Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

BARCELONA 1 - REAL MADRID 2

Una vez más, Keylor

La actuación del portero costarricense volvió a ser soberbia y permitió que el Madrid respirara. Ni Messi, que intentó firmar una obra de arte, pudo con él.

Una vez más, Keylor
LLUIS GENE AFP

Ni el más optimista hincha costarricense se hubiera imaginado que, a estas alturas de la temporada, Keylor Navas sería uno de los pocos realmente indiscutibles en el Real Madrid. Pero el tico, partido a partido, ha ido ganándose un lugar entre los porteros más en forma en todo el mundo. Hoy lo volvió a demostrar en el escenario más hostil y complicado posible: el Camp Nou, lleno de mística tras el fallecimiento de Cruyff, y a la vez arropado por las inmensas actuaciones que venía mostrando el Barça. 

Keylor no tuvo que detener un vendaval de remates a su portería, sino que, como portero de equipo grande, estuvo siempre cuando tuvo que estar y, sobre todo, cuando el pequeño zurdo argentino -que tanto ha hecho sufrir a los madridistas- intentó pintar otro cuadro grandioso. A los 54', Leo Messi soltó un remate, medio vaselina medio pase a la red, que el centroamericano sacó a mano cambiada, desde la escuadra, como un felino. Poco más tuvo que hacer, pero con eso fue suficiente.

Después, un Benzema que había estado dormido empató, y luego un tal Cristiano Ronaldo, que francamente vivía una tarde oscura, sacó un triunfo que, más allá de darle un poco más de vida a la Liga, le da un brutal empujón moral a un Madrid al que le urgía una alegría de esta magnitud.