DEPORTIVO DE LA CORUÑA

Garitano cumple 50 partidos con el reto de consolidarse

Lo hará la próxima jornada ante el Sevilla en Riazor. Eibar (38) y Deportivo (11) son los dos equipos que ha dirigido en la máxima categoría.

0
Garitano cumple 50 partidos con el reto de consolidarse
Pepe Villoslada

Uno de los protagonistas del próximo partido de del Deportivo será Gaizka Garitano. El técnico vasco cumplirá ante el Sevilla 50 partidos de Liga en Primera, una cifra redonda que reparte entre dos clubes: Eibar (38) y Depor (11).

Sus números en la máxima categoría arrojan un total de once victorias (22,5%), doce empates (24,5%) y 26 derrotas (53%). Su balance goleador tampoco es demasiado favorable, ya que sus equipos han encajado 71 goles y marcado 42.

Su etapa en Primera con el Eibar tuvo dos fases bien diferenciadas, que además coincidieron con las dos vueltas de la Liga 14-15. En los 19 primeros encuentros firmó números notables (7 victorias, 6 empates y 6 derrotas), pero en la segunda el equipo se hundió (2 victorias, 2 empates y 15 derrotas). En el Depor suma once partidos y tiene al equipo fuera del descenso con dos triunfos, cuatro empates y cinco encuentros perdidos.

En el club hay una total confianza en el proyecto Garitano, aunque entre la afición han surgido los primeros recelos. El reto del técnico, además de salvar al Depor, es ahora conquistar a la grada y consolidarse en el banquillo blanquiazul, muy volátil en los últimos años. De hecho, Garitano firmó una temporada sin opción a una segunda por los anteriores fracasos del club y es complicado que su renovación se aborde hasta que se consiga la salvación.

FÉRREA DISCIPLINA Y VARIANTES TÁCTICAS

En el libro de estilo de Garitano la palabra ‘sacrificio’ es sagrada y ya ha dado varias muestras de ello. Al técnico vasco no le tembló el pulso este verano al dejar fuera del Teresa Herrera a Lucas Pérez, buque insignia del proyecto, al verlo descentrado por los rumores del mercado sobre su futuro. De igual modo, Çolak se marchó a la grada de Balaídos por no entrenarse a tope el día antes del derbi en su mejor momento de la temporada. Con él se fue Arribas, por un tema similar, a pesar de no tener más centrales puros para el banquillo.

En el aspecto táctico, Gaizka ha demostrado ser un entrenador flexible. Su modelo base es el 4-2-3-1, esquema que varió durante los partidos con el 5-3-2 en las primeras jornadas de Liga. El preparador blanquiazul tampoco tuvo reparos en usar el 4-4-2 con la llegada de Joselu, sistema que repitió ante el Celta y en varios encuentros cuando el marcador era adverso.