GRANADA

Si no se disculpa, Barral tiene los días contados en el Granada

El Granada espera una disculpa pública e inmediata de David Barral que debería producirse nada más jugarse el partido en Balaídos para que la situación no pase a mayores.

0
Si no se disculpa, Barral tiene los días contados en el Granada
Pepe Villoslada DIARIO AS

Celta-Granada en directo

El Granada espera una disculpa pública e inmediata de David Barral que debería producirse nada más jugarse el partido en Balaídos para que la situación no pase a mayores. En principio el futbolista gaditano no era uno de los favoritos para salir en enero al entrar en los planes de Alcaraz, como se vio en los dos últimos partidos, pero la situación podría variar si no muestra su arrepentimiento público. La entidad quiere que todo se resuelva en los primeros días de la semana que viene o de lo contrario el futuro del futbolista en Granada tiene los días contados. No se trata de una amenaza sino de velar por el correcto funcionamiento disciplinario del vestuario. El club, después de valorar sesudamente el altercado, tomó la decisión de apartarle del equipo y suspenderle de empleo hasta nueva orden pero el reloj corre en su contra. Día que pase, Barral sabe que su situación se complica un poco más.

La intención y el esfuerzo del club por que este asunto no contamine ni afecte a la preparación del encuentro de Balaídos ha sido más que evidente, primero tratando de silenciar el altercado y después, una vez público, impidiendo a Barral que participe en directo en varios medios de comunicación. Este hecho ha molestado bastante al jugador que por ahora, lejos de poner de su parte para apaciguar los ánimos, estaría incluso pensando en poner en manos de sus abogados lo que considera una censura injustificada. Por ahora no ha dado el paso adelante consciente de que sería la puntilla y su adiós definitivo y por la puerta de atrás, pero la idea le ha rondado la cabeza.

Por el momento Barral ya ha pedido disculpas a Cuenca pero lo ha hecho en privado, gesto insuficiente para la entidad. Insiste en que Cuenca es y sigue siendo su mejor amigo dentro del vestuario y que este tipo de incidentes suceden en todos los equipos, rebajando así el tono y la importancia de lo sucedido. Reconoce que hubo un incidente pero que no llegaron a las manos, afirmación desmentida por el video grabado por las cámaras de seguridad del comedor de la Ciudad Deportiva, que confirma el golpe a Cuenca. Barral dice que está todo arreglado pero el Granada sigue esperando una disculpa pacificadora.