NBA
FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

113

Charlotte Hornets CHA

89

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

99

Houston Rockets HOU

109

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

110

Atlanta Hawks ATL

103

Campeonato Brasileño Serie A
Eurocup
Alba Berlin ALB

-

Cedevita Zagreb CED

-

Germani Brescia BRE

-

BC Andorra AND

-

Limoges LIM

-

L. Kuban TIV

-

Valencia VAL

-

Turk Telekom TUR

-

FINALIZADO
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

75

Partizan PAR

71

FINALIZADO
Galatasaray GAL

77

Ratiopharm Ulm RAT

69

FINALIZADO
Mornar Bar MOR

86

Fiat Turin FTU

83

FINALIZADO
Estrella Roja RED

75

AS Monaco MON

91

FINALIZADO
Fraport Skyliners FRA

78

Unicaja MAL

84

Islandia da la campanada en el 94' y Alaba hace las maletas

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Islandia

17' Bodvarsson

35' Ari Skúlason

50' Sigthorsson

70' Sale Bodvarsson entra Teddy Bjarnason

77' Arnason

79' Sale Sigthorsson entra Traustason

81' Halldórsson

86' Sale Gudmundsson entra Sverrir Ingi Ingason

93' Traustason

Austria

45' Sale S. Ilsanker entra M. Janko

45' Sale Prödl entra Schopf

59' Schopf

69' M. Janko

77' Sale M. Sabitzer entra Jantscher

GRUPO F | ISLANDIA 2-AUSTRIA 1

Islandia da la campanada en el 94' y Alaba hace las maletas

Traustason marcó 'in extremis' para conseguir la victoria ante Austria y arrebatar la segunda plaza a Portugal. Islandia se enfrentará a Inglaterra.

Un partido poco atractivo por el cartel se convirtió en una verdadera fiesta. Por lo visto durante noventa minutos trepidantes, con una batalla a pecho descubierto, y por una inesperada sorpresa final: Islandia, debutante, está en octavos tras acabar segunda y avisa a Inglaterra de que está invicta, que defiende con maestría y que contraataca con un cuchillo entre los dientes. Así tumbó a Austria, una de las decepciones, que despertó demasiado tarde a lomos de Alaba y Baumgartlinger, entre el pánico y el rubor.

Islandia ganó en la última jugada, pero no por casualidad o suerte. Primitivo o no, tiene fe en su estilo, con una defensa de granito y poderío en la estrategia. Dio el primer aviso con un zapatazo de Gudmundsson y tomó ventaja tras otro saque de banda al área que Bodvarsson atinó a empalmar entre estatuas. La grada, una marea de camisetas azules, sonrisas y cabelleras rubias, se confundía con el cielo y los ángeles.

Austria, sin marcar un gol en la Euro a esas horas, se vio obligada a reaccionar. Con un juego más alegre y vertical que de costumbre. Poco a poco fue metiéndose en el partido, hasta que un penalti a Alaba que le podía haber hecho resurgir, acabó por deprimirle. Dragovic estrelló el lanzamiento a la madera. Un palo.

Los cambios de Koller mejoraron a Austria. Y con ellos llegó el empate que le dejaba a un escalón de pasar (sin deber) y que ponía a Islandia en el alambre y tercera. Schöpf dribló en el área y por fin Austria celebró. Desde ese 60’ hasta el final, el balón fue de Austria, y la precipitación, mientras que de Islandia fue la angustia y la contra. En una de ellas, en la última, la mejor; Traustason acabó de confirmar una hazaña y de dar el pistoletazo de salida a las vacaciones de Alaba y una tropa sin carisma.

n partido poco atractivo por el cartel se convirtió en una verdadera fiesta. Por lo visto durante noventa minutos trepidantes, con una batalla a pecho descubierto, y por una inesperada sorpresa final: Islandia, debutante, está en octavos tras acabar segunda y avisa a Inglaterra de que está invicta, que defiende con maestría y que contraataca con un cuchillo entre los dientes. Así tumbó a Austria, una de las decepciones, que despertó demasiado tarde a lomos de Alaba y Baumgartlinger, entre el pánico y el rubor.
Islandia ganó en la última jugada, pero no por casualidad o suerte. Primitivo o no, tiene fe en su estilo, con una defensa de granito y poderío en la estrategia. Dio el primer aviso con un zapatazo de Gudmundsson y tomó ventaja tras otro saque de banda al área que Bodvarsson atinó a empalmar entre estatuas. La grada, una marea de camisetas azules, sonrisas y cabelleras rubias, se confundía con el cielo y los ángeles.
Austria, sin marcar un gol en la Euro a esas horas, se vio obligada a reaccionar. Con un juego más alegre y vertical que de costumbre. Poco a poco fue metiéndose en el partido, hasta que un penalti a Alaba que le podía haber hecho resurgir, acabó por deprimirle. Dragovic estrelló el lanzamiento a la madera. Un palo.
Los cambios de Koller mejoraron a Austria. Y con ellos llegó el empate que le dejaba a un escalón de pasar (sin deber) y que ponía a Islandia en el alambre y tercera. Schöpf dribló en el área y por fin Austria celebró. Desde ese 60’ hasta el final, el balón fue de Austria, y la precipitación, mientras que de Islandia fue la angustia y la contra. En una de ellas, en la última, la mejor; Traustason acabó de confirmar una hazaña y de dar el pistoletazo de salida a las vacaciones de Alaba y una tropa sin carisma.

0 Comentarios

Mostrar