Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-

VALENCIA

Ayestarán: “El problema es de Feghouli con sus compañeros”

El Valencia visita el domingo el Nou Camp. En Mestalla aún escuece el 7-0 de la Copa, pero Pako Ayestarán sabe que ni el Barça ni el Valencia afrontan el duelo en la misma situación.

Ayestarán: “El problema es de Feghouli con sus compañeros”

—¿Que el Barcelona lo eliminaran de Champions significa algo de cara al domingo?

—Nada. Porque los equipos afrontan los partidos independientemente de lo que han corrido en el anterior. Serán capaces de cambiar el chip porque además se juegan la Liga. Espero al mejor Barcelona.

—¿Es un partido especial por aquel 7-0 de la Copa?

—No, para nada. Porque aún no hemos hablado del Barcelona. Nos centramos en nuestro equipo. No obstante, si hay un equipo conocido en el mundo es el Barcelona porque es quien más diferencias marca.

—Pero algún efecto motivante tendrá el 7-0...

—Por supuesto porque ni el Barcelona es el mismo del 7-0 ni el Valencia lo es. Nos vamos a enfrentar dos equipos diferentes, en distintas circunstancias y nivel de juego.

—¿Cuáles son los armas a usar?

—Estar muy concentrado durante los 90 minutos porque sabes que cualquier acción individual te cambia el curso del partido. Luego ser muy solidarios. Y en la medida de lo posible no solo defender e intentar quitarles un poco la pelota.

—¿Son los jueces de la Liga?

—Ni lo pienso. Es un partido importante como el de Las Palmas o Sevilla.

—En su tercer partido como técnico ché, ¿qué espera que se vea en el Nou Camp?

—Intentar confirmar lo que fuimos capaces de hacer contra el Sevilla, sabiendo que va a ser más difícil.

—¿Contra el Barça, quedarse atrás o presionar arriba?

—Siempre tienes que alternar. Habrá momentos que tengamos que defender en nuestro campo y cuando nosotros podamos apretar al perder el balón, presionaremos arriba.

—¿Le ha afectado el ‘caso Feghouli’?

—No debo dejar que me afecte. Tuve que tomar la decisión en beneficio del equipo.

—¿La decisión se toma demasiado tarde?

—No, porque la decisión no estaba premeditada. Las decisiones se toman como respuesta a situaciones del día a día y que pueden afectar de forma negativa a la progresión y al rendimiento en el campo.

—¿Este tipo de decisiones son las que hay que tomar para tener esa cultura de club?

—Por supuesto, hay actitudes que son innegociables.

—¿Le ha decepcionado Feghouli?

—Siento que he intentado ayudarle y no se ha dejado ayudar. Me da pena porque una de las cosas por las que yo soy entrenador es porque me satisface ayudar a los jugadores y a los clubes a conseguir sus objetivos. Yo siempre tengo altas expectativas de la gente. Y mi mujer me enseñó que esto no es bueno. Tienes que ser capaz de aceptar lo que te dan. Yo le intenté y no fue posible. Pero quiero dejar claro que Pako Ayestarán no tiene ningún problema con Feghouli. El problema es de Feghouli con sus compañeros, no ha sido respetuoso. Todo compañero espera que todos se preparen al máximo para conseguir los objetivos. Y los aficionados, lo mismo.

—¿Por qué el Valencia se ha visto abocado a luchar por la permanencia?

—Hay que corregir los errores en el éxito. El mayor error es creer que cuando ha habido éxito, todo lo has hecho bien. Como eso normalmente no se hace, la cosa empieza a degenerar y cuando comienza la temporada siguiente va a peor. Son muchos pequeños detalles que se han ido dejando y han llevado a que el Valencia no tuviera el rendimiento que todos deseábamos.

—¿Sirve de algo este mes que queda de competición?

