SELECCIÓN

Casillas no dejará España ni responderá a Del Bosque

Esperará al nuevo seleccionador, y si le llama irá con la Selección. Iker Casillas retiró la palabra a los técnicos justo antes de Chequia.

Madrid
0

Casillas aún está atónito por el obús de Del Bosque. Pero no le responderá. El portero, además, no renunciará a la Selección. Dejará su continuidad en España en manos del nuevo seleccionador. Los motivos del desencuentro vienen de lejos, y, en esencia, son los siguientes:

1. Las indirectas a Del Bosque y a Fernando Hierro.

En los primeros meses de Del Bosque como seleccionador Casillas no desaprovechaba ocasión para señalar al técnico y al entonces director deportivo de la Federación, Fernando Hierro, como los culpables de su primera suplencia en el Madrid, cuando César se hizo con la titularidad en detrimento de Iker. Casillas, entre las bromas y veras, les recordaba a ambos en las concentraciones de España este episodio. Del Bosque respondía con buen humor, pero la procesión iba por dentro.

2. La suplencia en Udine.

Casillas ya barruntó el pasado 25 de marzo, en Udine, que sería suplente en la Eurocopa. No se lo dijo Del Bosque, él mismo llegó a esa conclusión al ver que De Gea fue titular en el último amistoso de cuajo antes del torneo. Conoce a Del Bosque desde que llegó a la Ciudad Deportiva, con 9 años, y sabe bien del método del salmantino. Aún así fue a Francia a luchar por la titularidad. Dos días antes del partido ante la República Checa confirmó sus sospechas. Por su trayectoria, 167 partidos internacionales y la capitanía, esperaba una explicación. Pero Del Bosque no le dijo nada hasta que ese mismo día, en la charla técnica, anunció a De Gea como titular. Desde ese día, Casillas retiró la palabra al cuerpo técnico de la Selección, pero no se quejó. Con España ya clasificada llegó el partido ante Croacia. El hecho de que otros porteros hubieran jugado el tercer partido de la fase de grupos con el pase solucionado, y su propia disponibilidad anterior para ello con Reina y Víctor Valdés, le hicieron albergar nuevas esperanzas. Elevó su nivel de entrenamiento al máximo, como en sus inicios, de lo que se percataron los técnicos que, incluso, lo dijeron abiertamente. “Casillas está entrenándose mejor que nunca”, dijo Grande, seleccionador ayudante en TVE.

3. La Isla de Ré.

Casillas ha tenido un comportamiento público intachable. Lo que se ha visto de él en el banquillo es irreprochable. Hasta se animó a pedirle a Piqué (que no le hizo el mínimo caso) que fuera a saludar a la afición española tras la derrota ante Croacia. Ese mismo día se abrazó con De Gea en el centro del campo. De lo que pasó dentro del hotel, vetado a la Prensa, se sabe lo que se ha filtrado. Hacía días que Casillas había retirado el saludo a Del Bosque, Grande y Miñano y sólo se hablaba con ellos por intermediación de Ochotorena. Y lo justo. No es cierto, según todas las partes, que Ochotorena le hiciera albergar a Casillas esperanzas de jugar contra Croacia y que, por lo tanto, el portero se negara a hacerlo.

4. El silencio de Del Bosque.

Del Bosque considera que a los jugadores no hay que darles explicaciones, ni cuando juegan ni cuando no lo hacen. Entiende que ningún jugador va a comprender nunca las razones por las que se va al banquillo. En sus 40 años de carrera no encuentra un jugador que lo haya asumido. Ni siquiera él mismo, cuando, tras recuperarse de una lesión, se quedó fuera del Mundial 78 por decisión de Kubala. Pero es que además Del Bosque es de natural poco expresivo, sobrio y parco en palabras. No hizo la excepción con Casillas, salvo una conversación de menos de un minuto en la que trató de salvar una relación que ya se había ido a pique. A Casillas no le ha parecido que eso sea lo que él merece por su trayectoria y todo lo que le ha dado a Del Bosque, que aparece figuradamente como protagonista de su vídeo de ‘Rambo’.

5. El ‘colegueo’ con María José Claramunt.

María José Claramunt, que empezó como directora de márketing de la Federación y ahora ejerce de directora de la Selección, viaja en todos los aviones en el segundo asiento, junto a Casillas y detrás de Del Bosque y Grande. A menudo se les ve a ambos compartiendo confidencias en los vuelos. Claramunt presume de influencia sobre algunos futbolistas, especialmente sobre Casillas y Ramos. Al cuerpo técnico nunca le gustó esta relación. “Habla demasiado con los jugadores, y eso no es bueno”, dijo uno de ellos a AS. El penúltimo episodio de este culebrón llegó ayer. Del Bosque aseguró en RAC1 que el problema entre ambos se iba a arreglar “en la próximas fechas”. Veremos qué sucede.

Sin homenajes hasta nueva orden

La FEF tenía previsto hacer un homenaje a Del Bosque y otro a Casillas. Al entrenador por su jubilación, y al portero por sus 167 partidos internacionales, lo que nunca ha alcanzado ningún otro jugador ni en España ni en Europa. Pero ante la situación, rotas las relaciones entre el seleccionador de los últimos ocho años y el portero del Oporto, que antes lo fue del Madrid en la era Del Bosque, ha decidido esperar mejor ocasión. A los actos iba a ser invitado el Rey Emérito, don Juan Carlos, que podría mediar entre ambos.