Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

BARCELONA

Cuando Luis Enrique sí afeaba las filigranas de Neymar

Contra lo que ha manifestado este martes en defensa de su jugador, hubo un tiempo en que Luis Enrique no veía con tan buenos ojos algunos de los regates de Neymar.
Amiens-PSG: Copa de la Liga Francia

Barcelona-Atlético en directo

El fútbol tiene estas cosas: surge un debate y se va retroalimentando día sí y día también, amenazando con quedarse en cada aperitivo de bar, en cada escaqueo a la máquina de café de la oficina y en cada tertulia de prensa. Es el caso de Neymar y sus filigranas: desde la primera vez que se sospechó de ellas, el tema se ha mantenido en la picota. Contra el Leganés, el sábado pasado, más madera: sus regates imposibles desesperaron a los pepineros.

No le faltan al brasileño fanáticos ni detractores, ambos polos opuestos igual de vehementes. Luis Enrique ha sido el último en defenderle, pero no siempre fue así: tras la final de Copa de 2015, contra el Athletic, afeó su conducta. Así que, aunque se diría que estos debates sólo admiten dos posturas, una a favor y otra en contra (blanco o negro; nunca gris), el entrenador, un implicado directo en el meollo, encabeza una tercera vía: la de quien antes criticó y ahora defiende. Un donde dije digo, digo Diego de manual.

"Intentaremos con el tiempo controlar esto", Luis Enrique dixit

30 de mayo de 2015. Final de Copa del Rey. Camp Nou. El Barça va ganando al Athletic 1-3, resultado a la postre definitivo. Minuto 86. Recibe Neymar, se la lleva al córner. Le persigue Bustinza. El brasileño trata de sobrepasarle con uno de sus maravillosos trucos. No le sale porque el defensa, Bustinza, le para con los brazos. El atacante cae al césped y una tangana interrumple el partido. Rueda de prensa: Luis Enrique se pone en el pellejo de los jugadores del Athletic.

El entrenador asturiano, con el título de Copa en el bolsillo, comparece ante los medios y, preguntado por la cabriola de Neymar, es contundente como suele: "Esto en el fútbol en España está muy mal visto. Si yo fuera jugador del Athletic, respondería igual o peor. Lo siento, pero esa es la realidad. En Brasil eso es normal: hay que entender el contexto, que no lo hace para humillar a ningún rival. Pero es difícil explicar esto cuando uno está perdiendo; intentaremos con el tiempo controlar esto". Luis Enrique justificó entonces la agresiva reacción de los jugadores del Athletic ("yo respondería igual o peor") y anunció su intención de vigilar este estilo de Neymar ("intentaremos con el tiempo controlar esto"), siempre dejando clara la buena fe de su crack.

Casi un año y cuatro meses después, el entrenador del Barça ha cambiado el discurso: ahora defiende a Neymar y señala a los rivales. "Igual deberían atacar más a las cosas que no están permitidas en el reglamento”, ha declarado este martes tras el revuelo por el vistoso juego del brasileño en Leganés.

En Twitter: @MarioCortegana