REAL ZARAGOZA

Zapater, tras su regreso: "Esto es un regalo que me da la vida"

Más de 4.000 enfervorecidos seguidores han recibido al futbolista aragonés en La Romareda en su vuelta al Zaragoza: "Si tuviese dudas no estaría aquí", dijo.

Más de cuatro mil aficionados han acudido a La Romareda para recibir a lo grande a Alberto Zapater en su vuelta al Real Zaragoza siete años después. Una recepción cargada de emotividad, de cánticos, de bengalas, de cientos de bufandas y camisetas y de toneladas de cariño hacia hacía uno de los futbolistas a los que los zaragocistas más consideran de los suyos. Un ídolo hecho en casa y que regresa para dar identidad a un club todavía en estado de depresión tras la deshonra de Palamós. Desde los tiempos de Cafú o Aimar no se recordaba en el Zaragoza una presentación tan numerosa ni a una afición tan entregada con alguien.

"Para mí esto es un regalo que me da la vida, poder ponerme cada día la camiseta del Real Zaragoza. Ponerme esta camiseta con dignidad, con orgullo y con responsabilidad. Voy a intentar no defraudar a nadie. Tengo muchas ganas de que esto empiece ya", señaló Zapater en un larguísimo discurso de presentación.

Y añadió: "Si tuviese dudas no estaría aquí. Quería estar muy seguro de mí mismo antes de dar este paso. Lo he pasado muy mal en estos tres años sin poder jugar, pero hace un mes y medio que mi cuerpo y mi cabeza iban hacia delante. Y vuelvo pensando en que todo va a acabar muy bien. No he venido a pasearme, sino a competir".

El centrocampista de Ejea, de 31 años, tiene muy claro su papel de líder: "Soy consciente de lo que significa que yo vuelva al Zaragoza. Yo tengo mucha ilusión y quiero hablar en el campo. No vengo a prometer el ascenso, pero el Zaragoza tiene que salir cada domingo a ganar"

"Éste es un sueño –finalizó Zapater- en el que estaba pensando desde que me fui hace siete años. No he dejado nunca de ser jugador del Zaragoza. He estado siempre pendiente, siguiendo al equipo en cada partido por radio o por televisión".