• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Real Madrid

4' James

17' Lucas Vázquez

18' Cristiano

38' Jesé

53' Sale Casemiro entra Kovacic

62' Sale Carvajal entra Danilo

78' Danilo

75' Sale Jesé entra Mayoral

Eibar

2' Dani García

45' Sale Adrián entra Borja

45' Sale Jota entra David Juncà

61' Escalante

67' Ramis

71' Sale Keko entra Hajrovic

REAL MADRID 4 - EIBAR 0

Conciertazo de los teloneros

El Madrid, con ocho cambios y siete canteranos en el once, calentó la remontada. Marcaron James. Lucas Vázquez, Cristiano y Jesé. Eibaricidio defensivo.
Las Palmas-Eibar en directo: LaLiga

LALIGA

No computó como simulacro para lo que se avecina el martes, pero con su triunfo por bulerías el Madrid se puso al público definitivamente de su parte. Confluyeron un Eibar y un Madrid con ocho cambios que no pasó de largo del partido. Al Wolfsburgo no le echará de la Champions con su promedio, pero desde que llegó ZIdane el Madrid sale a más de cuatro goles por partido en casa prueba inequívoca de sus problemas no están en las piezas de artillería. Lo demostró Cristiano, que hizo muy compatible su persecución de la Bota de Oro y un subidón de generosidad que no se recordaba: le dejó lanzar la falta del 1-0 a James y fue asistente de Lucas Vázquez y de Jesé cuando no se le hubiese reprochado el remate.

El Eibaricidio no se hizo esperar. Mendilibar entendió que su equipo era peor en las dos áreas y pretendió que no se jugará cerca de la suya. Así que mandó presionar arriba y adelantar exageradamente la línea con dos centrales que nunca vivirán de su sprint. Fue una carnicería. El Madrid, que salió con siete futbolistas de la cantera, a los que pasea en partidos sencillos y de los que a menudo se olvida en los partidos de la verdad, hizo fortuna con sus antílopes. Casi cada arrancada de Cristiano, Lucas Vázquez y Jesé acabó en gol u ocasión. A su velocidad no existió el Eibar.

Y es que las condolencias por el batacazo a las puertas de la Volkswagen duraron un suspiro. Bronca para Danilo en el banquillo y algún silbido a Isco y James que se ahogaron cuando este abrió la goleada, en lanzamiento de falta provocada por la primera muestra de incapacidad de los guipuzcoanos para detener a un Jesé a toda pastilla.

A partir de ahí el Madrid fue un manjar. A ratos contempló el juego de buen gusto y nulo remate de su adversario y a ratos galopó hacia Riesgo sin misericordia. Casemiro se bastó como barricada en el centro del campo, sin precisar el auxilio de Isco y James, jugadores con poca vuelta pero mucho peligro. Arriba, hubo espacios en los que acampar. Cristiano se movió entre el centro y la izquierda siempre con sentido cooperativo. Lucas Vázquez tuvo la alegría desbordante de siempre (definitivamente juega menos de lo que le corresponde) y Jesé estuvo emprendedor, habilidoso, rápido y resolutivo. Nacho, atrás, volvió a discutir su papel de cuarto central. Y Casilla dejó dos paradas estupendas.

El Eibar, que resultó notable con la pelota y un pelele sin ella, fue tragándose los goles de un adversario repleto de suplentes pero que entendió bien su misión de captación de adhesiones para el martes. Con todo decidido llegaron al partido Bastón, que le dio más filo a su equipo, y Danilo, al que ni el clima de jarana le libró de los silbidos. Zidane debió evitárselos. Y tuvo un cuarto de hora Mayoral, canterano de última generación. La academia siempre estará ahí para cuando truene y para cuando escampe.