Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
  • Copa de África
  • Champions League

Un perseguidor brillante

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Real Madrid

40' Benzema

44' Danilo

68' Lucas Vázquez

72' Sale Kroos entra Isco

75' Modric

78' Sale Modric entra James

84' Casemiro

83' Sale Lucas Vázquez entra Jesé

Villarreal

43' Trigueros

61' Sale Jonathan entra Samu García

63' Sale Adrián entra Leo Baptistao

72' Sale Trigueros entra Rodri

REAL MADRID 3 - VILLARREAL 0

Un perseguidor brillante

Lección magistral de Modric, que se adornó con un gol. Benzema y Lucas Vázquez completaron su obra. Cristiano se marchó lesionado y dejó al Madrid con diez en el descuento. No existió el Villarreal
Betis-Villarreal: LaLiga en directo

Madrid

Nada se movió bajo los pies del Madrid en esta Liga, pero construyó una victoria bien argumentada que le sostiene en carrera, a medio cuerpo de Atlético y Barça. Fue gracias a Modric, que tocó todos los instrumentos, y a un grupo cada día mejor atornillado. Sólo le sobresaltó Cristiano, que se fue tocado en el descuento.

El Madrid salió entre malas noticias (de A Coruña y de Bilbao), con cuatro centrocampistas y sin Isco ni James. La impresión es que conforme aumenta el tamaño del rival decrece el de virtuosos. Con esta fórmula ha llegado lejos Zidane y no se baja de ella. El partido, en cierto modo, le dio la razón, porque con la repoblación del centro del campo el Madrid se volvió insistente, abrumador con pelota. Y también menos sorprendente. Existió una clara desproporción entre la tenencia y la eficiencia.

En cualquier caso, buscando por dónde enhebrar la aguja, el Madrid redujo al Villarreal a un almacen de defensas permanentemente expuesto al revolcón. En ningún momento amarilleó el partido. Bakambu, que va para empleado del año, fue un atacante oculto. El primer disparo de su equipo, de Denis Suárez, llegó a tres minutos del descanso, con acrobacia de Keylor Navas. El gran mérito del Madrid fue convertir en una simple caja fuerte a un equipo con mucho estilo que acaricia la Champions.

El asedio tranquilo comenzó en Casemiro, una especie de patrullero que le da seriedad al equipo (hizo dos entradas de tarjeta y la primera Clos se la endosó equivocadamente a Danilo, lo que le libró de la expulsión), y se extendió a Kroos y Modric. El alemán ofreció más piernas y mejor tono. Le arropa jugar cerca del área. Y el croata fue el jugador de portada del Madrid, a ratos organizador, a ratos pasador, a ratos regateador, incluso goleador. Un futbolista indefendible por su amplitud de registros. También empujó mucho Marcelo, ese lateral con cascabeles que cada año que pasa pesa más en el equipo. A Danilo no le fue peor. El Bernabéu le ha abierto un proceso, pero tuvo entereza y se apuntó una asistencia. Benzema fue juez o parte en los tres goles. Y Lucas Vázquez resultó un permanente foco de animación. A veces el sudor empaña su calidad, pero está para más que para servir de avituallamiento a los titulares. Hizo otro gol de carácter reivindicativo.

El Villarreal, un equipo mejor con el balón que sin él, llevó mal un partido con tantas privaciones y acabó por derrumbarse con el gol de Benzema en la quinta oportunidad del Madrid. Bruno y Trigueros, para entonces, eran dos centrales por delante de los centrales, que estuvieron magníficos, y Adrián, un transeúnte en campo contrario. Del descanso, con el marcador a cuestas, volvió el mismo equipo, siempre a merced del Madrid. Nunca fue una molestia para el equipo de Zidane, que está impecable en la persecución, pero que necesita de Barça y Atlético un futuro imperfecto.

 

 

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar