GRUPO D | ROSTOV 0-ATLÉTICO 1

1X1 del Atlético: Juanfran es el guía, a Correa le faltó precisión

El lateral aportó soluciones contra el blindaje ruso. Preciso y astuto en la jugada del gol. El argentino falló dos ocasiones inmejorables que hubieran allanado el partido.

Así fue la actuación de los jugadores del Atlético de Madrid en la victoria ante el Rostov. 

Oblak. Inédito en la primera parte. Solamente un débil disparo de Azmoun le inquietó, pero lo atrapó sin problemas. Era un espectador más en la segunda hasta que en el 85’ respondió de forma magnífica a un potente zurdazo de Noboa. Después blocó de forma magnífica un peligroso centro de Doumbia. En su línea. 

Juanfran. Interpretó bien sus subidas en el primer tiempo, aprovechando los espacios que le generaba Correa. Se entendió bien con el argentino. En la segundo parte, le puso un magnífico centro a Torres, pero el cabezazo se escapó por poco. Repitió en el 61’, esta vez Torres no conectó bien el remate, pero Carrasco sí. Ofreció soluciones con precisión y astucia. Estuvo rápido para sacar ese centro al área cuando Mevlja estaba siendo atendido en la banda. Detalles de calidad y de oficio. 

Savic. Atento y concentrado. No tuvo excesivo trabajo. Azmun le dio un pequeño susto en el 18’, le recortó bien y consiguió sacar el chut, pero sin fuerza. No volvió a despistarse y completó un actuación correcta ante un equipo que le atacó poco. 

Godín. Tuvo un partido bastante plácido porque el Rostov intentaba salir rápido y directo, pero sus ataques morían pronto. No obstante apareció bien en varias anticipaciones en campo contrario para desbaratar contragolpes. En los últimos minutos dio un paso al frente para ahogar la intentona rusa. 

Filipe. En cada subida hacía temblar los cimientos del Rostov. Con balón primero y doblando después generó gran peligro. En el 23’ ganó la línea de fondo dentro del área y le puso una pelota inmejorable a Correa, que inexplicablemente mandó fuera. Notable en el uno contra uno y con buen pie para tocar de primeras y evitar la presión rusa. 

Correa. En el minuto 2’ tuvo una inmejorable para abrir el marcador, pero inexplicablemente le faltó sutileza para acertar y rematar bien una pelota suelta en el área. En el 23’ la volvió a tener pero le faltó calma para definir y envió la pelota a las nubes. No acusó esos errores en el remate, se entendió bien con Juanfran y maniobró con calidad e intención en la zona de tres cuartos. En el 40’ realizó un fabuloso giro para superar a César Navas, el disparo lo atrapó Dzhanaev. 

Gabi. En los primeros minutos se vio inmerso dentro del cuerpo a cuerpo en el que el Rostov quería convertir la medular. Lo solventó bien. Buscó a Juanfran con insistencia durante el primer tiempo. Sereno siempre, incluso cuando en la segunda parte el Rostov quiso buscar la portería de Oblak. 

Koke. No tenía un partido fácil, pero lo interpretó bien. El equipo necesitaba sus cambios de orientación y su calidad para no entretener la elaboración y superar la pegajosa medular rusa. Mantuvo un buen ritmo de pelota durante casi todo el partido, invirtiendo bien el juego cuando había que hacerlo. 

Carrasco. Comenzó fuerte ejecutando un libre directo que Dzhanaev despejó con muchos problemas. A renglón seguido volvió a examinar al portero del Rostov. En el minuto 12 ya había disparado tres veces, con cinco remates terminó el primer tiempo, alguno innecesario. En el 36’ pecó de individualismo cuando ejecutó una diagonal perfecta pero no abrió a Correa que llegaba solo por la derecha. Después le volvió a ocurrir con Torres. Tras el descanso acaparó menos la pelota y curiosamente así consiguió marcar, apareciendo en el área. 

Griezmann. Aparecía para acelerar y afilar al equipo entre líneas durante la primera parte entre la tela de araña rusa. Tocando de primeras haciendo continuar y avanzar las jugadas con velocidad. Era difícil encontrar espacios por dentro, pero dirigió bien al equipo en los últimos 20 metros. En el 83’ casi encuentra premio a su buen partido. Carrasco le filtró un gran pase bombeado, pero Dzhanaev se lució en el cabezazo del francés. 

Torres. Se midió bien con los centrales rusos. Recortó en carrera a César Navas en el área y el central a punto estuvo de cometer penalti al intentar frenarle. Después recibió bien al espacio y descargó un buen derechazo que se fue alto por muy poco. Activo y con presencia durante todo el partido. Llegó bien a posiciones de remate, especialmente a los centros de Juanfran. Completó unos buenos 90 minutos.

Sustituciones 

Gameiro. Faltaba el gol y el Cholo le puso en el lugar de Correa. Salió con la idea de agitar a los tres centrales rusos con su movilidad y velocidad. Aguantó bien la pelota para la llegada de la segunda línea, pero no tuvo oportunidades de remate. 

Saúl. Saltó al campo con el tiempo casi cumplido para reservar a Carrasco. La mejor noticia fue verle en el césped ya recuperado. 

Tiago. Entró en el tiempo añadido por Griezmann, cuando el Rostov intentaba estirarse, para dormir el partido.