De 4 de enero a 4 de enero: doce meses de 'felizidane'

REAL MADRID

De 4 de enero a 4 de enero: doce meses de 'felizidane'

Recuperó al Madrid del fiasco de la era Benítez, le guió a la Undécima en Milán y ahora aspira a levantar la Liga cinco años después.

Real Madrid vs Granada

Doce meses de Zidane como entrenador del Madrid y estado de felicidad general en el madridismo. El francés fue presentado el 4 de enero de 2016 para enderezar un equipo sumido en las tinieblas del proyecto Benítez. Pues le ha dado la vuelta al calcetín a lo grande.

Son 368 días (y sumando) de trayecto con Zizou en la locomotora jalonados de éxitos: la Undécima, la Supercopa de Europa, el Mundialito y clavó la pica blanca en su primera visita a los dos grandes rivales, en el Camp Nou (1-2, el 2 de abril) y después en el último derbi liguero de la historia en el Calderón (0-3, el 19 de noviembre). Sólo se le escapó la pasada Liga, que no pudo empezar él, pero es el líder de la actual con tres puntos más que el Barça y un partido menos. De ganarla, rompería cinco años de sequía...

Zidane utilizó su talante conciliador en los incendios (James, por ejemplo) y mostró personalidad en sus decisiones, como la de no prescindir de Casemiro para hacer un once a gusto del palco. El resultado es un Madrid que sólo ha perdido dos partidos y mañana podría igualar el récord de 39 choques seguidos sin caer del Barça de Luis Enrique. Doce meses de felizidane.

 

ENERO 2016: aterrizaje abrupto, presentación con la familia y debut con 5-0

El 2-2 en Mestalla con el que el Madrid inició 2016 (fue el 3 de enero) supuso la sentencia definitiva para Benítez. Florentino tiró del carisma de Zidane sólo un día más tarde. Presentación exprés en el Bernabéu y al día siguiente se convirtió en la atracción del entrenamiento abierto por el club por Reyes. Volvía la sonrisa marca de la casa de Zizou. En su primera presencia ante los medios, ya avanzó cuál sería su libreto (el 4-3-3), que tendría mano izquierda y despejó una incógnita: “La idea es clara, jugar con los tres arriba (la BBC)”. Debutó cinco días más tarde y el Deportivo pagó los platos rotos. Un Madrid sin corsé le endosó un 5-0. Con el Madrid eliminado ya en Copa, el calendario de enero se despejó y Zizou pudo ganar días de entrenamiento para empezar a modelar el juego del equipo a su gusto. Un mes de puesta de largo con goleadas balsámicas en el Bernábeu a Sporting y Espanyol, y la única sombra del 1-1 en la primera salida, al Benito Villamarín. La BBC celebró su llegada: hicieron 15 de 17 goles blancos en esos cuatro partidos.


FEBRERO 2016: Simeone le dio un repaso táctico en el derbi

Con la plantilla ya en el bolsillo (“Hay más empatía con él”, aseguró públicamente Cristiano), Zidane siguió reforzando su figura y el estado anímico del equipo. Llegaron tres victorias, una de ellas en el Olímpico de Roma en octavos de la Champions (0-2), y un estado de euforia entre el madridismo... hasta que un 1-1 en La Rosaleda, donde el Madrid fue inferior, y el desastre en el derbi (0-1) generaron un terremoto. Simeone dejó al desnudo las carencias tácticas de este Madrid de Zidane que aún iba a gatas y que salió repleto de jugones en la medular (Modric, Kroos, Isco y James) que fueron superados una y otra vez. El Bernabéu se hartó y hubo gritos de “¡Florentino, dimisión!”. Fue el mayor agobio del francés como técnico hasta la fecha, pero extrajo conclusiones: “Hay que correr más y meter la pierna”. Primera consecuencia: James dejaría de ser titular...

CASEMIRO.


