MÁLAGA

Adrián: "¿Pitos? Debía un mejor rendimiento a la afición"

Señalado en más de una ocasión por la grada, siguió trabajando en silencio. En los últimos partidos ha mejorado y fue clave ante el Celta.

Adrián: "¿Pitos? Debía un mejor rendimiento a la afición"
Mariano Pozo Diario AS

El gol contra el Celta le ha liberado.

Nos vino bien a todos. Jugadores y afición lo celebramos con muchas ganas. Era importantísimo ponernos por delante dadas las circunstancias. Y nos vino fenomenal a todos que fuera justo cuando pitó el descanso.

Fue un gol de garra.

Fue un gol que metimos entre todos. Cuando se quedó el balón en el aire y salté para cabecearlo todo el mundo, incluso en el estadio, hizo el gesto de cabecearlo hacia dentro.

La afición estuvo muy metida.

Lo de la gente fue increíble, brutal. El recibimiento fue una cosa que no había visto en mi vida. Se me pusieron los pelos de punta cuando iba en el autobús. Ya dije en zona mixta que empezaron ganando ellos el partido. Hubo una conexión más que especial entre los jugadores y la afición. He estado en sitios donde las aficiones han sido fieles. Pero lo que vi el otro día, como jugador en mi propio campo, no lo había sentido nunca.

¿Qué sintió cuando empató el Celta?

Cabreo. Estábamos haciendo las cosas muy bien. Si nuestra situación fuera distinta, a lo mejor el empate sienta de otra forma. Pero en la situación en la que estábamos donde parecía que todo nos hacía daño era como ‘El día de la Marmota’ que se volvía a venir lo malo. Por suerte seguimos jugando bien y encontrando el penalti que Jose (Recio) metió en el 83.

¿Se dio la vuelta para no verlo?

Ya dije en zona mixta que hubiera preferido tirarlo yo, que hubiese estado menos nervioso. No sabía si mirar o no y la verdad es que cuando lo metió fue una liberación para todos.

¿Los especialistas en penaltis son Recio y usted?

Siempre se decide antes del partido. Lo decide Pellicer (uno de los ayudantes de Míchel). En esta ocasión le tocaba a Jose y lo hizo fenomenal.

¿Esto es el comienzo de algo nuevo?

Creo que sí. Es la victoria que necesitábamos para lograr esa confianza de saber que somos capaces de jugar y hacer las cosas bien. Va a ser un punto de inflexión.

¿Alguna vez se dijo ‘si lo sé no vengo’?

No porque no es justo. Desde el primer momento deseé venir aquí. A pesar de todo lo malo que estaba pasando me siento muy identificado con el club y me siento contento viviendo en Málaga. Lo que más sentía era la necesidad de dar la vuelta a la situación porque quiero estar aquí muchos años y porque no deseo irme de aquí por cualquier otra circunstancia que no sea la meramente deportiva, porque no cuenten conmigo o por lo que sea. Porque sea que al equipo le va mal y tienen que hacer cambios de todo tipo. Yo no quiero perder esto que tengo aquí en Málaga.

¿Cómo ha llevado los pitos que le dedicó la afición?

Con normalidad. Muchas veces es fácil buscar la solución a lo que ellos piensan que es el problema y hacerlo de una forma tan fácil. Yo sé que, igual que otros compañeros, no hemos estado jugando bien hasta ahora. Que no hemos estado al nivel que se esperaba de nosotros. Yo eso lo sé. Con lo cual a mí con eso me vale. He estado buscando intentar mejorar día a día y ya está. El resto no me preocupa. Muchos me pueden ver en el día a día. No he cambiado mi forma de ser, de trabajar o de tratar a la gente por lo que haya pasado ese día. Es una cosa que queda en el pasado y que va a quedar como anécdota.

¿Se ha reconciliado con la afición?

Yo es que nunca he estado enfadado con la afición. Yo debía a la afición un mejor rendimiento y no teniendo en cuenta los pitos. Aunque no me hubiesen pitado en aquel partido contra el Athletic de Bilbao, yo también seguiría pensando que tenía que darles más.

Aquí, por ponerle un ejemplo, se ha pitado hasta Pellegrini. Y terminó siendo ídolo indiscutible.

Son cosas que pasan en el fútbol. Yo si fuera aficionado fiel a un club y fuera todos los fines de semana a verlo, lo último que haría sería pitar a un jugador durante el partido. Hay algunos que lo llevan mejor y otros peor. Pero nunca ayuda. Y si quiero que ese jugador les haga las cosas bien porque creo que le viene bien al equipo intentaría apoyarle y animarle. Al final del partido después podremos expresarnos como queramos para dar nuestro veredicto final. Mientras haya posibilidades, hay que intentar ayudar al máximo.

¿Cómo ve a Borja Bastón?

Es un delantero que necesita hacer goles. Hay compañeros que han tenido la oportunidad de jugar y la han aprovechado y a lo mejor a él le toca trabajar y esperar su momento. Y cuando lo tenga, intentar aprovecharlo.

