El Castilla casi se dejó engullir por el temporal y el Leioa

LEIOA 1 - CASTILLA 1

El Castilla casi se dejó engullir por el temporal y el Leioa

El Castilla casi se dejó engullir por el temporal y el Leioa

JUAN FLOR

DIARIO AS

Sacó un 1-1 en medio de la lluvia y un césped pesadísimo. Encajó un gol de Óscar a los 31 segundos. Javi Sánchez empató. Paradón providencial de Luca Zidane en el 92’.

Mientras el Madrid veía si jugaba en Vigo o no, el Castilla estaba a 450 kilómetros de Madrid viviendo los retazos del temporal y sufriendo en Leioa (Vizcaya). Los chavales de La Fábrica no juegan jornadas de Liga, queman etapas sudando la gota gorda. Esta vez sumaron su cuarto partido consecutivo sin ganar (dos puntos de los últimos doce en juego) con un empate en Sarriena en el que tuvo mucho que ver una parada tremenda de Luca Zidane en el 92’.

En defensa del equipo de Solari, el Leioa es el sorprendente segundo clasificado del grupo, lleva diez encuentros sin perder y hace de su estadio una mazmorra para los rivales. Esta vez, empezó a golpear al Castilla casi desde el vestuario. A los 31 segundos de partido ya ganaba 1-0 con un gol de Óscar en el que su equipo atravesó metros y metros mientras el Castilla se limitaba a mirar. Óscar, trotamundos con sellos curiosos en su pasaporte (Nueva Zelanda, Kazajistán…), fue un incordio total para el filial. Al Castilla, sin Valverde pero con un buen Febas y un activo Sergio Díaz acompañando a Campuzano, le costó rehacerse y más cuando el azulgrana Jorge mandó otro balón al poste en el 28’.

Entre la lluvia y un césped pesadísimo, que hacía al balón rodar en slow motion, el Castilla salió con más intensidad en la segunda mitad. Tanta, que Campuzano casi consiguió el gol del año en el filial… en el segundo 35 de ese segunda parte. El catalán armó una acrobática chilena que obligó a Ángel a responder con una mano impresionante. Pero aunque los castillistas mejoraban, el Leioa tuvo otra clarísima, con Óscar saboreando el doblete de no ser por el travesaño. Pero en esas, llegó lo inesperado. El Castilla invirtió el tópico futbolístico e hizo de su defensa el mejor ataque. En el 59’ el lateral izquierdo Quezada sacó una falta, primero remató el central Hermoso, se la paró Ángel y el mal rechace lo acabó de mandar a la red el otro central castillista, Javi Sánchez. Un partido nuevo en el que Leioa y Castilla empezaron a intercambiar golpes mientras las huestes se agotaban y en el que el equipo vasco estuvo a punto de hacer bueno su arreón en el descuento. Pero no contaban con la mano de Luca Zidane en ese suspiro final.

0 Comentarios

Normas Mostrar