LAS DIEZ COPAS DE EUROPA DEL REAL MADRID

La Décima: Ramos graba el minuto 92:48 en la historia

El Madrid no empató el partido hasta el minuto 93 cuando el central de Camas cabeceó un corner puesto por Modric, un gol histórico.

CANAL+

Juventus (02/03), Mónaco (03/04), otra vez Juve (04/05), Arsenal (05-06), Bayern Múnich (06/07) , AS Roma (07/08), Liverpool (08/09), Olympique de Lyon (09/10), FC Barcelona (10/11), Bayern de Múnich (11/12) y Borussia Dortmund (12/13). 12 años y nueve verdugos diferentes alejaron al Real Madrid de la ansiada Décima durante más de una década.

Tras los dos primeros años donde el Madrid cayó eliminado en semifinales y en cuartos, en la 04-05 se inauguró una de las peores etapas en la competición europea de la historia blanca. Los merengues encadenaron seis años seguidos sin pasar de octavos de final, hasta la temporada 10/11 cuando los blancos rompieron el maleficio de octavos ante el Olympique de Lyon, uno de sus verdugos.

Esta edición dela Champions comenzaba con un antecedente de tres semifinales perdidas y un estado convulso en el club tras la salida de Jose Mourinho y la llegada de Carlo Ancelotti al banquillo del Bernabéu. El Madrid quedaría encuadrado con Galatasaray, Juventus y Copenhague en el grupo B, el cual ganaría con claridad sumando 16 de los 18 puntos en juego (empató en Turín a 2 contrala Juventus) y clasificándose para los octavos de final.

El sorteo de octavos decidió que el Schalke 04 sería el rival en esta ronda. Un equipo alemán que estaba viviendo una buena época desde la llegada de Raúl, aunque esa temporada ya no estaba. La plantilla estaba liderada por Farfán, Huntelaar y Boateng y contaba con el talento defensivo de Höwedes junto al joven Papadopoulos y al talento novel y descarado de Julian Draxler. Aunque el conjunto alemán tenía un buen plantel, el Real Madrid dejó la eliminatoria sentenciada en Gelsenkirchen por 6-1 con una exhibición dela BBCcon dos goles por cabeza. El tanto germano lo hizo Huntelaar en el 90+1 con una volea con la derecha.

En la vuelta, el marcador global se fue hasta el 9-2 gracias a un 3-1 en el Bernabéu con dos goles de Cristiano Ronaldo, uno de Álvaro Morata y el tanto de los de azul lo hizo Tim Hoogland.

En la próxima ronda, el Madrid tendría que jugarse el pase con su verdugo de la anterior edición, el Borussia Dortmund. El conjunto alemán sufrió en el Bernabéu y se llevó un 3-0 en contra, un mal resultado para la vuelta pero que aún dejaba una ventana abierta para la esperanza de la remontada, que casi se culmina en Westfalia.

El Real Madrid llegó confiado a ese partido y el Dortmund estuvo cerca de dar la sorpresa. En el minuto 17, Di María falló un penalti a favor y a partir de ahí, todo se empezó a torcer. Reus interceptó una mala cesión de Pepe e hizo el primero para el Dortmund batiendo a Casillas en el 24. Solo 7 minutos después, otra vez Marco Reus aprovechaba una mal pase para atrás de Asier Illarramendi para armar la jugada y marcar tras un rechace en el palo que vino de un tiro de Lewandowski. Con el mediocampo roto, Carletto decidió meter a Casemiro por Illarramendi para dar equilibrio y así fue. El brasileño se aplicó en tareas defensivas y consiguió dar aire al Real Madrid, que entraba por cuarto año consecutivo en semifinales.

Las semifinales serían otra vez en Alemania, pero esta vez en Múnich. El Madrid se enfrentaría a una de sus bestias negras, el Bayern, que esa temporada estaba entrenado por Pep Guardiola, el entrenador que con el Barça se hizo dominador del fútbol español y europeo.

El partido de ida dejó clara la tónica de la eliminatoria. El Madrid montó un entramado defensivo donde solo dejaba arriba a Cristiano y Benzema y defendiendo con dos líneas de cuatro para contrarrestar el juego de posesión que había instalado Pep en los bávaros. Fue el francés el que en el minuto 19 logró el único tanto del partido acabando una contra que el mismo inició recuperando en su propio campo. El Madrid salía del Bernabéu con un buen resultado pero no se podía confiar como en Westfalia.

Ancelotti seguiría el mismo planteamiento pero esta vez bajaría a Di María al mediocampo y pondría a Gareth Bale de extremo izquierdo. El plan funcionó a la perfección y contrarrestó al del entrenador catalán. En el minuto 16, Sergio Ramos remataba un centro alto de Luka Modric desde el córner derecho del Allianz Arena para abrir el marcador. El siguiente gol también lo haría el defensa camero en el minuto 20. Di María colgaba una falta desde el lado derecho que Pepe prolongaría para que Ramos volviese a batir a Neuer.

Catorce minutos después del segundo gol de Ramos, el Madrid desataría un contraataque perfecto. Di María lanzó un balón largo para Benzema que rápidamente se la envió a Bale. El galés avanzaba a toda velocidad a la portería de Neuer junto a Boateng y se la dejó en el momento perfecto a Cristiano Ronaldo, que lograba así el tercero de la noche para el conjunto blanco. En el minuto 90, el luso metía de falta y cerraba una noche para la historia en un campo que ha dado más penas que alegrías a la afición blanca. El Madrid sacaba el billete a una final europea doce años después y allí se encontraría con su enemigo íntimo, el Atlético de Madrid, que estaba ante una temporada para la historia tras conquistarla Ligaante el Barça en la última jornada. En esta edición, los rojiblancos eliminaron a AC Milan, Barça y Chelsea antes de vérselas contra los merengues en Lisboa.

La capital de Portugal cogió el 24 de mayo un tono especialmente castizo. Los dos equipos de la capital de España se mudaban a la capital vecina para disputar la final dela Copade Europa.

La final empezó bastante trabada y con problemas para el Atlético de Madrid, que perdía a Diego Costa por lesión (no funcionó el tratamiento con placentas de yegua) en el minuto 9 de partido.

En el 36, llegaría el primer gol. Godín remataba a las mallas de la portería tras una mala salida de Iker Casillas. Así aguantó el marcador hasta el minuto 92:48. Luka Modric colocaba el balón en el córner derecho del Estadio da Luz y se preparaba para sacar un balón definitivo. En el banquillo rojiblanco, ya se mascullaba la celebración cuando Sergio Ramos se elevó en plena noche lisboeta para cabecear el balón colgado por el croata y empatar a dos minutos del final del partido, enviando la final a la prórroga.

En el tiempo extra, no hubo color. Di María se hizo con el mando del partido y desató el ataque madridista. Bale hacía el segundo en el 110 tras un contraataque, Marcelo en el 118 burlaba a la defensa rojiblanca para hacer el tercero y Cristiano cerró una goleada histórica desde los once metros.

El Madrid sumó su décima Copa de Europa en una noche para la historia. Cristiano Ronaldo batió en esa edición el récord de goles en una Champions League con 17 tantos y también fue nombrado mejor jugador.