ESPANYOL

Del dispendio a la moderación

La oferta a Pau, de 1,8 millones al año, es el síntoma de una nueva política del área deportiva en la construcción de la plantilla.

0
Pau López.
AMAIA ZABALO

El caso de Pau López es solo la punta de un iceberg de cambios en la política de fichajes, renovaciones y configuración de la plantilla del Espanyol. Aunque el club perico no quiere confirmar las cifras de la oferta al meta (según maneja este diario ronda los 1,8 millones brutos cada una de las próximas cinco temporadas), hay una modificación en los planteamientos de la dirección deportiva, los cuales se aproximan más a la moderación que al dispendio. Desde la entrada oficial de Chen Yansheng en la campaña 2016-17, el Espanyol ha multiplicado su gasto en plantilla (sobre todo en sueldos), y esa inversión no se ha traducido en mejoras deportivas. En la campaña 2014-15 la inversión en jugadores rondaba los 20 millones de euros (décima plaza en LaLiga y semifinales de Copa del Rey), mientras que en temporada actual los sueldos y amortizaciones ascienden a más de 50. El nivel del equipo ha decaído. El crecimiento del gasto en jugadores es lógico por el aumento de presupuesto y teniendo en cuenta los ingresos elevados que han provenido de los derechos de televisión, aunque la dirección deportiva considera que el dinero invertido en salarios ha sido exagerado.

Es por eso que la entidad ya ha empezado en este mercado de invierno a aligerar plantilla y a equilibrar presupuestos (ahorro de 5,5 millones), y esta será la tónica a partir de ahora. De nuevo se volverá a producir una reconversión, después del intento fallido de aumentar el nivel de la plantilla hace dos campañas con la contratación de jugadores contrastados, con recorrido y sueldos elevados, pero que no han logrado aupar al Espanyol a los puestos europeos.

La reducción de salarios (el curso pasado la media del jugador del Espanyol rondaba el millón) no debe ir acompañada de una reducción de objetivos. La entidad pretende afinar mejor en los refuerzos, priorizar los fichajes de jugadores jóvenes y con proyección, y por ello ha invertido en la mejora de la secretaría técnica. Óscar Perarnau, el artífice de estos cambios, pretende recuperar el rigor en los fichajes de su época como director deportivo, en la que con pocos recursos se priorizó traer jugadores de otro perfil, como es el caso de David López, Gerard Moreno o Álvaro González.

El Espanyol intentará ir por jugadores con más margen de crecimiento.