REAL VALLADOLID

Rafa López: "No podría venir a Valladolid a pasearme"

El central se mostró satisfecho por la situación del equipo, analizó el futuro del equipo y contó su experiencia en Alemania.

Rafa López: "No podría venir a Valladolid a pasearme"
ROJÍ DIARIO AS

Elche-Valladolid en directo

Rafa López, capitán del Real Valladolid, fue el protagonista de la Tertulia de la SER y AS, en esta ocasión desde el Restaurante Ramontti, y repasó toda la actualidad del equipo pucelano. El central señaló que “en cada momento yo he hecho lo que he querido, siempre hice lo que me dictó el corazón. Me marché de aquí después de hacer un gran año y el primer año en Getafe no fue fácil. Después mi experiencia Getafe fue estupenda, yo siempre digo que mis dos equipos son el Valladolid y el Getafe. Del Valladolid nací, me lo inculcaron desde pequeñito, pero el Getafe es mi equipo, donde pasé seis años magníficos”. Entonces, el futbolista de Peñafiel se fue a Alemania, al Paderborn, y explicó que “fui líder de Primera, pero luego bajamos. Era como un Alavés, al final, descendimos en la última jornada. No es mejor liga que la española. Hice un buen primer año, pero en el segundo todo se lío. No tenía cláusula de rescisión y el club no me dejaba salir. Tenía ofertas, en Valladolid y otro club en Alemania. Me encabezoné y el presidente del club también, por lo que estuve un año sin jugar y fue duro, sobre todo, para mi mujer. Ahí aprendí que los alemanes si dicen que mando yo, mando yo, pero no me arrepiento. Yo fui con la verdad por delante y eso es más importantes que jugar 20 o 25 partidos”.

El jugador, de 31 años, explicó que fue clave la confianza ya que “volví porque el Valladolid es mi equipo porque cuando salí pensaba que volvería algún día. Antes de irme pensaba que había sido uno más y ahora que me daban la confianza de poder ser capitán, de poder buscar un ascenso. La verdad es que agradezco la confianza” y entiende que la gente dudara de su fichaje después de un año sin jugar: “Yo hubiera dudado también de ese fichaje” y volvió a agradecer la confianza del presidente y del director deportivo, señalando que “Carlos confío en mí y yo le dije que al Valladolid no vendría si no estuviera bien”. Y es que el jugador reconoció que “mi familia, mis amigos, mi gente son del Valladolid de siempre. Yo crecí en una familia del Valladolid, con unos amigos que todos eran socios. Aquí no podría venir a pasearme”.

El central es uno de los cuatro capitanes y señalaba: “Llevar el brazalete al final es casi anecdótico. Paco me dijo que quería que fuera yo, pero ya digo es anecdótico. Torres Gómez y Marcos fueron un gran espejo de capitanes, pero cuando hablaba José García Calvo todo el mundo escuchaba y aprendía”. La experiencia en Alemania le ha valido al jugador para mejorar futbolistica y personalmente: “En Alemania se saben vender muy bien, hay cosas que se pueden aprender, son más organizados, los aficionados podían sacar tres meses antes las entradas. En España decimos lo bueno y lo malo, ellos no, pero en los 90 minutos no hay nada como la liga española”.

Rafa fue sincero al reconocer que “el equipo tiene que mejorar porque creo que el equipo tiene hambre. Cuando no tienes ese hambre ganas dos partidos y te acomodas. Hablábamos antes de que Joan Jordán, con 22 años, es un pedazo de jugador, pero siempre tienes que mejorar. Hay jugadores que quieren más y nosotros, los jugadores, queremos el ascenso” y, sobre el momento del equipo, señaló: “Creo que hemos encontrado nuestra identidad y es el contrario el que depende de nosotros” y siguió: “Esa identidad se basa en el balón y los que lo tienen que jugar son los cuatro del medio campo. Cuanto mejor estén ellos, mejor estará el equipo”.

Por último, sobre la situación de Becerra, Rafa señalaba que “creo que cada futbolista sabe cuando lo ha hecho bien y cuando mal. Becerra es muy buen portero y tuvo fallos, y partidos muy buenos, como el del último día, que creo que le va a ayudar mucho. Si algún central, algún jugador, no le ha ayudado lo sabe. Los jugadores somos los más críticos con nosotros mismos” y terminó: “No sé qué centrales tenía el Girona la temporada pasada, pero no me cambio por ninguno. Estando no tan bien, somos el cuarto equipo menos goleado. Estamos todos con Becerra” demostrando la unión de todo el equipo. Una gran piña que da esperanzas a la afición.