Roberto, un baluarte en la portería.

Ya sabía que era un gran portero y lo está demostrando. Ha sido el más regular de toda la plantilla. Por eso, esas paradas que hace todos los fines de semana no me sorprenden porque yo ya las había visto. Es un portero de grandes reflejos que juega muy bien con los pies.

¿Cuándo veremos al verdadero Keko?

Ojalá porque nos vendría muy bien sobre todo por la forma que estamos teniendo de jugar. El equipo necesita trabajo y él lo tiene. Cuando robamos el balón necesitamos ser rápidos y verticales para jugar a la contra. Él lo tiene. De verdad que estoy deseando que puede demostrar, no solo como compañero, también como amigo, estoy deseando que pueda demostrar su mejor versión porque nos ayudaría.

Otro que ha vuelto es Peñaranda.

Ha vuelto Peña y lo ha hecho muy bien. Está concienciado con la situación y jugando muy bien. Está entendiendo lo que le piden los entrenadores y para mí ha sido una gran sorpresa. Su situación era algo extraña con la lesión. Estaba en el vestuario, pero no había podido entrenar. Pero desde el primer día que se puso a entrenar con nosotros ha mostrado una gran actitud y sobre todo ha demostrado que puede jugar.

¿Y cómo ha visto a Míchel en este difícil inicio de Liga?

A nivel mental es de los más preparados que podemos tener dentro del grupo de futbolistas y técnicos. Él ya ha pasado por situaciones de gran presión y esto lo sabe llevar más que bien. Para mí es increíble que cuando las cosas no están saliendo y sigues perdiendo, te sientas delante de él para ir a jugar un partido. Si yo fuera entrenador me costaría encontrar las palabras exactas para motivar a ese grupo de jugadores que parece no encontrar la solución a nada. Y él siempre sabe encontrar las palabras adecuadas para darnos ese empuje y animarnos para seguir creyendo.

¿Pensó en algún momento que le iban a echar?

No tanto porque yo también veía que desde todos los sitios, donde menos apuntaban era al entrenador. Incluso los propios jugadores. Han salido jugadores de todas las condiciones de nuestro equipo, que jugaban más o que jugaban menos y todos han mostrado su apoyo al entrenador y su opinión de que, si esto lo sacábamos, tenía que ser con este entrenador.

Con lo mal que lo ha hecho el Málaga y está a sólo cuatro puntos de la salvación.

Ahora tenemos partidos buenos en casa donde tenemos la obligación de puntuar. De verdad pienso que podemos hacerlo y cuando lleguemos a Navidades, lo haremos en otra situación.

El Málaga ya había hablado con usted el día del 3-0 con el Eibar de la pasada campaña...

Me hacía mucha ilusión venir a un sitio tan futbolero como este. Tengo muchas ganas de que todo salga fenomenal para poder estar el máximo de años posible porque mi mujer y mi hijo son felices aquí. Mucha gente me dice que quien viene a Málaga no se va.

¿Hacen falta refuerzos?

A lo mejor sí. A lo mejor hay algunas posiciones donde nos ha faltado gente. Y eso no es una cosa que lo diga yo, sino que el entrenador.

Adrián es de los jugadores del Málaga que más corren.Media de 11 o12 kilómetros por partido.

Es una cosa habitual en mí en el resto de equipos en los que he estado. A mí no se me ha traído aquí para hacer ese trabajo de hacer kilómetros. Eso va añadido al trabajo por el que se me ha traído aquí. Eso forma parte del juego. Soy un jugador al que le gusta llegar a las dos áreas. Y para recorrer esas distancias hace falta darle a las patas.

¿Qué prefiere ser: mediocentro, interior o segundo delantero?

Por mis características, me divierto más jugando de segundo delantero. Pero nunca me voy a quejar de la posición en la que juegue porque también tengo condiciones para jugar como mediocentro. Nunca me quejaré. Sería una falta de respeto porque tengo otros compañeros que esperan y trabajan para jugar. Hay muchos en el cuerpo técnico que piensan que tengo que jugar más de mediocentro que de segundo punta.

Recuerdo una frase suya sobre Míchel: “No recordaba que fuera tan exigente”.

Pues es así. Hoy (por ayer) me ha echado una gran bronca. Y sólo había perdido un balón en todo el entrenamiento. La situación requiere que estemos muy concentrados todos los días de entrenamiento y no debemos tener ni un fallo. Así seremos más seguros.

¿Se? salvará el Málaga

Seré tremendamente feliz si en la jornada 38 nos estamos todos abrazando en el centro del campo sabiendo que el año que viene vamos a jugar en Primera. Sería muy extraño ver la Liga sin el Málaga en Primera. Eso no va a ocurrir. Se lo dije a mí mujer cuando no ganábamos y estaba quemadísimo: ‘Vamos a salvarnos y tú y yo nos vamos solos a las Maldivas para desconectar, porque tengo la cabeza como un bombo’.