ZARAGOZA 0 - LEVANTE 1

Irureta le regala el triunfo al líder en La Romareda

El portero vasco, en otra noche calamitosa, arruina al mejor Zaragoza de la temporada. El Levante aprovecha el tropezón del Girona para ampliar aún más su ventaja.

- Sigue la narración del partido Alcorcón-Zaragoza en directo

0

Qué poco dura la alegría en casa del pobre. O en este caso, de un rico muy venido a menos, como es este Zaragoza en Segunda División. El equipo aragonés dominó al Levante de cabo a rabo e hizo abundantes méritos, pero volvió a jugar sin portero y lo pagó muy caro. Irureta, en otra noche negra, le regaló la victoria a un líder que tiene más de medio ascenso directo en el bolsillo y a un portero como Dios manda.

Al Zaragoza sólo le faltó el gol. El equipo de Agné salió al galope, con convicción y velocidad, y durante muchos minutos de la primera mitad le quitó toda iniciativa al Levante. Le ganó en la disputa de casi todos los balones y también en la capacidad para combinarlos. Fue un empuje laborioso que acabó encerrando al primer clasificado en su área, incapaz de sacudirse el dominio salvo en contadas ocasiones. El Zaragoza se cargó de provecho y rozó el premio en tres oportunidades, especialmente con un derechazo de Xumetra desde fuera del área que escupió la cruceta pasada la media hora, pero Irureta volvió a hacer de las suyas cuando nadie lo esperaba. Fue otro error imperdonable en un balón cruzado de Morales desde la izquierda que acudió a rematar Roger con la puntera entre Cabrera e Irureta y al portero vasco, medio arrodillado, se le escapó de sus propias manos. Un gol ridículo que castigó con enorme crueldad al equipo aragonés, cuando había brindado a su parroquia los mejores pasajes de fútbol de toda la temporada. Y una prueba más de la inexplicable apuesta de Agné por un guardameta que ha perdido ya muchísimos puntos.

El Real Zaragoza volvió del descanso con renovadas ilusiones, pero el Levante, con el marcador a favor, demostró que tiene oficio y calidad defensiva para no descoserse un ápice. El equipo aragonés percutió una y otra vez contra la puerta granota, pero Raúl Fernández, al que el Zaragoza pretendió sin éxito el pasado mes de agosto, no es Irureta.

El Zaragoza, aun en el cansancio, no dejó nunca de intentarlo y reclamó un penalti sobre Cani en el minuto 72, pero el Levante es de una solidez a prueba de bombas y sabe sostener un marcador en cualquier escenario de esta categoría. Y cuando está apurado o hasta acorralado tiene un meta que le salva el pellejo. Y eso es lo que hizo Raúl en un largo descuento a un remate envenenado de Dongou y cuando Muñiz, que nunca lo vio claro, ya había metido un tercer central.