Competición
  • Champions League

BARCELONA 2 - ATLÉTICO 1

Uno a uno del Atlético: Koke, el mariscal en la trinchera atlética

Torres mostró las dos caras de la misma moneda, con una aparición genial y un exceso de nervio que le llevó a ver la segunda tarjeta.

AStv

Así fue la actuación de los jugadores del Atlético en la ida de los cuartos de final de la Champions ante el Barça en el Camp Nou

Oblak: Respondió de forma magnífica a un disparo lejano de Messi en el 55’, pero en los goles poco pudo hacer. 

Juanfran: Comenzó errático perdiendo un peligroso balón en banda y después despistado en la marca de Neymar, que a punto estuvo de marcar de cabeza. El brasileño se empeñaba en darle la noche y el lateral se sacudió la presión con alguna subida. Después se rehizo y actuó con inteligencia. 

Godín: Por primera vez en años tuvo que cambiar de puesto para jugar en el puesto de central diestro por la presencia del zurdo Lucas. Comenzó muy atento con varias anticipaciones. Le ganó bastante bien la batalla a Suárez pese a sus dos goles. En el segundo tanto le perdió de vista unas centésimas que permitieron al ariete conectar solo su cabezazo. 

Lucas: Muy bien respaldado por los centrocampistas, se le vio muy sereno, sin complicarse. Incluso apareció para frenar contras que buscaban a Suárez con mucho arrojo. Ni se le notó su inexperiencia ni su falta de minutos. Pudo ser expulsado por una falta a Neymar, pero para entonces el criterio de Brych era cambiante. 

Filipe: Se le vio poco por el ataque, pero por su costado sufrió menos que Juanfran con Neymar en el suyo. Cuando el equipo se quedó con uno menos echó mano de oficio para contemporizar lo que pudo. Messi le buscó poco por fuera. 

Koke: También hacía mucho que en un partido grande Simeone no optaba por él en el eje y lo bordó. Equilibrando a la perfección, respaldando muy bien a los centrales y midiendo bien los espacios cuando el equipo se estiraba para presionar. Con el balón se mostraba certero, con una buena salida rápida. Se coronó con un pase de fantasía de fantasía a Torres. En la segunda parte, ya apartado del centro apareció por todas partes. Fue el líder. 

Gabi: En los primeros minutos perdió algo la posición, pero corrigió y apareció con acierto para cortar varios ataques barcelonistas con mucho peligro. Bregó de lo lindo, sin errores con pelota. Jugó los últimos minutos con problemas físicos. 

Saúl: Realizó un despliegue tremendo, lo había hecho con 11 jugadores y se multiplicó con uno menos. Simeone apostó por él y sentó a Augusto y el canterano no le falló en un partido grande. Encomiable fue su esfuerzo en el segundo tiempo cuando trató de dar aire al equipo con cabalgadas contra toda la defensa azulgrana. 

Carrasco: Mantuvo un intenso duelo con Alves sembrando dudas en la zaga catalana siempre interpretando peligrosas diagonales. Fue un puñal, peligroso y sin que la defensa azulgrana encontrara soluciones para frenarle. Al comienzo de la segunda parte estuvo a punto de asistir a Griezmann en lo que hubiera sido el 0-2. Justo. 

Griezmann: En el 23’ intentó el primer tiro del Atlético, que no encontró portería. Se fue animando tras el gol de Torres y estuvo a punto de marcar, precisamente asistido por el niño, con un disparo cruzado en el que se lució Ter Stegen. Volvió a tener una clarísima en la segunda parte, cuando por milímetros no llegó a rematar en el área pequeña un fantástico pase de Carrasco. Se empleó en tareas defensivas y ya fundido fue sustituido.

Torres: A los 10 minutos ya asustó con un buen eslalon, pero su centro no encontró rematador. En el24’no perdonó en su especialidad, apareciendo en el espacio entre los centrales asistido por un pase maravilloso de Koke. Volvió a marcarle al Barcelona. Se creció y en el31’le mandó un pase a Griezmann, cuyo remate salvó milagrosamente Ter Stegen. Con ya una tarjeta, arriesgó demasiado, quizá excitado por el fragor de la batalla, y cometió una falta sobre Busquets que le costó la segunda tarjeta.

Sustituciones: 

Augusto: Salió por Carrasco en el 53’ para apuntalar al equipo. Su misión fue achicar todo lo que pasaba por su zona, sin más. 

Thomas: El Atlético necesitaba piernas y amenazar y el Cholo optó por el nervio del ghanés. Estuvo bien, protagonizó algunas cabalgadas que sirvieron al equipo para tomar aire. 

Correa: Sobre el tiempo entró por un Saúl exhausto. Apenas le dio tiempo a participar.