LAS DIEZ COPAS DE EUROPA DEL REAL MADRID

La séptima: El gol de Mijatovic rompe 32 años de sequía

El Real Madrid se enfrentó en la final a la Juventus de Zidane y Del Piero a la que ganaron por 1-0 gracias a un gol del delantero yugoslavo.
Barcelona - Atlético: Liga Iberdrola 2018, jornada 22

La séptima: El gol de Mijatovic rompe 32 años de sequía

Desde 1965 hasta 1997 estaría el Madrid sin probar las mieles europeas al máximo nivel. Los blancos solo pisarían una final europea hasta el 97, en 1980, donde salieron derrotados por 1-0 ante el Liverpool.

El Real Madrid no exportó el dominio que tenía en España a Europa aunque si se llevó la Copa de la UEFA en dos ocasiones (en 1985 y en 1986). En España, siete Copas del Rey y quince Ligas engrandecerían su palmarés. 

Este año era el primero que el Real Madrid ganaba con formato Champions League, instalado por UEFA en la 1992-1993 con la principal novedad de la fase de grupos que sigue vigente hasta hoy en día, aunque con cambios. En esta edición, solo se clasificaron los campeones de grupo y dos segundos lo que provocó que directamente se jugasen cuartos de final y no octavos.

En la fase de grupos, el Madrid se enfrentó contra Rosenborg, Olympiakos y Porto acabando con buenos resultados. El club blanco quedó primero con 13 puntos, superando los 11 de los noruegos, los 5 del Olympiakos y los 4 de los lusos. Además, anotaron 15 goles a favor y solo encajaron 4 en contra.

Los cuartos de final enfrentarían al conjunto blanco contra el Bayer Leverkusen. La ida se celebró en Leverkusen que llegaba con jugadores de calidad como Ramelow, Heintze o Beinlich. Fue este mismo el que abrió el marcador en el 18 pero Christian Karembeu empató en el 74 para darle aire al Madrid en la eliminatoria. En el partido de vuelta, los merengues consiguieron la remontada gracias a los goles de Karembeu en el 52 (primer “punterazo”), de Morientes en el 57 (que entró por Savio en el 36) y con el último de Fernando Hierro de penalti, acabando con un global de 4-1. Por el otro lado del cuadro, el Dortmund eliminaba al Bayern en el duelo alemán gracias a un gol de Stéphane Chapuisat en el 109 de la vuelta. El Real Madrid se enfrentaría al campeón en semifinales.

El 1 de abril de 1998 será recordada siempre como “el partido de las portería del fondo sur”. Los Ultras Sur tiraron la valla que sujetaba la portería del fondo sur y con ello la portería. En ese momento, el delegado Julio Casabella y su ayudante Agustín Herrerín se vieron sin la portería de repuesto en el Santiago Bernabéu aunque apareció la solución. El entonces ayudante decidió subir Castellana arriba rumbo a la antigua Ciudad Deportiva (situada donde están ahora las famosas ‘Cuatro Torres’) a por una de las porterías con las que entrenaban. Aunque apareció un segundo problema, el transporte. El agudo Herrerín consiguió que Candido Gómez le dejase su camión Pegaso para transportar la portería, convirtiéndose así en un héroe del madridismo sin haber vestido la camiseta ni un minuto en el verde del Bernabéu.

Más de una hora después y con la portería instalada, el partido se jugó. El Borussia protestó y pidió que se le diese por ganado pero el árbitro holandés Van der Ende no las tuvo en cuenta.

En un Bernabéu caliente que por momentos se vio fuera de la competición, el Madrid puso pie y medio en Amsterdam. Morientes abrió el marcador en el minuto 24 y Karembeu marcó otro “punterazo” en el 67 para dejarlo todo lo más de cara posible para la vuelta en Alemania, uno de los territorios más complicados para el Madrid históricamente. Durante los segundos noventa minutos el marcador no varió (0-0 en la vuelta) lo que metía al Real Madrid de forma definitiva en la final del Amsterdam ArenA.

Curiosamente, su rival sería la Juventus, un equipo que lideraba Zinedine Zidane que a la postre sería toda una leyenda del club blanco. Los 'bianconeri' habían perdido la final del año anterior y este irían a por todas con un equipo que daba miedo línea por línea. La portería estaba protegida por Peruzzi, el uruguayo Montero se empleaba con dureza en tareas defensivas y desde el medio hasta la delantera sus nombres se definen por sí solos: Didier Deschamps, Edgar Davids, Zinedine Zidane, Filippo Inzaghi y Alessandro Del Piero.
El Real Madrid llegaba a esta final tras una mala campaña en Liga que acabó cuarto tras Barcelona, Athletic Club y Real Sociedad. Esto, sumado a los 32 años sin levantar la Copa de Europa por parte del club, generó una gran presión sobre el equipo.

El partido comenzó con varias ocasiones para los juventinos pero la mejor la tendría Raúl a pase de Mijatovic, aunque el delantero español no acertó y la envió fuera de la meta de Peruzzi. Aunque este partido se define por una acción, el gol de Pedja Mijatovic.

Panucci sacó de banda hacia Karembeu que se la devolvió y el italiano centró buscando el remate de alguno de los delanteros blancos. El balón del lateral no llegó a buen puerto y fue rechazado por la defensa de la 'Vechia Signora' aunque acabó en los pies de Roberto Carlos. El brasileño buscó el tiro, que rebotó en uno de los jugadores de la Juve y dejó el balón botando en el área. Pedja fue el más listo de la clase, se adelantó a la defensa turinesa, regateó a Peruzzi y la metió en el fondo de las mallas. Y se desató la locura. El Real Madrid rompía la sequía más larga de su historia en Europa y abriría un nuevo capítulo de éxitos.