BARCELONA 1 - REAL MADRID 2

Uno por uno del Barcelona: cuidado con el Messicentrismo

El argentino tuvo detalles. Decepcionantes Neymar y Suárez, empeñados en buscar al argentino como centro de las jugadas. Luis Enrique, desnudado. Sigue el partido de la jornada 26 de Liga Santander entre Barcelona - Celta en vivo.

Barcelona
0
Uno por uno del Barcelona: cuidado con el Messicentrismo
FELIPE SEVILLANO

Luis Enrique no se guardó nada en el Clásico y el Barça jugó con el once de gala a tres días de recibir al Atlético, con su habitual 4-3-3 y con confianza plena en los jugadores que venían con carga de sus selecciones como Daniel Alves. Tanto como para dejar fuera de la lista a Aleix Vidal. El Barça arrancó bien pero no supo jugar cuando avanzaron los minutos y tampoco con el 1-0, especialmente ahí. Resulta demasiado evidente que el equipo busca a Messi en cada acción. Cuando es necesario y cuando no. Messi es el centro de todo, pero no puede haber Messicentrismo. El partido dejó desnudo a Luis Enrique. El Madrid, sin un plan grande, se fue apoderando del partido hasta que el partido acabó por caer de su parte de manera arrolladora en los últimos minutos. Este fue el uno por uno del Barça.

Bravo. No pudo hacer mucho en ninguno de los dos goles. Sufrió el desbarajuste de la segunda mitad. El Barça se rompió y el portero fue víctima de ello.

Daniel Alves. Estuvo bien hasta que el Barça se fue del partido después del 1-0. Subió la banda, se acercó al gol. Luego los goles llegaron por su banda. Primero con una subida de Marcelo, luego con un balón al segundo palo en el que no aguantó a Cristiano. Un síntoma de desesperación del Barça.

Piqué. Bien y goleador. No llegó al balón de Kroos que rebotó y acabó en el gol de Benzema pero estuvo correcto en líneas generales. Sufrió cuando el Barça se rompió porque puede corregir a uno pero no a seis jugadores mal colocados. Mucha fe en gol.

Mascherano. Nadie le hizo caso cuando, con 1-0, fue el único que empujó a la gente y avisó al equipo de que el partido no estaba fácil ni estaba cerrado.

Jordi Alba. Tuvo una buena actuación. Un reflejo de que por donde se rompió el Barça fue por el centro y no por atrás. Trató de contener a Bale como pudo y no lo hizo mal. No se prodigó en ataque.

Busquets. Roto en la segunda parte, como el equipo. Sólo llevó el timón del partido en los primeros minutos. Por primera vez en mucho tiempo dejó un océano de metros a su espalda.

Rakitic. Esforzado pero demasiado pesado, lento. Vio una tarjeta amarilla. Debió disparar más desde fuera del área pero no lo hizo por el dichoso qué dirán del que no se sacude el Barça por rizar el rizo. La segunda parte se le empezó a hacer muy larga tal vez superado por los problemas físicos. Fue sustituido.

Iniesta. Mantuvo el criterio del Barça todo el partido pero cayó también en la desesperación al final, víctima de un equipo que dejó de ser un equipo.

Messi. Jugó muy retrasado. Luis Enrique o él mismo se alejó del área para hacer de playmaker. Aun así, de los tres grandes fue el único que se movió con criterio y que se acercó al gol con un tiro genial que encontró una respuesta sorprendente y al nivel de Keylor Navas. Ya es conocido que es el mejor del mundo, ahora debe decirle a los demás que no jueguen para él si tienen la portería a tres metros.

Luis Suárez. Infantil. Como obligado a darle el balón a Messi en cada jugada y con un error gravísimo con el 0-0 cuando sin portería no remató. Sin presión dispara mejor, como en el 79’ tras un pase de Messi de volea. De sus peores partidos con la camiseta del Barcelona. Necesita cambiar el chip. No se trata de jugar para Messi ni para él sino de hacer lo mejor para el equipo.

Neymar. Decepcionante. Empezó móvil pero se fue diluyendo con jugadas individuales que no fueron a ningún sitio. Carvajal acabó por ganarle la partida y se diría que hasta estuvo cómodo. No se asoció, no llegó, no disparó. Muy flojo. Lejos del Neymar que arrancó la temporada. A otras cosas en los últimos tiempos que no son el fútbol. A tiempo de corregirse. A tiempo de perderse.

Arda Turan salió por Rakitic. Animoso como siempre y con un disparo que rebotó en un defensa y que pudo ser el empate pero como siempre anárquico, sin encontrar el sitio y con dos jugadas en las que, cuando tuvo que correr hacia atrás, lo hizo tarde. La prueba de que, a punto de terminar la temporada, no encuentra todavía su sitio todavía en el terreno de juego.