le ayudó con la financiación. Además, Vicente Calderón también cedió materiales de construcción de su propia empresa para ayudar al Pinto a cerrar su campo de fútbol, un requisito indispensable para la Federación. Fue entonces cuando Amelia decidió que definitivamente, la palabra "Atlético" debía aparecer en el bombre de su club. Sin embargo, no sólo el Atlético ayudó a la supervivencia del club. También el Rayo Vallecano, el Real Madrid y el Consejo Superior de Deportes pusieron su granito de arena.

Momentos duros y una gran recompensa

Por aquel entonces Amelia era una atracción más en el fútbol. Nadie se podía creer que hubiera una mujer dirigiendo un equipo compuesto por hombres. Era algo impensable en aquella época. Una revolución. Tanta fue su repercusión que incluso la CBS de Nueva York vino a España a entrevistarla. Sin embargo, su recorrido en el Atlético de Pinto también pasó por momentos duros. Concretamente cuando se vio forzada a dimitir por el alcalde de la ciudad, que amenazó a Amelia con crear otro club que tuviera el apoyo económico de la Casa Consistorial. Y tras tanto esfuerzo por crear un equipo de la nada, Amelia decidió dejar su cargo para no ver su obra destruida.

En cualquier caso, nadie en el mundo del fútbol pudo olvidar a Amelia, su legado y su labor. Y es por eso que la primera presidenta de un club de fútbol en España vio recompensado su esfuerzo en el año 2000. El presidente de su club por aquel entonces decidió emprender una colecta de firmas para cambiar el nombre del campo de fútbol del Atlético de Pinto. Desde agosto de ese mismo año, el Amelia del Castillo es el feudo en el que el Atlético de Pinto sigue escribiendo su historia, una que va ligada de la de su fundadora, una pionera que abrió paso a las mujeres en los altos cargos del mundo del fútbol.

0 Comentarios

Mostrar