ELCHE

Matilla: "Admiraba a Guardiola; por eso llevo el 4 en la espalda"

El centrocampista del Elche, el mejor en el debut liguero, muestra una gran ilusión por volver a ser el que fue tras 19 meses fuera por las lesiones.

0
Matilla: "Admiraba a Guardiola; por eso llevo el 4 en la espalda"
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Girona-Elche en directo

Javier Magro Matilla (Quero, Toledo, 1988) fue el mejor del Elche CF en el estreno liguero ante el Rayo Vallecano. Dio un gol y marcó otro, de penalti. Lo hizo 19 meses después de su último partido oficial con el Betis. El 10 de enero de 2015 se rompió la rodilla tras una dura entrada del central del Tenerife Carlos Ruiz, que en tres minutos acelerados vio dos amarillas. Esa expulsión le salió muy cara a Matilla: con rotura del ligamento cruzado anterior y afectación menisco externo. Dos temporadas después vuelve a sonreír y sueña, a sus 28 años recién cumplidos, con recuperar el tiempo perdido. De su calidad no duda nadie. Y de su físico, cada vez menos. Chuti Molina lanzó las redes sobre él para recuperar su talento para el fútbol.

Para quien no lo recuerde. ¿Quién es Javier Matilla?

Un chico que salió muy joven con destino a Albacete con el sueño de ser futbolista. Allí estuve tres años muy felices. Quedamos campeones de España en juveniles y el Villarreal se fijó en aquella camada para cobrarse una deuda con el club. Para nosotros era la gran oportunidad de ir a un club que ya estaba en Europa y que venía de perder una semifinal de Champions por un penalti, el de Riquelme (ante el Arsenal). En El Madrigal estuve cuatro años, del C al primer equipo. Ascendimos al filial a Segunda y debuté con Pellegrini. En mi última temporada disputé 17 partidos en un equipo con Senna, Borja, Bruno, Cani, Cazorla, Ibagaza... Estaba acostumbrado a jugar y decidí marcharme al Betis, que pagó 1'7 millones más la cesión de Jefferson Montero. Fueron cinco años buenos, con una cesión al Murcia. En mi último año en el Betis jugaba siempre...

Hasta que llegó el 10 de enero 2015, su grave lesión en Liga ante el Tenerife...

Sí. (Silencio) Tengo muy mal recuerdo, fue algo inevitable, una contusión por una entrada del central Carlos Ruiz, que me dio fuerte a la altura de la rodilla en el centro del campo. La rodilla se dobló hacia dentro. Escuché un crujido que nunca había sentido; era la primera lesión de mi carrera. Seguí jugando hasta que pedí el cambio entre lágrimas. Sabía que algo malo había pasado; sentía inestabilidad en la rodilla. Dos días después me dijeron que tenía el ligamento cruzado roto y el menisco externo afectado. De eso solo queda el peor recuerdo de mi carrera.

Antes de eso, en 2009, The Telegraph publicó el interés del Manchester por aquel chico del Villarreal al que Ferguson veía como "el nuevo Xavi"...

Fue el año que debuté en Primera División, en 2009, era internacional Sub-21. El Villarreal cuida mucho su cantera y de aquel filial de Segunda División subimos ocho o nueve jugadores al primer equipo. Era lógico que grandes clubes de Europa se fijaran en el Villarreal. Esa noticia dio mucho de que hablar. Fue un boom, pero no llegó a nada.

En Sevilla coincidió con José Luis 'Chuti' Molina, con quien antes estuvo en la cantera del Albacete y luego le fichó para el Murcia y ahora para el Elche. ¿Ha sido clave en su carrera?

Así es. En el Albacete estuve con Toril y con él. Luego me llamó cuando era el director deportivo del Real Murcia. Me convenció de que era importante contar con minutos, que sería bueno para mí. Arriesgué y me salió bien en lo personal. En lo colectivo sufrimos (les salvó el descenso administrativo del Guadalajara). Me valió para renovar contrato con el Betis, donde estuve tres años más. 'Chuti' es una persona muy exigente y trabajadora, que saca lo mejor de los futbolistas. Pocas personas manejan el mercado como él. Es muy cercano y se preocupa por si tienes novia, por tu familia, por lo que te pasa fuera del fútbol...