MARZO 2016: Encontró el equilibrio en un secundario, Casemiro

La bofetada del derbi llevó a Zidane a rumiar una novedad en su sistema. Para encontrar el ansiado equilibrio ante la alegría ofensiva de la BBC, instaló como tapón en el trivote del 4-3-3 a Casemiro, que hasta ese momento había jugado apenas 22’ con el francés. Lo probó en el siguiente partido, en el Ciutat de Valencia, y desde entonces el brasileño no se ha caído del once de gala salvo lesión. Case, como le llama Zidane en las conferencias de Prensa, ejerció un efecto beneficioso inmediato. Pleno de triunfos para el Madrid en aquel marzo de 2016, incluidos correctivos a dos gallos de LaLiga: Celta (7-1, con un póker de Cristiano) y Sevilla (4-0). Este último, tras un toque de atención del marsellés al equipo por el gris 1-2 en Las Palmas: “Jugando como en la segunda parte no vamos a ningún sitio”. El 1-3 al Levante sirvió, también, para que Zidane se apuntase la matrícula de Lucas Vázquez. Sin Bale, el gallego fue titular por primera vez con el galo y se convirtió en una pesadilla para el equipo granota. Lo refrendaría seis días más tarde con media hora eléctrica en la vuelta contra el Roma en el Bernabéu (2-0).


ABRIL 2016: Nació la racha sin perder y asaltó el Camp Nou

El Madrid comenzó el mes asaltando el Camp Nou el 2 de abril (1-2). La victoria, con remontada incluida, significó un doble golpe de efecto: rompió la racha de 39 encuentros sin perder de Luis Enrique y reforzó la autoridad de Zidane. El técnico francés apostó por Casemiro y dejó a James e Isco en el banquillo. Fue una demostración de personalidad después del fiasco de Benítez en el Clásico de la primera vuelta (el técnico español relegó al mediocentro brasileño al banquillo y el Barça ganó 0-4 en el Bernabéu). Tras el choque en Barcelona llegó el tropiezo en Wolfsburgo (última derrota en partido oficial), el inicio de la racha sin perder (ante el Eibar) y la gran remontada en el Bernabéu contra los alemanes (3-0 y hat-trick de Cristiano). Cerró el mes con un buen resultado como visitante en la ida de semifinales de Champions ante el City (0-0) y se colocó a un punto del Barça en Liga.

 

MAYO 2016: El Éxtasis de la Undécima

Mayo arrancó con buen pie: la victoria (1-0) ante el City dio el billete para la final de la Champions. Zizou supo gestionar la euforia y el equipo apretó al Barça hasta el último segundo en Liga (terminó la competición doméstica con 12 triunfos consecutivos a un sólo punto de los culés después de estar a 12). Este gran final liguero cargó de confianza al grupo de cara al gran objetivo: la Copa de Europa. Enfrente, como en 2014, el Atlético (aquella final la vivió Zidane como segundo de Ancelotti). Esta vez le tocó estar al mando y levantó la Undécima tras una victoria agónica en la tanda de penaltis. “Cuando me dieron el puesto soñé que esto podía pasar...”, dijo Zizou. El título sirvió para que fuera ratificado en el puesto, ya que había firmado hasta 2018 pero nadie del club había garantizado su continuidad antes de la final. También dio la llave para ir al Mundial de Clubes de Japón.

 

JUNIO 2016: Pidió a Pogba pero no llegó...

Zidane le pidió a Florentino el fichaje de Pogba para reforzar el mediocampo mientras su compatriota estaba en la Eurocopa, donde fue subcampeón con Francia. Sin embargo, tras un largo culebrón, el francés terminaría fichando por el Manchester United de Mourinho en agosto. Ante la ausencia de fichajes galácticos, el Madrid recompró a Morata (Juventus) por 30 millones de euros. El francés le convenció de que tendría un rol importante. También tuvo que lidiar con el malestar de James. Zizou no vio con malos ojos una posible salida del colombiano pero el jugador, con el beneplácito de la zona noble, se negó a salir y al final continuó vestido de blanco.


JULIO 2016: ... y fichó un gurú: Pintus

Para cimentar su primer proyecto con pretemporada, Zizou fichó un preparador físico, Antonio Pintus, una eminencia en Italia. Le encomendó afinar el equipo durante nueve duros días en Montreal. El primer amistoso, ya en EEUU, fue una pifia (1-3 con el PSG) pero aún se estaba en rodaje. Contra el Chelsea se ofreció mejor imagen.

 

AGOSTO 2016: Supercampeón de Europa

Al cierre de la gira ante el Bayern le siguió el segundo título de Zidane, la Supercopa de Europa, con un triunfo de autor. No forzó a Bale y Kroos, que apenas llevaban un entrenamiento y se quedaron en Madrid, Keylor estaba lesionado, Benzema tocado y Cristiano y Pepe aún no habían vuelto de sus vacaciones tras ganar la Eurocopa con Portugal. A pesar de todo esto el equipo dio la cara: Ramos, con otro milagro, forzó la prórroga con un gol en el descuento y el Madrid se impuso en el tiempo extra. Fue una reivindicación del buen trabajo físico realizado en pretemporada y de la profundidad de la plantilla. El título europeo impulsó al equipo hacia un inicio de Liga impecable para cerrar el mes: victorias ante la Real Sociedad y el Celta.

