BARCELONA

Lo que hicieron los 12 internacionales del Barça

Neymar, la figura. Mascherano y Messi, las decepciones. Umtiti se volvió lesionado y André Gomes espera todavía su partido ante Letonia.

Lo que hicieron los 12 internacionales del Barça
ANTONIO LACERDA EFE

La jornada internacional de selecciones, que había partido con 14 jugadores del Barcelona desplazados, ni siquiera empezó para Samuel Umtiti. En un entrenamiento celebrado el miércoles por la noche en el campo Michel Platini en las instalaciones de Clairefontaine, el central del Barça se lesionó (tres semanas de baja con una rotura muscular en el bíceps femoral de la pierna derecha). Como quiera que el portugués André Gomes no tiene partido hasta la próxima semana, este fue el balance en la primera jornada de parón para los doce que estaban en disposición de jugar.

Ter Stegen. Jugó sus primeros 90 minutos oficiales con Alemania en San Marino por la baja de Neuer, con fiebre. Tuvo un partido de lo más plácido. La selección del estado soberano más antiguo del mundo no fue rival para la campeona del mundo ni para el portero del Barça, que disfrutó con los goles de sus compañeros. No fue un partido para medirle porque careció de trabajo.

Cillessen. No tuvo minutos en el partido ante Bélgica. Blind le ha vuelto a convocar después de su lesión en el tobillo pero no parece tenerle demasiada fe. Zoet

Sergi Roberto. Carvajal estuvo por delante de él en las preferencias de Lopetegui y fue suplente. Con total seguridad, aparecerá como titular en el amistoso ante Inglaterra.

Digne. No jugó ante Suecia. Sin Kurzawa, Deschamps apostó por la veteranía. Evra fue el titular. Buena noticia para Luis Enrique que aún no tiene a Alba

Mascherano. Jugó los 90 minutos. Bauza, una rémora para Argentina, le coloca como mediocentro. No tiene capacidad para crear y, aunque sea su posición preferida, lo cierto es que ya rinde mejor como central donde explota sus cualidades defensivas y sí puede ofrecer una salida limpia jugando de cara. En la línea del naufragio general de Argentina. Al menos se contuvo y no hizo ninguna entrada dura a Neymar cuando se midieron cara a cara.

Sergio Busquets. Titular indiscutible siempre. Jugó los 90 minutos. Muy cómodo. Tapó las pocas vías de salida de Macedonia y distribuyó sin complicarse.

Denis Suárez. Jugó los 90 minutos con la Sub-21 de Celades pero no fue su mejor partido. El partido ante Austria, muy físico, le superó. Tuvo el 1-2 en sus botas y lo malogró. Aprobado discreto. Tratará de ser desequilibrante en la vuelta.

Ivan Rakitic. Jugó 84 minutos con Croacia ante Islandia y trabajó como es habitual en un partido duro y vital para la selección de Cacic. Como viene siendo habitual, el centrocampista azulgrana ocupó una posición algo más adelantada que con Luis Enrique. Menos espacio para pensar y crear.

Arda Turan. Arreglado su conflicto con Fatih Terim, jugó los 90 minutos con Turquía en su posición preferida, la de extremo izquierdo. Colaboró con su rendimiento al triunfo de la selección de la selección de la Media Luna ante Kosovo. Burak Yilman y Volkan Sen hicieron los goles.

Luis Suárez. Jugó los 90 minutos con Uruguay y se alegró por tres puntos que le ponen algo más cerca de Rusia. No participó en los goles y tampoco se acercó mucho a ellos. Ecuador le controló bien.

Neymar. Excelso. Inició la jugada del 1-0 de Brasil, hizo el segundo con una definición muy suya. Pesó mucho en el partido, provocó faltas, fue a la verdad y en la segunda parte, ya con el partido resuelto, tuvo tiempo para divertirse y divertir a su gente. 50 goles en 74 partidos con Brasil. En gran forma.

Messi. Un náufrago en una selección sin forma ni idea. No se asomó al gol ni en los lanzamientos de falta directa. Jugó los 90 minutos pero muy atrás para intentar generar un fútbol que Enzo Pérez, Biglia y Mascherano no son capaces de crear. Extraño verle ser tan contundente en sus declaraciones (“tenemos que salir de la mierda”). Su imagen en la última acción del partido, driblando rivales sin acompañante, fue de lo más simbólico.