ATLÉTICO DE MADRID

El revulsivo Correa pide sitio en el once titular del Atlético

Es el segundo que menos minutos necesita para marcar en LaLiga. El curso pasado ya fue el suplente más goleador del campeonato.

LALIGA

Correa dejó su impronta de gran revulsivo el curso pasado y ha arrancado éste con las mismas maneras. Ha aprovechado sus 101 minutos en LaLiga del mejor modo posible: dos goles (ante Celta y Barcelona, ambos fuera de casa) y una asistencia (a Torres contra el Sporting). Necesita poco para hacerse notar: es el segundo jugador del campeonato que requiere de menos minutos (50,5’) para ver puerta. Sólo le supera Carlos Fernández, canterano del Sevilla que tuvo 26’ ante Las Palmas e hizo el tanto del triunfo. Entre los que han jugado más de 100 minutos, es líder destacado, seguido por Boateng (78,5’) Y Griezmann (84,75’).

En el Calderón ya saben  bien de la capacidad del argentino para reventar los partidos saliendo desde el banco de suplentes: el curso pasado anotó cinco goles en LaLiga y todos ellos los logró tras sustituir a alguno de sus compañeros. Fue el mejor en esa estadística en la LaLiga 15-16 junto a Scepovic y ya marcha líder en la 16-17, empatado con su compañero Fernando Torres con dos goles.

Normal, pues, que Simeone piense en él para el papel de revulsivo, de agitador. Un rol con el que él no se sintió del todo a gusto y así lo hizo saber cuando solicitó salir al club tras finalizar la temporada. Pero tanto la dirección deportiva como el entrenador le comunicaron su intención de contar con él como un jugador importante de la plantilla. Su lista de pretendientes era larga y brillante: Juventus, Benfica, Barcelona... Pero Correa decidió quedarse y ahora pelea por un sitio en el once más difícil de la historia del Atlético.

Como en Eibar un año después

La acción que desembocó en el empate del Atlético en el Camp Nou remitió a una sucedida hace poco más de un año. Fue el 19 de septiembre de 2015 en Eibar. El Atlético, que venía de perder en casa contra el Barcelona, no lograba romper la defensa armera y, en el descanso, Simeone obró un doble cambio: fuera Vietto y Jackson y dentro Torres y Óliver. El empate persistió y en el 61’ Koke dejó su sitio a Correa. Y, como en el Camp Nou, el argentino apenas necesitó un minuto para justificar su presencia. De nuevo, al igual que en Barcelona, recibió la asistencia de Torres, fintó para librarse de un defensa y definió por bajo. Más tarde, además, sería él el asistente para el 0-2 de Torres. Fue su primer gol con la camiseta del Atleti. Cómo no, desde el banquillo.