LAS DIEZ COPAS DE EUROPA DEL REAL MADRID

La octava: El Real Madrid gana la primera final española

Morientes, McManaman y Raúl marcaron ante el Valencia en la primera final española contra el Valencia en Saint Denis y ganar la octava.

La octava: El Real Madrid gana la primera final española
DIARIO AS

El Real Madrid tendría que esperar un año para volver a ganar la Champions League, ya que la edición 98/99 quedó eliminado contra el Dinamo de Kiev por un global de 3-1.

Esta edición volvió a sufrir cambios en el formato y se decidió organizar una nueva liguilla en octavos de final tras la fase de grupos. Dos equipos se clasificaban por grupo y quedaban encuadrados en otro nuevo, el cual si ganaban o quedaban segundos entraban a la siguiente fase, que serían cuartos de final.

Los blancos volverían a esta edición y quedarían encuadrados en el grupo E junto a Porto, Olympiakos y Molde. Los blancos ganaron su grupo con 13 puntos, uno más que el Porto, los dos que pasaron a la siguiente fase. El Olympiakos quedaría tercero y disfrutaría de una novedad de esta edición, la de disputar la UEFA por quedar en tercer lugar en la primera liguilla mientras el Molde quedaría eliminado.

En la segunda fase, formaría parte del grupo C compuesto por Bayern de Munich, Dinamo de Kiev y Rosenborg. El Madrid pasaría esta vez en segundo lugar superado por los alemanes, siendo los dos equipos que pasaron a cuartos de final,

En cuartos de final esperaba el Manchester United, vigente campeón y líder del grupo B. Peter Schmeichel, Gary Neville, Ryan Giggs o David Beckham son algunos de los nombres más destacados de esta plantilla dirigida por el escocés Sir Alex Ferguson.

El Madrid jugó la ida en casa que acabó 0-0. Todo se jugaría en Old Trafford, en casa del campeón con el inigualable ambiente de los campos ingleses. El partido empezó con un golpe de suerte para los blancos, cuando Keane metía en propia puerta en el minuto 21. Así se iba el partido al descanso y cuando regresó, Raúl culminó una contra perfecta con un gol en el 50 y otro en el 52, tras “el taconazo” de Redondo con el que dejó sentado a Berg, llegó por la línea de fondo y se la dejó franca a Raúl para hacer el segundo. El Madrid se ponía 0-3 en Old Trafford pero se relajó y un gol de Beckham en el 64 y otro de Scholes en 88 metieron el miedo en el equipo blanco aunque el United no logró la remontada necesaria y el Madrid se metió en semifinales donde se las tendría que ver contra el subcampeón, el Bayern de Oliver Khan.

La ida se celebró en el Santiago Bernabéu donde un gol de Anelka en el minuto 4 y otro de Jens Jeremies en el minuto 33 en propia puerta ponían el marcador 2-0 y se creía que medio pie en la final pero quedaba un viaje a Alemania y nada más y nada menos que contra el Bayern.

Anelka por segunda vez volvió a salvar al conjunto blanco para contrarrestar los dos goles muniqueses y clasificar al Real Madrid para su segunda final en tres años lo que más suponía un hito histórico, no ya para el Madrid si no para el fútbol español porque en la otra semifinal, el Valencia eliminó al Barça por 5-3 en el global dando lugar así a la primera final española de la historia del fútbol.

El Madrid se citaba con el Valencia en el vecino Stade de France. Los blancos iban a por la octava y los chés en busca de inaugurar su palmarés europeo. El marcador lo abría Morientes en el 39 cabeceando un buen centro de Michel Salgado y así se fue todo al descanso. En el 67 llegó el segundo gol con una gran volea de McManaman. Roberto Carlos la puso al área desde la banda, la defensa valencianista rechazó y sin tocar el césped, el mediocentro de Liverpool la puso inalcanzable para Santi Cañizares, que se limitó a verla pasar. La final la finiquitó Raúl en el minuto 75. El Valencia estaba volcado hacia la portería de Casillas buscando el gol cuando un centro recuperado por el Madrid fue pateado para delante donde estaba el 7, que lo controló y salió corriendo hacia la portería de Cañizares, al cual regateó y definió a placer para poner punto y final a esta edición dela Champions. El Madrid sumaba así su octavo título y seguía su dominio en este final de década.