REAL MADRID

Pellegrini: del Alcorconazo a su duelo revancha ante el Madrid

Aparte del técnico chileno, varios jugadores tienen cuitas pendientes con el conjunto madridista. En esta eliminatoria podrían sacarse su espina y alcanzar la final

0

Manchester City - Real Madrid

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío... Varios componentes de la plantilla del Manchester City tienen cuitas pendientes con el Real Madrid, y ven en estas semifinales una gran ocasión de saldar esa deuda: 

1.- MANUEL PELLEGRINI

Sin lugar a dudas, es el hombre de la eliminatoria. Casi todas las miradas estarán puestas en el duelo que dirimirá con Zidane desde el banquillo. El chileno fue el primer entrenador de la segunda etapa de Florentino Pérez al frente del Real Madrid. Procedente del Villarreal, nunca tuvo el beneplácito del presidente, que prefería a otros candidatos: Arsene Wenger y Carlo Ancelotti eran sus favoritos, pero tras la negativa de ambos, Jorge Valdano le convenció para ficharle. Su derrota ante el Alcorcón en la Copa, junto a dos derrotas ante el Barcelona en Liga más la eliminación en Champions en octavos ante el Lyon marcaron su destino. Además, la llegada de Guardiola en verano, un hecho anunciado el 1 de febrero, le estimulará para intentar alcanzar la final y ganarla. Sería morir en la orilla, pero dejaría intacto su orgullo...

2.- SERGIO AGÜERO

El Kun siempre soñó con vestir de blanco algún día. También fue el sueño de Florentino Pérez, pero el presidente madridista no quiso enturbiar las relaciones con el Atlético de Madrid, que siempre se negó a un posible traspaso del delantero argentino a las filas de su máximo rival capitalino. El Kun, que ya había empezado a presionar a la directiva rojiblanca, se vio de repente en un callejón sin salida, teniendo que aceptar una oferta del Manchester City, que pagó su cláusula de rescisión: 45 millones, mientras Agüero veía duplicado su contrato. De cobrar seis millones pasaba a ganar 12, pero se vería abocado a dejar su lujosa casa de Madrid, a sus amigos, y a separarse, momentáneamente, de su hijo Benjamín. Además, Kun nunca ha podido ganar al Madrid...

3.- DAVID SILVA

David Silva era un joven prometedor canario que pronto captó la atención de, prácticamente, todos los ojeadores de los grandes equipos españoles. Sixto Alonso, el ojeador madridista, recomendó encarecidamente que el joven pasase una prueba en los campos de la antigua Ciudad Deportiva en el año 2000. Y allí se presentó un día. Pasó el pertinente examen siendo controlado por Vicente del Bosque, hoy seleccionador, y Luis Palmero, su ayudante, se quedaron prendados de la calidad de su juego. Pero nunca jugó en el Madrid. ¿Qué pasó? Tanto a Del Bosque como a Palmero les tiró para atrás la escasa altura de Silva. Le dijeron que ya le llamarían, pero nunca se produjo ese contacto. Casi diez años después, en 2010, Silva estuvo a punto de recalar de nuevo en las filas blancas. La llegada de Mourinho frenó la operación. El portugués quería a Di María a toda costa... Y Di María impidió la llegada de Silva.

4.- YAYA TOURE 

Será baja en el partido de ida, pero estará para la vuelta... en un estadio que no le trae buenos recuerdos. Yaya Touré fue uno de los jugadores que tuvieron que hacer el pasillo en mayo de 2008. Junto con sus compañeros Valdés, Zambrotta, Márquez, Puyol, Abidal, Xavi, Gudjohnsen, Messi, Henry y Bojan tuvieron que apostarse a ambos lados de la bocana de vestuarios para felicitar al campeón de la Liga 2007-08. Además, jugó los 90 minutos y fue testigo de la goleada blanca (4-1).

 

5.- HART / KOMPANY 

 

Tanto monta, monta tanto... Ambos se quedaron incrédulos ante la remontada blanca en la única vez que jugaron en el Bernabéu en Champions. Fue en la temporada 2012-13, cuando un gol de Cristiano le dio la victoria a los madridistas ante el conjunto citizen. El portugués encaró al defensa belga y se sacó un tiro que sorprendió, y batió, al meta inglés, soprendido porque su compañero se agachó ante el disparo de Cristiano. 90 minutos de intenbso trabajo tirados a la basura por el gesto de uno y los malos reflejos del otro.