El vértigo envenena el síndrome de felicidad del Espanyol

ESPANYOL

El vértigo envenena el síndrome de felicidad del Espanyol

El vértigo envenena el síndrome de felicidad del Espanyol

GORKA LEIZA

DIARIO AS

El Espanyol de Quique solo suma el 17% de los puntos ante los diez equipos con mayor presupuesto y un 77% contra la mitad inferior. Llega el Alavés, con el 18º presupuesto de Primera
Espanyol-Villarreal: LaLiga Santander en directo

Apenas cinco días después de estar “en el camino del síndrome de la felicidad —como se constató con la eufórica remontada ante el Betis— y solo uno tras fijarse “un nuevo objetivo”, la dolorosa derrota contra el Athletic en San Mamés (2-0) descubre a un Espanyol que está “forzando la máquina” para luchar por Europa, todo ello en palabras de su entrenador, Quique Sánchez Flores. A un equipo que muestra un brutal contraste en función de sus rivales.

Es el Espanyol de esta temporada seguramente el más cerebral, matemático y realista de la era moderna. Pero también el más previsible. Argumenta Quique que “en el año uno de proyecto” no pueden estar todavía a la altura de equipos “totalmente formados”. Y lo cierto es que el conjunto perico ha cimentado su holgada posición en la tabla, con 43 puntos, en su rendimiento ante los diez conjuntos con menor presupuesto de Primera, ante los que ha sumado la friolera de 35 puntos de 45, esto es, un 77’7 por ciento del total posible. Por el contrario, solo ha conseguido ocho de 45 frente a los diez más ‘ricos’, un mediocre 17’7 por ciento. Únicamente una victoria en esa fase, ante un Sevilla que jugó desde el minuto 1 en inferioridad numérica.

En ese contraste entre el vértigo, el síndrome de la felicidad y el realismo absoluto, el Espanyol ostenta el octavo presupuesto en la actual temporada (78 millones). Y el sábado recibe a un Alavés que, pese a su posición, tiene el antepenúltimo (50). Una buena noticia para la lógica, no tanto si lo que se busca es “emocionar”.

El entrenamiento, cerrado por sorpresa

Para sorpresa de los presentes, pues se había programado para este miércoles al mediodía una sesión a puerta abierta tras haber regresado de madrugada desde Bilbao, Quique Sánchez Flores y su cuerpo técnico decidieron cerrarla al público cuando solo habían transcurrido cinco minutos.

En ese momento, sobre el césped únicamente habían comparecido los futbolistas que no jugaron el martes ante el Athletic, además de los titulares Marc Roca y Óscar Melendo, quienes únicamente habían disputado los primeros 45 minutos. También estaban en el terreno de juego los jugadores del Espanyol B, a quienes se les había hecho ir desde el campo 3 de Sant Adrià, donde habitualmente se entrenan.

Quien no se ejercitó junto al grupo fue José Antonio Reyes, aquejado de una tendinitis rotuliana en la pierna derecha, la misma que le afectó semanas atrás, y la que le hizo caer de la convocatoria para viajar a Bilbao, el lunes. Su participación ante el Alavés, este sábado a las 13:00 horas en Cornellà, se antoja más que dudosa.

Se puede unir Reyes a la baja segura de Javi Fuego, que vio la quinta amarilla en San Mamés, si bien Quique recuperará a Gerard Moreno y, probablemente, Leo Baptistao ya dispondrá de minutos.

0 Comentarios

Normas Mostrar