EUROPEO SUB-19 FEMENINO

La UEFA evitó la suspensión pese al mal estado del campo

La final estuvo parada tras el descanso más de dos horas por una gran tromba que dejó el campo impracticable. Pese a ello, la UEFA decidió que se jugase.

La UEFA evitó la suspensión pese al mal estado del campo
@SeFutbol

La final se reanudó a las 22:03 horas y acabó convirtiéndose en la más larga del fútbol femenino. Una gran tromba de agua caída en Senec había dejado el terreno de juego impracticable, plagado de bolsas de agua, que hacían muy difícil la circulación del balón. El agua cayó con tanta fuerza e intensidad que los 10 metros de cubierta de la grada no fueron suficientes para guarecerse de la fuerte lluvia. En esta situación tan crítica la árbitro pitó el descanso y el partido se suspendió temporalmente a las 19:45. La UEFA disponía de un margen de dos horas para comunicar la decisión final: la suspensión al día siguiente o la reanudación.

El campo, de hierba natural, pertenece al Centro de Entrenamiento de la Federación Eslovaca de Fútbol y según aseguraron fuentes de la UEFA, éste se encontró en condiciones óptimas en las dos semifinales, entre Francia y Suiza y entre España y Holanda. La UEFA, ante los problemas logísticos que hubiera acarreado la suspensión de la final, decidió forzar a toda costa la reanudación. La UEFA tenía un margen de dos horas para hacer pública una decisión y durante todo este tiempo los operarios del estadio se emplearon a fondo para achicar agua. La lluvia dio un tiempo de tregua, pero tras la reanudación volvió a caer con mucha fuerza, volviendo a convertir el terreno de juego en una piscina.