Competición
  • Champions League

BARCELONA - ATLÉTICO DE MADRID

Al Cholo sólo le queda un reto: ganar al Barça de Luis Enrique

Seis derrotas en seis partidos. Compite pero no amenaza como al Barça de Martino. Con 26 córners sin premio, no le hinca el diente a balón parado. No pasa del 30% de posesión.

Simeone aún no ha encontrado la fórmula para ganar al Barça de Luis Enrique. El asturiano, desde su llegada, invirtió la inercia positiva de los colchoneros que, en los seis partidos previos al primero de Luis Enrique, sumaban 5 empates y una victoria (incluida una eliminatoria de Champions ganada por los colchoneros y un empate en el Camp Nou que fue una Liga). Así como el Cholo tiene bajo control, casi siempre, al Madrid de Cristiano, minimizando siempre su juego y controlando a sus poderosos satélites (Benzema, Modric, Bale…) con el Barça eso no sirve. Son varios los factores que se desprenden de la lectura de sus últimos 6 enfrentamientos.

Posesión

En primer lugar, el Atleti siempre ha mantenido la posesión en torno al 30%, con la excepción de la penúltima jornada de la pasada Liga, cuando sólo llegó al 23%. El Barça ha permitido sólo 18 disparos entre sus tres palos en esos enfrentamientos, defiende con la posesión de la pelota, pero además ejecuta a la perfección el repliegue sin pérdidas en zonas peligrosas, algo que al Atlético le gusta castigar. De hecho lo hizo Torres en el duelo liguero del Calderón de la 3ª jornada.

Estrategia

También es muy significativo que, desde la llegada de Luis Enrique y Unzue, el Barça no encaja en jugadas de estrategia frente al Atlético. Con Piqué como hombre libre en ese tipo de acciones y el buen trabajo de hombres como Mascherano, Rakitic, Busquets e incluso Suárez propician que el Atlético haya disfrutado de 26 córners sin premio. Un arma anulada. Burgos ha ido cambiando el repertorio colchonero de córners cerrados a abiertos, indirectos... Mismo resultado. El laboratorio volverá a pasar examen. Con tan poca posesión, se antoja necesario producir a pelota parada.

Puntas rápidos

Simeone usó casi siempre el 4-4-2, con puntas rápidos. De hecho, además de Griezmann, Torres fue titular en todos los partidos contra el Barça en los que ha estado disponible menos uno, el primero (3-1 para los culés). El Niño (que será titular mañana, lo dijo Simeone el sábado) le ha hecho al Barça dos goles de los cinco de su equipo. Se echa en falta a Griezmann: la tuvo en el Camp Nou en el último encuentro, pero se estrelló incomprensiblemente en Bravo. Ese día Simeone exageró aún más el contragolpe y amenazó, incluso, con uno menos. Carrasco actuó de segundo punta y la velocidad se multiplicó. Esa fórmula podría repetirse, pero falta por ver el estado real del belga.

Defensa

En defensa, el Cholo encara más dificultades aún que ante el Madrid. El sistema de ayudas en el que suele ahogar a Cristiano llevándole a zonas intrascendentes aquí se complica por la presencia de Messi más Neymar. El Barça aúna un sobresaliente juego por dentro con Suárez como estilete entre los centrales, que además abre el campo como nadie. Con el uruguayo suelto se ha perdido la posibilidad de pertrecharse y conceder centros que morían sin problema en la cabeza de los centrales atléticos. Ahora el Barça tiene un killer en el área. Además, la velocidad para salir de la presión y de situaciones apuradas unidas a la devastadora capacidad en el uno contra uno de Messi y Neymar aumenta el esfuerzo. Tanto que llega al peligroso ejercicio de defender más por acumulación que por organización.

Todo ello lo tiene en cuenta el Cholo, que busca cómo aderezar su fórmula y añadir a la probeta el ingrediente que falta. No hay otra para proseguir el camino hacia Milán.