Ha estado 19 meses sin disputar un partido oficial. ¿Pensó en dejarlo?

Nunca pensé en abandonar. La lesión fue lenta, pero antes de rescindir con el Betis llegué a entrenarme con el grupo como uno más. Tuve algunas molestias después, pero estoy plenamente recuperado. Me marché a Inglaterra para fichar por el Reading. Superé sin problemas el reconocimiento médico, me trataron muy bien y tuvieron paciencia con mi rodilla, pero no me encontraba del todo a gusto. Viajé solo y preferí volver para recuperarme plenamente en el Centro de Alto Rendimiento de Sevilla antes de iniciar una nueva aventura esta temporada. Luis Fobelo, readaptador al que conocí en el Betis, ha sido el artífice de que esté aquí así de bien.

¿En qué espejo futbolístico se ha mirado Matilla?

Desde pequeño me gustaba mucho Guardiola. Según he ido creciendo, Xavi e Iniesta, que es de cerca de mi tierra. El '4' lo llevo esta temporada por Guardiola. Nunca había tenido opción de quedármelo. Aquí el '10' lo cogió Hugo Fraile, que era el que yo quería, y decidí que era el momento de cogerlo este año.

Se nota que es del Barça...

Desde pequeño. Eso no lo puedo cambiar. Su filosofía de juego se adapta a mi manera de ver el fútbol. Para mí es el mejor equipo.

Con 28 años recién cumplidos, ¿le queda tiempo para volver al máximo nivel?

Siempre se está tiempo cuando estás en la onda del fútbol profesional. Ahora mismo me encuentro muy bien, con la lesión olvidada. Se entienden las dudas que pudo haber, pero confiaba en mí mismo y con 28 años estoy en un momento de plenitud.

¿Se siente la extensión en el campo del Toril jugador-entrenador?

Toril, por lo que sé de él, era un centrocampista de mucha calidad con ambas pìernas. Esa mentalidad de futbolista es la que traslada como técnico.

Juega como mediapunta aunque de pivote lo ha hecho muy bien. ¿Dónde se siente mejor?

Casi siempre he jugado como mediocentro, con dos o tres pivotes. Esa es mi posición específica. De mediapunta me adapto bien. Es una posición más ofensiva y determinante, aunque participo menos en el juego con pases y toques. Yo vivo del balón y a nadie le gusta correr detrás de la pelota, si bien es necesario. Cuando más tengamos la posesión, más feliz seré.

¿Qué tiene que pasar para que Matilla siga en el Elche?

Tengo una cláusula de renovación por partidos, por entrar en playoff o por ascenso, de dos años. Espero que se cumpla.

El Elche destaca, entre otras cosas, por sus lanzadores a balón parado. El primer penalti lo tiró usted y lo marcó. ¿Se jugaría una cena con Edu Albacar a balón parado?

Sí, por supuesto. Y la ganaría, sin duda. Siempre he sido el lanzador en los equipos en los que he estado. Edu (Albacar) es de un perfil diferente al mío y el míster nos usa para tener diferentes alternativas. El problema sería lo contrario. Para mí, las sensaciones son importantes y el otro día me cogió cerca del área y del balón.

¿A qué aspira este Elche?

A dar la talla, a ir partido a partido. La plantilla se ha quedado bien equilibrada, con gente muy buena. Hay competencia en todos los puestos. Trabajando como en pretemporada y como ante el Rayo, si no bajamos los brazos y mantenemos una regularidad, podemos estar arriba. El inicio de Liga es clave, tanto para mantenerte arriba como para complicarte por abajo. Reina la igualdad.

De pequeño era un cerebro para las matemáticas. ¿Le salen las cuentas para el ascenso?

¿Por qué no? Ponerse límites es fijarse topes. Hay que pensar en llegar lo más lejos posible. La plantilla, que es el primer paso, la tenemos. Ahora queda trabajar, ser regulares y ganar muchos partidos, sobre todo en el Martínez Valero.

Por último, ¿cómo se le puede meter mano al Girona?

Tiene una filosofía distinta a la mayoría. Esperamos que nos presionen porque vienen de empatar fuera y querrán empezar en casa ganando. Debemos mantener la calma como local y como visitantes.