BARCELONA-ESPANYOL

El derbi es lo mejor de Galca

El equipo perico fue capaz de neutralizar a su rival, de sacarle de sus casillas y de aprovechar el talento de sus jugadores de ataque.

El derbi es lo mejor de Galca
Rodolfo Molina

 

Si algo ha hecho bien Constantin Galca en sus seis meses como entrenador del Espanyol ha sido plantear los partidos ante el Barcelona. Durante 135 minutos (el de Liga jugado en el RCDE Stadium y la primera parte del Camp Nou hasta las lesiones de Felipe Caicedo y Marco Asensio), el equipo perico fue capaz de neutralizar a su rival, de sacarle de sus casillas y de aprovechar el talento de sus jugadores de ataque. El parcial en esos minutos resultó de 2-1 para el conjunto azulgrana, una diferencia ínfima teniendo en cuenta la disparidad que hay entre ambos equipos. 

Galca sabe cuál es el plan, el equipo ha sabido ejecutarlo en el campo y ahora entran los aspectos emocionales que conducen a un moderado optimismo. Al menos, habrá partido. El Espanyol seguirá un año más en Primera. Es imposible que baje de categoría, pues para que eso ocurra tendrían que darse las mismas casualidades que las necesarias para que esta tarde caiga un meteorito. Es decir, como en aquel Tamudazo, el Espanyol jugará relajado, sin presiones, únicamente con la mochila del orgullo y la pasión del derbi. No ocurrirá lo mismo en el lado azulgrana, pues su margen de error no existe, y eso pesa aunque tu apellido tenga copyright. Por eso mismo, el inicio del partido es clave, marcar primero más así como ser capaz de madurar el duelo y no descomponerte con el paso de los minutos. Hoy es un derbi para vivirlo y ver sufrir al vecino que siempre está de celebraciones.