VILLARREAL - LIVERPOOL

Fans del Liverpool devuelven lo robado a una peña del Villarreal

Se llevaron los estandartes de una peña del Villarreal de su sede, un bar cercano al campo. Ahora han llamado arrepentidos por lo hecho para devolverlo.

Villarreal
0
Fans del Liverpool devuelven lo robado a una peña del Villarreal

El presidente del la Peña la 12 del Villarreal y, a la vez presidente de la Agrupación de Peñas del club, José Luis Alcón, no olvidará la eliminatoria con el Liverpool. No lo hará por lo vivido y por el resultado, pero también por lo que sucedió tras la misma. Y es que Alcón y sus compañeros de peña vivieron una mala experiencia tras el primer partido, cuando se dieron cuenta de que les habían robado los estandartes de su peña. Ocurrió en el Bar Milagros, sede de la peña y, que es frecuentado por las aficiones rivales, al estar cerca del campo.

En dicho bar tienen camisetas y el cuadro que el club les da a cada peña el día de su fundación, que certifica formar parte de la misma. Todo ello desapareció entre la marabunta de aficionados del Liverpool, que visitaron el bar ese día del partido de ida en El Madrigal. Hasta ahí, lo normal, un disgusto y lamentar además los desperfectos en la sede. Pero las cosas cambiaron dos días después, cuando vía redes sociales, un par de aficionados del Liverpool se pusieron en contacto con ellos. Como explica Alcón, los aficionados “llamaron arrepentidos y querían además solventar el agravio, explicaban que con el alcohol un compañero suyo se había sobrepasado, y que a su regreso a Liverpool se dieron cuenta de lo que había hecho”.

Por ello explica el presidente de la 12, querían “que quedáramos en Liverpool y allí nos devolverían todo y nos pedirían disculpas personalmente, ya que entendían que era lo mínimo que debían hacer”, aunque al final quedaron que se hiciera mejor por correo. Así que dicho y hecho, a media tarde llegaba un paquete con las pertenencias de la peña y los 200 euros estimados de daños, que se acordaron entre ambas partes. Y es que sin duda arrepentidos los quiere Dios, y como no el mundo del fútbol.