El Athletic confirma su mejoría y tumba el 'efecto Abelardo'

ATHLETIC 2 - ALAVÉS 0

El Athletic confirma su mejoría y tumba el 'efecto Abelardo'

Un gol de córner y un penalti dudoso encarrilaron un duro derbi ante el Alavés. La grada ni se acordó de Kepa y ovacionó a rabiar a Yeray.

El derbi vasco fue como picar piedra en una cantera, un monumento al fútbol esculpido sobre granito. El Alavés parece dibujar partidos en los que se detecta un fallo multiorgánico en ambos conjuntos. El juego cuando anda por medio en ocasiones parece un problemón. El Athletic rompió su gafe con los primeros partidos de año y tumbó el 'efecto Abelardo'. Fue de largo el que más propuso, el que exprimió mejor los detalles, aunque no hubo ni medio minuto fluido de eso que inventaron los ingleses hace casi siglo y medio. Se movió bien, encontró numerosas líneas de pase y estuvo a gran nivel. Fue un encuentro de choque de trenes, golpes hasta de cabeza con cabeza entre compañeros (Laporte y Saborit), lesiones fortuitas (Burgui, Duarte y De Marcos), malas caras, protestas, un penalti polémico… solo le faltó al balón quedarse embarazado, o, mejor, sufrir un esguince. Si fue raro el tema que Etxeita rozó el doblete.

De salida el Athletic aplicó un criterio al juego que fue posiblemente lo más florido del curso. Iturraspe tomó el bastón de mando y empezó a lanzar pases con tacto y destino en hora. Rico completaba su esfuerzo con buena presión por encima de Manu García y Pina. Si iba a ser una tarde rupestre, había que mirar de cara al pulso y sacar jugo a lo más elemental de un choque con parones: el balón quieto. El comodín para asentarse llegó para el cuadro local con un córner, en el que Maripán se despistó y perdió la marca de Etxeita unos metros más allá del batiburrillo central de futbolistas. El central de zornotzarra la golpeó y el balón se envenenó tras rozar en Maripán, cogió una parábola infernal. Primer gol de saque de esquina a un toque más de cien ocasiones después.

Ofensivamente los leones estaban muy fluidos porque las bandas eran dinamita, especialmente un Willams veloz, chisposo, con regate, que en el 36 sirvió un gran balón a Aduriz para el paradón de Pacheco. El Glorioso es un bloque granítico, pero no se encierra, es valiente y deja a gente arriba. Pero le falta idea con la pelota en los pies. No tiene recursos de tres cuartos hacia la línea de portería, se desgasta con disparitos o pases oxidados. En el tramo final de la primera parte no se jugó a nada. El Alavés, a su ritmo, con frenazos continuos, se encontraba cómodo. Esos 45 minutos iniciales se cerraron con 27 faltas. La pelota se hartó de ser un elemento decorativo, de ver contemplativa gente por el suelo.

El viento soplaba a favor del equipo que mejor interpretó la partitura. Susaeta por fin se reconcilió con ese fino estilista con caparazón de obrero que es Markel, siempre tan invisible para la grada. Williams se encontró con un balón claro en el área pero es lo que aún debe pulir, ese instante supremo de decidir qué hacer. No encontró puerta. Pedraza tuvo luego un lanzamiento que pasó cerca del poste del Herrerín y un remate en córner de Etxeita casi más claro que el que metió en la primera parte. Un penalti más que dudoso de Duarte a Raúl García puso el lazo a una tarde de buzos azules. La grada, que no se acordó de Kepa para nada, se centró en esperar la vuelta de Yeray tras superar el cáncer, pero Ziganda prefirió no sacar al chaval.

Abelardo admite que el Athletic fue superior: "No ha sido el día del Alavés"

Abelardo Fernández, entrenador del Alavés, ha admitido, tras la derrota por 2-0 frente Athletic Club en San Mamés, que este domingo "no ha sido el día" de su equipo y que el conjunto rojiblanco "ha estado mejor" y "ha sido superior".

"No hemos estado bien, sobre todo no hemos entrado bien en el partido. Habíamos incidido en las acciones a balón parado y nos hemos despistado. Ahí -tras el gol de Etxeita en el minuto 8- hemos tenido un bajón anímico y hemos perdido todos los duelos individuales en las segundas jugadas", ha lamentado.

Abelardo ha añadido que los mejores momentos de Alavés han sido "los últimos minutos de la primera parte y los primeros de la segunda", pero ha reconocido que el 2-0 marcado de penalti por Aritz Aduriz en el minuto 64 "ha sido una losa" y que a partir de entonces su equipo no ha tenido "nunca la sensación de levantar" el partido.

Sobre esa acción del penalti, ha comentado que desde su posición en el banquillo solo ha visto "que se estaban agarrando Duarte y Raúl" García. "No he visto clara la jugada", ha apostillado antes de confirmar que Burgui, sustituido en la primera parte, "tiene una lesión de aductor, seguramente una rotura de fibras".

"Sin duda ha sido nuestro peor partido, pero no es un paso atrás. Sabemos que esto va a ser muy duro. El equipo está vivo, pero en Primera es muy difícil ganar y hay que valorar cada victoria. Esto va a ser una montaña rusa y hay que seguir", ha concluido Abelardo.

Ziganda: "Al margen del resultado, creo que el partido ha estado controlado"

José Angel Ziganda, entrenador del Athletic Club, se ha mostrado contento de haber empezado el año con una victoria frente al Deportivo Alavés en un partido que, al margen del 2-0 final, considera que "ha estado controlado" por su jugadores.

"Ha habido juego un juego más fluido, con otro tipo de circulación y un poco más de esa pausa que nos ha faltado otros partidos. Ha habido equilibrio entre tener balón y atacar. En líneas generales, creo que se ha visto algo distinto que otros días", ha destacado.

'Cuco' ha valorado también muy positivamente que el Athletic haya vuelto a dejar la portería a cero por tercera jornada consecutiva.

"El Athletic nunca puede ser un equipo débil, como estábamos siendo. Hemos corregido esa fase y ahora somos más sólidos, no damos sensación de débiles y luego tenemos argumentos para hacer gol. Recuperamos jugadores, cogemos confianza según salen los resultados y se ven pinceladas de lo que podemos ser", ha resaltado.

Por otro lado, Ziganda ha confesado que en el vestuario están "muy, muy contentos" con la "increíble" recuperación de Yeray Alvarez en las últimas semanas y ha admitido que "si el marcador hubiese sido otro", quizás le hubiese dado la oportunidad de jugar unos minutos y regresar así siete meses después de su último partido.

"Ha entrado en la convocatoria porque no estaba Núñez -sancionado-, y aunque estamos muy contentos por cómo se ha recuperado otra cosa es entrar en un partido cuando te estás jugando tres puntos", ha explicado.

Por último, cuestionado, como el viernes, acerca de si tenía noticias sobre si Kepa Arrizabalaga habría pasado el jueves un reconocimiento médico en Madrid, Ziganda ha sido rotundo: "Sigo sin saber nada y sigo sin decir ninguna mentira".

"Primero vamos a ver como está la semana que viene y luego hablamos", ha respondido cuando se le ha cuestionado sobre el papel de Kepa cuando regrese al grupo una vez recuperado de la lesión en el pie derecho que le mantiene de baja desde mediados de diciembre.

0 Comentarios

Normas Mostrar