LEGANÉS

El Leganés negocia los fichajes de Rico y Cabrera, del Zaragoza

El acuerdo con los jugadores está muy próximo. Los maños ven con buenos ojos un traspaso que rondaría los 2-3 millones. Ambas incorporaciones apuntalarían la defensa.

El Leganés negocia los fichajes de Rico y Cabrera, del Zaragoza
ALFONSO REYES DIARIO AS

Zaragoza-UCAM Murcia en directo

El Leganés se encuentra en negociaciones para cerrar los fichajes de Diego Rico y Leandro Cabrera, lateral izquierdo y central zurdo respectivamente del Real Zaragoza. La prioridad del recién ascendido a Primera División es atar la contratación de Rico (23 años), pero la opción de atar el pack completo con la inclusión del hispano-uruguayo (de 25 años y campeón de la Europa League con el Atlético) tampoco disgusta por Butarque.

“Necesitamos incorporar gente en sus puestos y son chicos que conocemos bien. ¿Desmentirlo? No desmentimos nosotros nunca nada”, dijo al respecto Asier Garitano el pasado sábado tras el amistoso matinal contra el Alcorcón.

Fuentes cercanas a la negociación apuntan a que el acuerdo entre el Leganés y los futbolistas está más que cercano (especialmente en el caso de Rico) y que sólo falta acordar el precio de un traspaso que el Zaragoza vería con buenos ojos. El deseo de los maños sería hacer caja con ambos jugadores para equilibrar su masa salarial ante el esfuerzo realizado este verano. En los primeros contactos el valor de Rico y Cabrera se ha tasado entorno a los dos-tres millones de euros. El deseo del Leganés es reducir ostensiblemente esta cifra, aunque al sur de Madrid saben que si quieren contratarlos, deberán sacar la cartera.

Hacerlo, es decir, invertir en jugadores de Segunda División, supondría una doble violación de los planteamientos iniciales que se habían realizado en Butarque para este mercado estival. Los pepineros no querían gastar demasiado dinero (el objetivo eran fichajes libres o cedidos), ni fichar en la categoría de plata (se buscaba gente con experiencia y galones en Primera). Sucede, sin embargo, que el tiempo apremia y el mercado se comprime.

A falta de justo una semana para el debut en Balaídos ante el Celta, el Leganés necesita aún incorporar 6-7 refuerzos y cada vez son menos las opciones existentes para un equipo que está sufriendo en este sentido el cambio de categoría. Pocos son los hombres que anhelan ponerse la zamarra blanquiazul y, en caso de hacerlo, se solicitan cantidades desorbitadas bien por el traspaso, bien por sus emolumentos.

Es por ello que la dirección deportiva ha activado este plan de contingencia especial ya previsto a inicios del verano, cuando se afirmaba que sólo se invertiría en futbolistas que no fueran de Primera si no había más remedio. Y es lo que ha sucedido. Rico y Cabrera son, a día de hoy, una necesidad urgente porque sus fichajes permitirían apuntalar definitivamente la defensa con los puestos que aún no tienen recambio, esto es, un lateral izquierdo (Adrián Marín es el único zocato para ese costado de la zaga) y un central también zurdo (Mantovani, Mednjani e Insua son todos diestros).