• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Barcelona

11' Messi

45' Sale Sergi Roberto entra Alves

62' Luis Suárez

65' Sale Piqué entra Bartra

73' Luis Suárez

74' Sale Rakitic entra Arda

76' Luis Suárez

85' Neymar

87' Luis Suárez

Sporting

25' Vranjes

61' Sale Pablo Pérez entra Sanabria

69' Sale Isma López entra Canella

70' Luis Hernández

74' Sale Guerrero entra Carlos

83' Vranjes

84' Alen Halilovic

BARCELONA 6 - SPORTING 0

Clos y Suárez tumban al Sporting

El Barça machaca al Sporting y sigue líder con dos goles ilegales y tres penaltis. El uruguayo hizo cuatro tantos otra vez. Messi, el mejor, y Neymar cerraron la goleada.

LALIGA

Barcelona 6-0 Sporting de Gijón | Empezó el partido el Barcelona como tercero en la tabla tras los resultados de sus inmediatos perseguidores, pero a los jugadores parecieron no darse cuenta de la circunstancia. A juzgar por la actitud con la que se tomó el partido, el grupo de Luis Enrique parecía estar convencido de que seguía llevando una decena de puntos sobre sus perseguidores y durante la primera parte jugó con fuego con una atonía en el juego y una debilidad en defensa que contrastaba con la importancia de un envite que finalmente el equipo blaugrana acabó ganando con más goles que fútbol recuperando el liderato a tres partidos para el final de la Liga.

El colegiado del partido contribuyó de manera decisiva para que el partido fuera todavía más extraño. Puede que sin la caótica actuación del colegiado, el Barcelona hubiera sacado igualmente el encuentro adelante y hubiera sumado los tres puntos que le permiten seguir dependiendo de si mismo para ganar el título, pero sería faltar a la verdad no proclamar que el Sporting salió esquilmado del Camp Nou al ser perjudicado por el colegiado.

Clos Gómez concedió el primer gol del Barcelona tras una posible falta al portero visitante de Suárez, que también marcó el segundo en fuera de juego y pitó tres penaltis contra el Sponting, de los que sólo era claro el de las manos de Canella. Una actuación de aquellas que dejan desconcertados a los beneficiados, indignados a los perjudicados y a los cronistas preguntándose en qué pensarán los árbitros cuando hacen cosas así.

Durante gran parte del encuentro dio la sensación de que Messi era el único que era consciente de lo que realmente estaba en juego. Su facilidad para ver el fútbol desde el centro del campo era inversamente proporcional a la capacidad de Neymar para complicarse la vida. Es tan cierto que al brasileño no le sale nada como que no se corta un pelo y sigue intentándolo una y otra vez, pero por primera ocasión desde que aterrizó en el Camp Nou, el aficionado culé dio síntomas de desesperarse con el crack.

Jugando al trote cochinero y con una defensa que dejaba unos espacios al Sporting como para que la deantera de Abelardo montara un parking en el Camp Nou, el Barcelona se adelantó en el marcador gracias a la picardía de Messi tras la jugada ya mencionada en la que Cuéllar, en una salida espantosa, chocó con Suárez en una jugada en la que normalmente se señala falta del delantero.

Ni ese gol le sirvió al Barcelona para asentar su juego. Es más, el Sporting llegó con peligro en un par de ocasiones al área de Bravo e incluso en una ocasión entre Mascherano y Piqué tuvieron que sacar un balón de la linea de gol. Los del Sporting reclamaron que el catalán lo hizo con la mano, pero el árbitro, en una de las pocas ocasiones en las que pareció acertar no señaló penalti. En el otra área no estuvo tan melindres.

Con la sensación de que el Barcelona estaba haciendo el canelo en el momento menos oportuno se llegó al final de la primera parte. En la segunda, el equipo blaugrana se asentó más en defensa lejando al equipo asturiano de Bravo, pero en ataque seguía fiándolo todo a la inspiración de un Messi que no encontraba socios.

Fue entonces cuando aparecieron al unísono Suárez por un lado y Clos Gómez por el otro para desballestar a un Sporting superado por la situación. Sigue líder el Barça y depende de sí mismo, pero difícilmente encontrará tantas facilidades en las tres jornadas que quedan.