Estás leyendo

El histórico desafío de la segunda temporada

ESPANYOL

El histórico desafío de la segunda temporada

Chen, el Consejo, Quique y su cuerpo técnico.

CARLOS MIRA

Nueve técnicos mejoraron, ocho empeoraron en la Liga, pero Lotina, Clemente o Valverde consiguieron otros éxitos pericos.

Barcelona

Jëno Kalmaar, técnico húngaro que aterrizó en el Espanyol en la campaña 1965-66, es una cara de la moneda. Sus curiosos métodos sirvieron para que aquella plantilla alcanzase la tercera posición en una Liga para el recuerdo, la primera al frente del equipo. Un proyecto que no fue a más en la etapa de Juan Vila-Reyes como presidente. El curso siguiente, el Espanyol fue noveno, y un año después el húngaro fue despedido y el club bajó a Segunda. En el otro lado de esa moneda blanquiazul, aparece José Emilio Santamaría, el técnico con más partidos en la historia perica, quien logró permanecer hasta siete campañas como director de orquesta. El desafío de la segunda temporada fue su mejor curso: logró la tercera plaza y peleó por el título hasta el final.

La tónica en la historia perica, con sus grietas, ha coronado a sus entrenadores en las segundas temporadas: nueve mejores clasificaciones por ocho peores (pero con matices). Esa misma sensación fue la que percibieron los hinchas pericos después del empate en Sevilla. Quique Sánchez Flores espera seguir los pasos de otros técnicos ilustres después de una primera campaña de acoplamiento y de sentar las bases de su proyecto.

El propio Patricio Caicedo, uno de los primeros entrenadores pericos, quedó en novena posición en el campeonato de 1930-31 y mejoró en su segundo año (6º). No lo logró Alejandro Scopelli, que repitió la cuarta posición en la campaña 53-54, el mismo que había logrado el año anterior, aunque en esta última ocasión se quedó a una victoria de la segunda plaza. Un cénit que supuso la caída del equipo del Oxígeno, que acabó con Scopelli fuera del club a mitad del curso siguiente.

Quique y Chen.

En los 80, Xabier Azkargorta fue octavo en su segunda año, mientras que acabó en décimo lugar en su curso de debut. Una mejora que también se puede adjudicar a otros entrenadores aunque su clasificación en la Liga no estuviese por encima. Pero hay más que la Liga en las temporadas pericas.

Javier Clemente llegó al cénit de su proyecto con aquella desgraciada final ante el Bayer Leverkusen. José Antonio Camacho ascendió al equipo en el primer curso y en el segundo lo clasificó sexto de la Liga, mientras que Miguel Ángel Lotina logró la Copa (y mantenerse en Primera con gol de Corominas) y Ernesto Valverde llegó a la cumbre con aquella primera vuelta de ensueño (terceros) y aquella segunda lamentable por problemas en el vestuario. Desafío que Quiere persigue.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar