BARCELONA 6- SPORTING 0

El uno por uno del Barça: Messi quiere más que nadie la Liga

Suárez se llevó los focos con los cuatro goles pero fue el argentino, junto a Iniesta, el que quiso el partido y lo desatascó con el 1-0 y la jugada del segundo.

LALIGA

Luis Enrique evitó poner en el once inicial a Daniel Alves por segunda vez en el Camp Nou. Aunque respetará su código y no lo hará público, la decisión parece responder a un intento por evitar que el lateral genere algún conflicto en la buena sintonía que hay entre afición y equipo. Alves frivolizó con la derrota de la Champions y eso desagradó a un sector de la afición del Barça. Eso sí, cuando salió cumplió y la afición se lo reconoció. Por lo demás, el técnico asturiano alineó a su mejor once y este fue el uno a uno del Barça, pastoso, sin piernas ni ambición en la primera parte y que terminó por resolver al final con un resultado demasiado engañoso que no resuelve dudas.

Bravo. Tuvo una buena intervención al principio del partido, aunque no da la misma sensación de seguridad de hace unos meses. En el resto del partido no tuvo demasiado trabajo. Sí se le vio metido, animando de lejos cuando notaba que sus compañeros estaban fríos.

Sergi Roberto. Le sorprendieron varias veces a su espalda aunque, como el día del Valencia, es tan responsabilidad suya como de la mala presión del Barça, que ahora llega tarde. Probó un disparo con la izquierda que se le marchó fuera por poco. Se fue con molestias en el tobillo. Alves le mejoró.

Piqué. Correcto pero no tan exuberante como en partidos anteriores, en los que fue el jugador del Barça que más orgullo y piernas demostró. Salvó bajo palos una acción que demostró la fragilidad actual de los azulgranas.

Mascherano. Firme y concentrado. Llegó tarde en una acción en la primera parte que no acabó en gol de milagro pero mantuvo la tensión del partido y trató de tener en alerta a sus compañeros

Jordi Alba. Buen partido del lateral. Apareció mucho en la primera parte, cuando el partido no estaba tan cuesta abajo para el Barça. Le puso energía y atrevimiento cuando se le veía tristón.

Busquets. No está en su mejor momento físico y aun así es imprescindible para el Barcelona. Se limitó a hacer su trabajo con eficiencia.

Rakitic. Correcto. Tampoco tiene las piernas que en noviembre y diciembre, cuando era un espectáculo verlo. Es consciente de ello y por eso prefiere no complicarse y hacer lo que necesita el equipo. Se le está haciendo algo larga la temporada.

Iniesta. Después de Messi, el mejor del Barça. Activo, con orgullo. Dio la asistencia del segundo gol. Como capitán, lleva al equipo en volandas. Una temporada muy meritoria.

Messi. Sobresaliente. Desatascó el partido con el primer gol, una pillería de cabeza para castigar la mala salida de Cuéllar. Luego produjo la jugada del segundo y antes ya se había acercado varias veces a la sentencia. Dio una asistencia más de gol. Quiere la Liga y el Barça está en sus manos. Así de simple.

Luis Suárez. Otro partido con cuatro goles para situarse en 33 goles, rumbo al pichichi. Sin hacer un partido brillante, obtuvo el premio de los goles al trabajo. Se le espera para que haga goles decisivos y no los que engorden su cuenta individual. Ocho goles en dos partidos.

Neymar. Algo pasa con el brasileño. Ha perdido alegría, confianza. No desborda y toma decisiones equivocadas. A kilómetros del jugador que deslumbró el pasado otoño. Una caída preocupante. Al menos marcó de penalti a última hora para liberarse. El Barça le necesita de inmediato para intentar salvar la Liga.

Daniel Alves. Jugó una excelente segunda parte. Preciso, con peligro. Fue una de las mejores armas ofensivas del Barça. Compite siempre.

Bartra. Recibido con una enorme ovación del público por su silencio en la suplencia, su trabajo y el resultado de Riazor, en el que hizo un golazo. Muy fácil para él

Arda Turan. Aparición testimonial del turco, que está a otra cosa. Falló un centro de gol claro.