—Seguro. Es un error querer que la temporada acabe cuanto antes. Es un lujo tener tanto tiempo para actuar y empezar el año próximo en una plataforma superior. ¿Para qué quieres dejar pasar el tiempo para empezar de cero en verano si puedes empezar de cuatro, cinco o de diez?

—Esta es su tercera etapa en el Valencia. ¿Qué diferencias ha visto con las anteriores?

—Para bien el potencial económico y el nivel de las instalaciones. Para mal la falta de referencia de club. Creo que los jugadores tienen que tener esto. Sobre esto se está actuando e intentando corregir.

—¿Cómo ve su futuro?

—No lo pienso. Esto es para disfrutarlo. Tenemos una profesión privilegiada. El día a día lo disfruto tanto que no lo siento como una situación difícil. El futuro dependerá de lo que Pako Ayestarán y el equipo sean capaces de hacer. Incluso si acabamos la temporada bien, el club deberá pensar qué tipo de entrenador quiere. Eso es lícito. Y yo lo mismo. Tengo que estar preparado para quedarme y también para buscar otro proyecto que me ilusione. La vida no acaba en un club aunque yo le tenga el cariño que le tengo al Valencia.

—¿Le molesta la frase: “Se necesita un entrenador hecho”, como si usted no lo fuera...?

—No porque el que lo diga es porque no me conoce. Si esto lo dice alguien que me conozca entonces me preocuparía. Diría que a lo mejor no tengo el nivel que yo creo tener.

—¿Si se tuviera que ir, qué le habría aportado el Valencia en estos meses?

—Seguir creciendo como entrenador. Crecemos por nuestro conocimiento y por la interrelación de la gente con la que estamos. Hay cosas que aprendes de los jugadores. Cada experiencia de este tipo te hace más entrenador. A final de temporada seré mejor entrenador de lo que soy ahora.

—¿Qué le llevó a aceptar venir como segundo entrenador?

—No estaba en mis planes porque quería seguir mi camino como primer espada. Pero era el Valencia. Sólo en el Valencia y en el Liverpool podría hacer cualquier tipo de tarea para ayudar. Además, era febrero o marzo y los proyectos que hubieran podido llegar habrían sido proyectos quemados. Al final, tomé la decisión.

—¿Pensó que podía pasar lo que finalmente ha pasado?

—No. Alguien me lo decía. Yo tengo claro que lo mejor habría sido que con Gary todo hubiera salido bien. Vine convencido de que mi función era ayudar. Pero no pudo ser y me dio pena.

—¿Cree que el mayor problema de Gary Neville fue que su mensaje, por tema de idioma, no llegaba a los futbolistas?

—Era un problema importante. Él era un entrenador con conocimiento y una gran persona. Ese conocimiento hay que ponerlo en práctica y eso es la experiencia quien lo da. La comunicación es algo fundamental. Tú para llegar al jugador tienes que poder comunicarte de forma fluida. Las emociones no las transmites tú igual que un traductor: el lenguaje corporal, el tacto... Esto es crucial para obtener lo máximo de los jugadores. Ha habido casos de técnicos a nivel mundial que han conseguido éxitos sin saber el idioma, pero son los menos.

—Usted es uno de los pocos que ha estado con Peter Lim hablando del Valencia. ¿Cómo ve las intenciones de Lim en el club?

—Me encontré a una persona con mucha calma. La presión no le va a afectar a la hora de tomar decisiones, está muy convencido de hacia dónde debe ir el club. Y lo importante es que la gente sobre la que delega tome las decisiones adecuadas. Le vi mucha determinación para llevar al Valencia al lugar que todos deseamos. Hay que crear una cultura de club mediante la cual lleguen los resultados y él sabe que esto no es un proceso fácil.

—El domingo se enfrentó con Emery. ¿Le gustaría enfrentarse con Benítez?

—Sí, sobre todo ahora que hemos recuperado una relación que nunca debería haberse interrumpido. El volver a ver a gente que fue importante en tu vida, aunque sea enfrente, siempre es positivo.