Selecciones

CUARTOS | FRANCIA - ISLANDIA

‘Hú’: el aplauso vikingo de Islandia atrona en la Euro

Une a jugadores e hinchas al estilo ‘haka’ neozelandesa. Viene de Escocia y no tiene nada que ver con la cultura islandesa.

De repente silencio total durante unos segundos y brazos completamente abiertos; después, un aplauso y un grito al unísono, sincronizado. Así repetidas ocasiones, cada vez con más frecuencia. Es el Hú, el peculiar sistema de animar que los hinchas de Islandia han traído a la Eurocopa y que empieza a hacerse muy conocido.

La imagen de todos los futbolistas de Islandia celebrando el triunfo ante Inglaterra haciendo el Hú dio la vuelta al mundo, de hecho. Aquello era una forma singular de compartir el triunfo con sus aficionados, algo que no es fácil de ver en el fútbol actual. De hecho, tiene un componente bastante parecido al de la haka neozelandesa, el rito previo a los partidos de rugby que tan famoso han hecho los All Blacks. Esto no se produce antes, ni tiene ese aire casi místico, ni son los jugadores los principales protagonistas. Sin embargo, conecta de la misma forma a futbolistas e hinchas como si mientras se ejecutara hubiera un mensaje de unión entre ambos.

Algunos medios internacionales han bautizado el Hú como una especie de “aplauso vikingo”. En realidad, cuentan desde Islandia, el origen no está relacionado en nada con su historia o sus antepasados, sino que viene de Escocia. En concreto, de la afición de un conjunto del norte del país que milita en primera división y es habitual en Europa: el Motherwell. Hace unos años, en una eliminatoria entre los escoceses y el Stajrnan islandés, los hinchas de éste lo cogieron prestado y lo han conseguido trasladar a la selección en la Eurocopa hasta el punto de hacerlo también suyo. El Stjarnan es también el equipo que se ha hecho famoso por las celebraciones estrambóticas de sus futbolistas tras marcar goles.

Volcados. Mientras, la locura por su selección continúa en Islandia de cara al partido del domingo en Saint-Denis ante Francia. Se calcula que alrededor de 15.000 hinchas estarán apoyando al equipo en París, aunque la afición está haciendo esfuerzo para que puedan ser más. El hecho de jugar en el estadio más grande de todos les beneficia, aunque la enorme demanda francesa por jugar en casa puede ir en su contra. Un partido histórico.