Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

LLEIDA 1 - RM CASTILLA 0

El Castilla sale vivo del Camp d'Esports de Lleida

El filial madridista jugó 23 minutos con diez por la expulsión de Salto en la segunda parte. El Lleida tuvo varias ocasiones pero perdonó el 2-0

Un tanto de chilena condenó ayer a un Real Madrid Castilla que cuajó una primera parte excelente pero que se desdibujó tras el descanso. Contó con numerosas opciones de empatar en los primeros 45 minutos pero, tras la expulsión de Salto, acabó pidiendo la hora. Salió vivo de un Camp d’Esports lleno.

El Lleida llegó con ventaja al descanso por obra y gracia de dos futbolistas. El primero Vega, que adelantó a los suyos con una espléndida chilena a los siete minutos, pero sobre todo por Crespo. El meta local desbarató una y otra vez todas las acciones ofensivas del Castilla, que fueron muchas, hasta el punto de desesperar a Mariano, Mayoral y compañía. El tempranero gol del Lleida no hizo mella en el planteamiento blanco, que siguió apostando por controlar la posesión y, poco a poco, meter al Lleida en su área. Algo que consiguió, generando así mucho peligro: Tejero remató cruzado tras una combinación con Odegaard en el 21’, Febas disparó desde la frontal en dos ocasiones antes de la media hora y Llorente, en el 37’, chutó al palo. Un bagaje ofensivo de más de once disparos entre los tres palos por un único remate de los locales. Pero el gol lo anotó el Lleida.

Tras el descanso, la tónica de la primera parte se rompió. Si bien es cierto que Mayoral llegó con asiduidad a la meta local, fue el Lleida quien dispuso de las mejores acciones. Marc Martínez trató de sorprender a Abad desde el centro del campo, pero su disparó se fue por poco. Diego Suárez, pocos minutos después, envió un balón al palo tras una buena combinación del Lleida que perfectamente pudo haber supuesto el segundo gol catalán. Pero el momento del Lleida no acabó ahí: en el 60’ Urko Arroyo sentó a Lienhart y, solo ante Abad, cruzó demasiado el balón. Las embestidas locales menguaron a medida que avanzó la segunda mitad, pero la expulsión de Salto allanó el camino al Lleida. Ramis se vio obligado a efectuar un cambio para seguir con una defensa de cuatro y el Lleida lo aprovechó para controlar mucho más le partido. No apretaron en exceso al Castilla, pero dejaron de sufrir atrás. Solo Mariano a balón parado y Mayoral en acciones individuales dieron trabajo a un Crespo que no necesitó vestirse de héroe como en el primer tiempo. El Lleida, de hecho, pudo marcar el 2-0 y sentenciar el partido en un balón largo que se comió Abad y que por poco aprovecha Colinas.