Competición
  • Tour Francia
  • Copa de África
Tour Francia
Pau - Pau
Corredor Tiempo
-- --
-- --
-- --
Copa de África

Oumar Diakite llegó en patera y ahora pelea por entrar en El Palo

INTERNACIONAL

Oumar Diakite llegó en patera y ahora pelea por entrar en El Palo

Internacional Sub-17 con Costa de Marfil, está a prueba en el filial del modesto club malagueño, que milita en Tercera. Su ídolo: Sergio Ramos.

¿Se imaginan abandonarlo todo? Dejar atrás familia, trabajo, amigos, toda una vida para empezar de nuevo en un lugar desconocido. ¿Imaginan arriesgar su vida para intentarlo? Poder perderla ahogado en el mar e incluso asesinado en el camino o golpeado para robarte lo poco que llevas, pero aún así, intentarlo. Luchar por un sueño…

Esa es la historia de Oumar Diakite, un joven de 20 años de Costa de Marfil, y es la historia de miles de desconocidos que cada día tratan de cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa.

“Me pedían dinero para seguir en la selección nacional”

Oumar Diakite jugaba habitualmente al fútbol en las calles de Beoumi, su ciudad natal, como cualquier niño del mundo, emulando a uno de sus jugadores favoritos, Sergio Ramos, y soñando jugar en la élite española. Fue en la calle donde le reclutaron la primera vez para las selecciones inferiores de Costa de Marfil y ha jugado en todas las categorías hasta llegar a la Sub-17. Lo que en un principio se convirtió en una gran noticia para la familia, dio un giro inesperado, “después de competir en Angola me di cuenta de que había un problema político en la Federación de fútbol”. El sueño se convirtió en pesadilla y fue el inicio del cambio en su vida: “Me pedían dinero para seguir en la Sub-17. No pude pagar, por lo que me quitaron la ficha y mi plaza en el equipo, incluso mi pasaporte”. El joven lateral derecho probó suerte en el fútbol marroquí, donde jugó en el SCC Mohammédia, pero la falta de documentos le impidió continuar.

Duro golpe. Dicen que las desgracias nunca vienen solas y en el caso de Oumar se cumplió con la inesperada muerte de su progenitor: “Soy el hijo de la mujer más joven de mi padre y la situación familiar empeoró. Decidí irme porque no soportaba más”. Esa fue la chispa que hizo decidir a Oumar cambiar su vida y comenzó un largo viaje…: “Llegué a Mali después de un mes andando y trabajé allí más de tres semanas. Luego llegué a Mauritania”. Un día se le acercó un desconocido y le insinuó que tenía la forma de llevarle a España: ”Me dijo que fuese a Marruecos y que con una zodiac cruzaría el estrecho. Como España es el país de mis sueños, no podía dejar pasar esa oportunidad”. Oumar dejó atrás Mauritania y llegó a pie a Marruecos durante interminables caminatas. El destino era Nador, precisamente allí fue donde pagó el viaje en patera hasta España. Llegó el esperado momento: “Un día viene alguien y te dice, es tu turno”. El punto de partida sería Alhucemas, desde allí echarían la patera al mar para iniciar la suicida travesía. “Cuando llegamos nos escondimos en unas cuevas. Estaban llenas de serpientes, una de ellas mordió a mi amigo que no murió, pero no pudo viajar. Horas después, salimos de la cueva y comenzamos a inflar la zodiac”, afirmó. Oumar estaba nervioso, no sabía si sobreviviría a la locura que estaba a punto de cometer, pero estaba decidido. No iba solo, a la una y media de la madrugada subieron una a una a las 37 personas que iban a intentar cruzar el estrecho, incluido un bebé. Media hora después los abandonaron a su suerte.

Oumar Diakite se entrena para recuperar la forma física

En camino. El viaje había comenzado… El viejo motor de la zodiac apenas podía tirar de los pasajeros que abarrotan la maltrecha embarcación de goma. El mar picado tampoco ayudaba, se movían muy lento teniendo en cuenta lo que tenían por delante: “Apenas nos desplazábamos en el agua y llegaba una nueva ola que nos devolvía atrás, pero Dios nos ayudaba. Entraba mucha agua y la sacábamos como podíamos”.

La noche fue durísima. El frío y el temporal hacían presagiar lo peor. Pero amaneció y el sol les devolvió algo de calor y esperanza. A las tres de la tarde del día siguiente sucedió lo peor, el motor se paró y quedaron a merced de un mar que seguía enfurecido. “La situación era catastrófica. Intentamos arreglar el motor, mientras tanto el agua nos zarandeaba de un lado a otro”, rememora. Tras horas de intentos desesperados, el motor resucitó y les devolvió la esperanza, aunque el fuerte temporal era superior a la fuerza que ejercía el propulsor y seguían a la deriva: “El agua ya nos pasaba por encima, pensé que había llegado el final y que mis sueños acabarían en el fondo del mar”.

Cuando lo daban todo por perdido, el mar se calmó y apareció en el horizonte Salvamento Marítimo, que acudió a su rescate. “Nos salvaron de una muerte segura”, asegura Diakite.

Era 17 de noviembre de 2017 cuando Oumar pisó por primera vez suelo español: “Llegamos al puerto y ese mismo día nos mandaron a un calabozo y estuvimos allí tres días”. Poco después conoció a alguien que ha sido clave en su vida: “Paco Martínez es una persona extraordinaria. Habla bien francés y nos ayuda mucho a todos los inmigrantes. Me ha aconsejado como un padre”. Después de una serie de contactos de su nuevo amigo, Diakite logró una prueba en un equipo de Málaga, El Palo, de Tercera División. El costamarfileño causó una grata impresión en el seno del club paleño y podrá militar lo que resta de temporada en el filial si consigue solucionar su situación legal.

Jugó en Marruecos, pero la falta de documentos le impidió quedarse

Busca trabajo. Ahora pasa gran parte del tiempo entrenándose para recuperar la forma física y espera conseguir un trabajo con el que lograr ingresos: “Necesito ayuda, nadie deja su casa y pasa todo esto si no sufriera una difícil situación. El fútbol es mi pasión y me he jugado la vida para llegar aquí e intentar jugar algún día en Primera. Ese es mi reto y sé que lo voy a conseguir”.

Oumar Diakite le pone cara a esas miles de personas que cada día arriesgan la vida y en muchas ocasiones la pierden. Se lanzan al mar en busca de esperanza. La esperanza de Diakite es España y el fútbol. Su sueño no ha hecho más que comenzar...

0 Comentarios

Normas Mostrar