MUNDIAL 2018

Cristiano Ronaldo sigue amenazado por las tarjetas

Cristiano Ronaldo sigue amenazado por las tarjetas

EFE

Portugal tiene que ganar este martes a Suiza. Sino iría a la repesca lo que obliga a Cristiano a no ver una amarilla porque se perdería el partido de ida.
Suecia vs USA en vivo y en directo: Mundial Femenil Francia 2019

Portugal, una vez cumplido aunque sufriendo en Andorra, ahora sólo piensa en el trascendental partido de este martes en Da Luz. A la selección lusa sólo le sirve ganar a Suiza como condición indispensable para pasar como primera de grupo y evitar así la temida repesca. En caso de victoria, y considerando la diferencia de goles a favor y en contra, la vigente campeona de Europa estaría en el bombo del próximo Mundial de Rusia sin tener que jugársela en la carta final del próximo mes de noviembre. El resto de resultados les lleva directamente a la repesca.

Fernando Castro Santos tuvo que tirar de Cristiano en el descanso ante la incapacidad del equipo de poder marcar un sólo gol. Y con el riesgo conlleva porque el madridista estaba amenazado por las tarjetas. En caso de haber visto una amonestación en el Estadio Nacional no habría podido participar en el trascendental encuentro del martes en Da Luz. Es una auténtica final para Portugal.

Pues bien esta amenaza continúa viva para Cristiano Ronaldo. Es decir, Portugal necesita ganar a Suiza porque en el resto de los escenarios, y en caso de que el siete blanco viera la tarjeta amarilla, no podría estar con su selección en el primer encuentro de repesca.

Artículo 38 del Código Disciplinario de FIFA

La clave está en el Código Disciplinario de FIFA. Concretamente en su artículo 38 relativo al traslado de suspensiones. Concretamente en el apartado cuarto del mismo que dice textualmente lo siguiente: "Las suspensiones por partidos que sean consecuencia de varias amonestaciones a un jugador en partidos distintos de una misma competición, no serán aplicables en otra".

Dicho de otro modo, cuando un jugador acumula tarjetas no se aplican nunca en otra competición distinta. Es decir, si Cristiano viera la amarilla este martes pero Portugal ganara a Suiza, esta sanción quedaría sin cumplir dado que el siguiente compromiso oficial de la selección lusa sería en la fase final de la Copa del Mundo de Rusia. Y estaríamos pues hablando de dos competiciones totalmente distintas.

Otra cosa bien distinta sería si Cristiano viera una tarjeta amarilla y Portugal lograra sólo empatar o incluso perdiera con Suiza. En este caso el capitán de la selección lusa se perdería la ida de la repesca dado que esta competición se considera una extensión de la fase de clasificación luego se tienen en cuenta la sanciones por acumulación de amonestaciones.

Luego entonces Cristiano tiene un doble objetivo este martes. El primero y esencial es ganar. Sólo así se aseguran el pasaporte para Rusia. Pero además deberá cuidar mucho no ser amonestado porque, en el peor de los casos, las consecuencias serían fatales para el madridista y su selección. Parece claro, más después de lo visto ante Andorra, que la vigente campeona de Europa no puede prescindir de su gran estrella. Y menos en caso de llegar a la repesca.

Las expulsiones si se acumulan para el Mundial

Si en cambio se acumularán para la Copa del Mundo de Rusia las expulsiones que pudieran producirse en este encuentro. En este caso, y como también recoge el apartado uno del mismo artículo: "las suspensiones por partidos derivadas de la expulsión de un jugador que no se hayan cumplido dentro de la competición, se cumplirán del siguiente modo: e)competiciones de confederaciones para equipos representativos: en el siguiente partido oficial del equipo representativo afectado en una competición organizada por UEFA".

En caso de una hipotética expulsión de Cristiano, y siempre considerando que ganaran ante Suiza, el jugador ya no podría cumplir la sanción en esta fase de clasificación porque ya habría finalizado para Portugal, acumulando el castigo para la cita mundialista del próximo verano. Es decir se perdería el partido inaugural de Portugal en el Mundial.