ATLÉTICO DE MADRID

Cara y cruz para Griezmann: 6 goles y 2 penaltis fallados

El francés ha sido el líder del Atlético en su racha actual. El lunar, sin embargo, son los lanzamientos desde los 11 metros.

Griezmann es, sin discusión, el principal protagonista en el estupendo momento de forma que vive el Atlético de Madrid. Tras regresar del parón, el Atleti ha firmado seis triunfos y un empate, con 15 goles a favor y sólo uno en contra. Y seis de esos 15 goles llevaron la firma del francés, todos ellos en Liga. A ellos hay que añadir dos asistencias. Números de crack con los que Griezmann sigue confirmándose entre los mejores del mundo (no es casual que salgan cada día informaciones en Inglaterra que cuentan el interés de los equipos de la Premier en él).

El galo logró dos tantos ante el Celta, otros dos contra el Sporting de Gijón, y un gol ante Deportivo y Valencia. En términos de puntos, sus dianas sumaron seis a la cuenta del Atleti por ser el paso del empate a la victoria: Sporting, Deportivo y Valencia. Ahora se marcha con su selección a seguir confirmando su excelente momento. Qué distinto es el ambiente de este parón al del anterior, de principios de septiembre, cuando aquella rajada tras el empate a cero en Leganés encendió las alarmas.

El penalti que le detuvo Alves

Pero no todo es positivo para el pequeño ariete galo. La cruz para él son los penaltis, que se están convirtiendo en un estigma particular. Ha fallado dos recientemente, ante Bayern y Valencia, y sus números lanzando penas máximas con el Atleti no son nada buenos: sólo marcó dos de las seis que lanzó. Dos veces topó con los porteros (Keylor y Alves) y dos, con el larguero.

Otros compañeros manejan registros muy superiores: como contó Mr. Chip en Twitter, Gabi ha marcado seis de los siete que ha tirado en Liga y Gameiro, 9 de 10. Y, en el fondo, el fallo más amargo de todos: el de Milán que pudo cambiar el guión de una final de Champions. Griezmann, un fenómeno en la mayoría de suertes del fútbol, tiene deberes por hacer desde los once metros.