Marchena 'trae' el Mundial y la Eurocopa a Mestalla

VALENCIA

Marchena 'trae' el Mundial y la Eurocopa a Mestalla

Carlos Marchena y Voro posan en el césped del Mestalla con todos los títulos que ganó como profesional.

Valencia CF

Tras el partido Valencia-Sevilla, en el que recibió un homenaje, el excentral posó en el césped con todos sus títulos logrados con el Valencia y la Selección.

Carlos Marchena es uno de los futbolistas del Valencia, sino el que más, con más títulos logrados en lo que llevamos de siglo. El futbolista formado en la cantera del Sevilla vivió la época dorada de los títulos con el Valencia. Y además formó parte del núcleo duro de la Selección española que levantó la Eurocopa, en 2008, con Luis Aragonés, en Austria y Suiza; y el Mundial, en Sudáfrica, con Vicente del Bosque.

Marchena ganó nueve títulos en su amplia carrera deportiva. Como jugador del equipo de Mestalla ganó dos títulos de Liga (2001-2002 y 2003-2004), uno de la Copa de la UEFA (2003-2004), uno de la Supercopa de Europa (2004-2005) y una Copa del Rey (2007-2008). A este impresionante palmarés hay que unir, como integrante de la Roja, la Eurocopa de Suiza-Austria en 2008 y el Mundial de Sudáfrica en 2010. Además fue campeón del Mundial sub-20 en Nigeria, en 1999, y se colgó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sidney, en 2000.

Con todos estos trofeos, incluidos los de la Selección que viajaron desde la Federación Española hasta Mestalla para la ocasión, se fotografió Marchena tras el Valencia-Sevilla de ayer. Una de las fotos más emotivas fue con el actual técnico del Valencia, Voro, con el que compartió vestuario (tanto de delegado como de técnico) durante muchos años. Antes, Mestalla le rindió un cálido homenaje por todos estos años como profesional blanquinegro.

“Yo me sentaría con Voro y le preguntaría qué hacer”

Carlos Marchena se define como un “sevillista de cuna” y también “un valencianista de corazón”.Habla en AS un campeón del mundo.

¿Qué hace hoy en día?

Formarme y buscar información. Hice el curso de director deportivo, en julio espero avanzar con el de entrenador, estudio Nutrición... Me reciclo.

¿Pero para ser entrenador o director deportivo?

Para seguir vinculado al fútbol, que es de lo que sé. ¿En qué? Depende de las opciones que se presenten. Sea donde sea, lo que buscaré es transmitir mi experiencia.

Se dice que ya le ha tanteado el Sevilla para su secretaría técnica.

La gente sabe que vivo en Sevilla, que soy sevillista y hombre de fútbol. Se mezcla en el contexto del club y sale el rumor. Pero no hay nada.

Hablemos de su pasado. Su traspaso fue una de las últimas operaciones del Sevilla sin el sello de Monchi.

Yo no he vivido la era Monchi... ¡yo fuí compañero de habitación de Monchi!

¿Le sorprende lo que ha hecho Monchi en el Sevilla?

Sinceramente, no. Siempre fue una persona preparada. Uno en su carrera tiene muchos perfiles de compañeros. El perfil de Monchi era el de una persona preparada. Veía el fútbol desde un prisma diferente. Él tenía unos 33 años, yo solo 18. Era un aprendizaje.

¿Qué es para usted el Sevilla?

Donde me críe. Mi niñez y juventud. El Sevilla me hizo futbolista.

El Sevilla que usted dejó nada tiene que ver con el actual. La clave del éxito es...

Su estructura. Es un club que funciona a las mil maravillas. En mi época sobrevivía por el esfuerzo de cuatro o cinco personas. Ahora sus cimientos son fuertes. Es un club que ha resistido temporales, ventas importantes... y sin embargo todo han sido logros y alegrías para su gente. Y la primera piedra se puso entonces, cuando llegó Monchi a la dirección deportiva.

¿Esos cimientos corren peligro con la marcha de Monchi?

Es la gran pregunta que se hace el sevillismo. Esperemos que no, que aguante la estructura y su funcionamiento no dependa de nadie. El tiempo dirá.

Y también sin Sampaoli.

Es diferente. Monchi ha estado 17 años en el club. Monchi es parte importante del club. Su figura está en los cimientos mucho más presente que la de cualquier entrenador.

Del Valencia mejor hablamos del pasado que del presente, ¿no?

El Valencia para mí son recuerdos fantásticos. La etapa más brillante de mi vida de futbolista la pasé allí. Soy sevillista de cuna, pero de corazón soy también valencianista. Me siento parte de ese club.

¿Qué necesita el Valencia?

Como lo veo yo desde fuera: reestructurarse, estabilidad y tiempo. Sé que esto último, el tiempo, es muy complicado tenerlo y más es un club de la grandeza del Valencia, pero no tengo ninguna duda que es lo que se necesita. El club, la afición, debe confiar en alguien, no sé en quién, pero en alguien para encuentrar un camino.

¿Ese alguien es Voro?

No lo sé. Es evidente que Voro ha demostrado que está preparado para todo lo que le pongan delante. Siempre que le han requerido, ha pasado el examen con nota. Desde luego que yo me sentaría con él y le preguntaría qué hacer. Él tiene que ser parte del plan de viabilidad del club.

¿Qué tenía su Valencia que no tiene este?

Ahora veo que hay inestabilidad.

Pero en su época también. O al menos guerras de poder.

Sí. Eso forma parte de la idiosincracia del Valencia. Pero en mi época, en la de éxitos, había estabilidad en el equipo. Teníamos un sello, se nos reconocía fácilmente. Eso nos daba confianza y a ello llegamos con paciencia, trabajo, sabiendo encajar todas las piezas.

0 Comentarios

Normas Mostrar