BARCELONA B 1 - NÀSTIC 1

Cardona evita la gloria del Nàstic y de Kakabadze

El lateral grana abrió el marcador con una golazo tras bailar a Cucurella dentro del área. Punto justo en un encuentro sin historia.

Barcelona B y Nàstic firmaron un empate sin historia. Tras una primera mitad soporífera, ambos conjuntos se despertaron y Cardona rescató un punto para el filial tras el golazo de Kakabadze. Ninguno de los dos sale catapultado hacia la zona tranquila y seguirán una semana más mirando hacia el descenso.

El inicio del encuentro fue de tanteo y estuvo marcado por las lesiones de Javi Márquez y Ruiz de Galarreta. Nano Rivas y Gerard López se vieron obligados a mover sus piezas, pero no de sistema y el partido entró en una fase soporífera. Nahuel, con un lanzamiento de falta, y David Costas trataron de agitar el duelo, pero ninguno de los dos conjuntos parecía estar por la labor de darle una marcha más. Además, jugadores como Aleñá y Tejera no acababan de tener contacto con el balón. Ya en el añadido de la primera mitad el Barça B pareció despertar, pero lo cierto es que Dimitrievski no apareció bajo el foco. Menos aún lo hizo un Ortolá que no se vio achuchado en ningún momento.

Tras el descanso, el Barcelona B demostró más ganas por sumar los tres puntos, pero le faltó acierto. Ballou probó primero, Javi Jiménez interceptó su disparo, y después entre Nahuel, Cardona y Aleñá fueron incapaces de superar a Dimitrievski. El Nàstic parecía estar cómodo saliendo a la contra y, en el 64’, en la primera ocasión clara de gol hizo el 0-1. Kakabadze firmó un golazo: encaró a Cucurella, le dribló como si fuera un ‘9’ y disparó al palo corto de un Ortolá que no pudo hacer nada. El tanto desató la locura entre los más de 700 aficionados grana y tras ello, los tarraconenses se colgaron del palo.

Gerard dio entrada a Riqui Puig, que debutó en partido oficial con el filial, para tratar de tener más acierto en el último pase, pero el tanto del empate llegó tras un mal despeje de la defensa del Nàstic que aprovechó a la perfección Cardona. En los últimos minutos, nada.