Selecciones

EUROCOPA 2016

Tatarusanu: el muro rumano de 1,98 para el partido inaugural

El portero de la Fiorentina será clave. Iba para delantero y todos los días se entrenaba a las 6 de la mañana con disciplina militar.

Tatarusanu: el muro rumano de 1,98 para el partido inaugural
GEORGI LICOVSKI EFE

Francia - Rumanía en directo

"Todos los días se entrenaba a las 6 de la mañana con disciplina militar", explica su descubridor, Ion Mataoanu. "Era muy alto y físicamente destacaba. Quería ser delantero, pero por fortuna a los 11 años le convencimos para que fuera portero". Así hablan los que más le conocen de Ciprian Tatarusanu, el portero de la Fiorentina que se prevé fundamental para que Rumanía saque algo positivo del partido inaugural ante Francia en Saint Denis. El cancerbero rumano es indiscutible desde que debutara hace ahora cinco años con la selección. Lo hizo tarde, pasados los 25, después de un inicio de carrera en el que le costó arrancar. Había pasado por la Juventus de Bucarest y el Gloria Bistrita, aunque su auge llegó cuando fichó por el Steaua de Bucarest. Tatarusanu, hincha del Steaua desde siempre, nació en 1986, año en el que los rumanos ganaron la Copa de Europa al Barcelona en Sevilla. Quizá por eso siempre ha tenido un aura de portero milagroso, también cuando fue fichado y acabó destacando en la Fiorentina de Italia.

"No debemos temer a ningún equipo ni a ningún jugador. Está claro que Francia es una buena selección y juega en casa, pero iremos sin miedo. ¿La baja de Benzema? Ya digo que no temo a nadie, ni a él si hubiera estado ni a los que le puedan sustituir", dice el portero de Rumanía pensando en lo que seguro será un partido inaugural de bastante trabajo en Saint Denis. Hace tiempo que Rumanía no vive tiempos de gloria en el fútbol internacional, pero tanto Tatarusanu como otros compañeros se criaron viendo a la mejor selección de su país en la historia. "Recuerdo el Mundial de Estados Unidos, en 1994. Yo era un crío, pero conseguí ver los partidos de madrugada de aquella selección junto a mi hermano. Mi ídolo en la portería siempre fue Stelea". Más de 20 años después, Rumanía busca otra gesta igual de grande que aquellas: sorprender a la todopoderosa Francia en Saint Denis. Con Tatarusanu, desde luego, será más sencillo.