ESPANYOL

Arbilla: "Fui mi psicólogo y me motivé con vídeos de Federer"

El lateral, que ha pasado el año casi en blanco, es el primer refuerzo del próximo curso. Repasa con AS el pasado, su lesión y el futuro perico.

Arbilla: "Fui mi psicólogo y me motivé con vídeos de Federer"
FERNANDO ZUERAS

—Usted conoce muy bien a Paco Jémez. ¿Cree que encajaría en un club como el Espanyol y en el proyecto de Míster Chen?

—Lo que tenemos que hacer es respetar a Galca. Ha salvado al equipo y no quiero mojarme en este asunto. Está claro que hay que respetar la decisión también de Paco Jémez. Le honra querer seguir en Vallecas después de bajar. Si no se concreta, ya se hablará. Quiero estar un poco al margen de este asunto.

—¿Por qué cree que la idea con la que llegó el técnico rumano no triunfó en el equipo?

—La temporada no fue cómoda para nadie. Se fue Sergio González, el presidente, Óscar Perarnau… Y surgieron dificultades. La idea de Galca era muy bonita para nosotros, porque todos queremos tener el balón y jugar a fútbol, pero los nervios te atenazan. Queríamos ser más prácticos y sacar los partidos adelante.

—Poco pudo ayudar usted debido a sus problemas en el tendón de  Aquiles. ¿Para qué le ha servido este año?

—He aprendido a ser paciente. Hasta ahora me quería comer el mundo, pero me he dado cuenta de que cuando atraviesas un punto clave pueden venir malos momentos. Al final, es determinante que la gente que te rodea te pueda ayudar, y en ese aspecto he tenido suerte de tener muchas personas cerca que me han transmitido energía positiva. Fue un año difícil, inesperado, porque no encontré una solución clara. 

—¿Qué fue lo peor?

—La mente, sobre todo al principio. Quería recuperarme, pero ves que te cuesta… Eso es lo más difícil. Noviembre fue el peor período. Los doctores me decían que podía estar en un mes, y yo ya me hacía a la idea, pero pasaba el mes y no era capaz de cumplir con el objetivo. 

—¿Quién fue su mejor psicólogo?

—Yo mismo. Al final eres tú. Todos me decían que lo mejor era que buscara una persona fuera del fútbol que me ayudara, pero sabía que yo era un tío fuerte, que mi problema era el tendón, así que me hacía mi propia terapia e intentaba ser fuerte mentalmente.

—¿En qué consistía esa terapia?

—Intenté motivarme viendo vídeos míos de otras temporadas que tenía por casa y de otros deportistas, con tal de no perder la motivación y seguir creyendo en el futuro. Eso me ayudó a seguir siendo fuerte. Soy muy fan de Roger Federer, y siempre me ha gustado ver sus partidos. Veía algunos en el Youtube con música, y eso consiguió que me mantuviera fuerte mentalmente e igual de motivado.

—¿En qué fase está ahora?

—Mi intención es iniciar la pretemporada con el grupo. Pero soy consciente de que tengo que ser prudente y habrá días en los que haré cosas más específicas. No quiero tampoco precipitarme.

—¿Los médicos le aseguraron al cien por cien que se le solucionarían los problemas?

—Me operé para ello, pero el doctor no garantiza nada al cien por cien. Me dijo que el tono del tendón era bueno, así como la tensión, y ahora estamos valorándolo por semanas. Hay mejoría, cada semana doy un paso más.

—¿Cómo explica la temporada del Espanyol?

—Fue un año difícil. Por las expectativas que creamos el curso pasado con la buena experiencia en la Copa del Rey y la pelea por la UEFA, todos teníamos esa ilusión de mejorar. Pero se nos fueron jugadores importantes y todo se complicó. Las expectativas cambiaron y el comienzo fue difícil. Todos esperaban que los nuevos puedan dar el rendimiento que dieron los del año pasado. No quiero decir con esto que hemos tenido peor plantilla, sino que todo salió diferente desde el primer día. Fuimos siempre a remolque y tuvimos más presión. Lo que intentamos era salvarnos y terminar el año cuanto antes.

—¿Tan importante eran Héctor Moreno y Sergio García?

—Los cinco que se fueron (Sergio, Moreno, Stuani, Lucas y Colotto) eran importantes. Se vio que dejaron huella. Tenían peso en el vestuario y además calidad.

—¿Había plantilla esta temporada para quedar más arriba?

—Sí. Vinieron jugadores como Burgui o Asensio, con calidad. Pero para ellos, quizás, se empezó a crear una presión que no les ayudó, así que no todo era tan fácil como el año anterior. Sergio García sabía gestionar mejor estas situaciones, era más experto, esa quizás fue la clave.

—¿Javi López o Víctor Sánchez lo pasaron muy mal al tener que liderar la situación a mitad de temporada?

—No sé si lo pasaron mal, pero Javi López intenta sacar siempre el máximo, lo positivo, está encima de todos y seguro que se comió la cabeza… Quizás él lo ha pasado mal. Le habrá dado muchas vueltas. Los demás, cada uno intentó aportar el máximo y me gustaría destacar a la gente que no ha participado. Han sido fundamentales. Nunca crearon un mal rollo y se merecen todo lo mejor.

—¿Cómo se ve la próxima temporada?

—Quiero recuperarme de esto y sentirme otra vez futbolista. Fue un año para olvidar. Quiero volver a vivir la experiencia del vestuario, de ganar, perder, de que la gente te aplauda… No voy a ponerme metas ni objetivos. Creo que cuando termine la pretemporada, ya se hablará cuáles son las aspiraciones del equipo. Ahora toca disfrutar y preparar la próxima temporada.