 

SEPTIEMBRE 2016: Duro revés con la lesión de Casemiro

Zidane arrancó con victoria la Champions y recuperó a Cristiano, pero perdió a Casemiro, que se había convertido en la pieza sobre la que giraba el equilibrio del equipo. El brasileño se lesionó contra el Espanyol el 18 de septiembre. Sufrió una fractura en el peroné de su pierna izquierda y dejó al francés sin el único futbolista que no tiene su posición doblada. Esto generó unas dudas que se tradujeron en malos resultados: tres empates consecutivos (Villarreal, Las Palmas y Borussia Dortmund). Sin embargo, tuvo la buena noticia de recuperar a Keylor tras su lesión. Ocupó el lugar de Casilla, que rindió a gran nivel durante el inicio de la temporada.

 

OCTUBRE 2016: Arregló la mala racha de empates

El Eibar agravó la única crisis a la que ha tenido que hacer frente Zidane hasta el momento en esta temporada. El equipo vasco sacó un punto (1-1) del Bernabéu. Era el cuarto empate consecutivo... El francés dio un tirón de orejas a sus jugadores: “Necesitamos más intensidad, algo pasa y debo buscar soluciones”. Las encontró: el Madrid cerró octubre con cinco triunfos consecutivos (tres en Liga, uno en Champions y otro en Copa).

 

NOVIEMBRE 2016: Broche en el adiós al Calderón

Noviembre arrancó con un empate en Champions frente al Legia (3-3) que sirvió de toque de atención. El equipo reaccionó y se exhibió en el último derbi liguero en el Calderón (0-3). Zizou ‘se vengó’ del Cholo. La cruz fue la lesión de Bale contra el Sporting de Portugal...


DICIEMBRE 2016: Campeón del mundo en Japón

A Zidane le esperaba un ascenso al Tourmalet para cerrar el año. El reto comenzó con la etapa reina: visita al Camp Nou. El Madrid superó la prueba, aunque de forma agónica. Otra vez Ramos rescató al equipo con un cabezazo en el último minuto que puso las tablas (1-1) después del gol inicial de Luis Suárez. El empate dejó sabor de victoria en los madridistas, que conservaron la ventaja de seis puntos en Liga sobre el Barcelona. “Este equipo tiene corazón, lo ha vuelto a demostrar una vez más en este encuentro”, afirmó el francés tras el Clásico.

El siguiente compromiso de altura fue la visita del Dortmund al Bernabéu. Los de Zizou cosecharon un empate que les dejó segundos de grupo en Champions, un resultado que agradó en el vestuario (permitió un sorteo más ‘amable’). Antes de viajar a Japón quedó un partido trampa contra el Deportivo que los blancos solventaron con un nuevo milagro de Sergio Ramos en el tiempo añadido (el Madrid llegó a ir perdiendo 1-2 a falta de 25 minutos). El técnico francés se deshizo en elogios hacia su capitán: “Es especial, es listo y se mueve bien”, dijo. 

Con el liderato en el bolsillo y una ventaja cómoda, el equipo puso rumbo a Japón para intentar conquistar el Mundial de Clubes. Solventó el primer choque, en semifinales, sin Ramos y sin hacer mucho ruido (0-2 al América). En la final, el Madrid vivió un nuevo final agónico con una victoria en la prórroga ante el Kashima japonés. “2016 ha sido la h...”, dijo el francés tras el título conquistado. La salida de tono de James tras la final (“No puedo asegurar que vaya a seguir en el Real Madrid”) fue el único lunar a un final de año redondo.

 

ENERO 2017: empieza el año doblegando al Sevilla y con James renacido

El año comenzó con una eliminatoria de Copa complicada y el equipo lleno de bajas (Ramos, Pepe, Kovacic, Lucas Vázquez y Bale se lo perdieron por lesión). Además, Zidane dio descanso a Cristiano y Benzema. Pero el equipo le volvió a responder (3-0 ante el Sevilla) y el técnico francés solucionó el único frente que tenía abierto: James marcó dos goles y garantizó su continuidad (“Me quedo”, dijo).

 

0 Comentarios

Normas Mostrar