ESPANYOL

Las ondas de choque son el último recurso de Arbilla

Las lesiones tendinosas son las peores para el futbolista. Arbilla ha corregido posturas en algunos gestos técnicos para corregir esas dolencias.

Las ondas de choque son el último recurso de Arbilla
CARLOS MIRA

Anaitz Arbilla sufre una de las peores lesiones para los deportistas, aquellas que afectan a los tendones y no a los músculos, huesos o articulaciones. “Un médico agradece más una rotura que una dolencia tendinosa”, remarca Guillem Jabardo, profesor de Fisiología en el Curso de Entrenadores. Desde hace cuatro meses, y como último recurso antes de pasar por el quirófano, el navarro se ha sometido a un tratamiento con ondas de choque, una especie de pistola que ayuda a transmitir movimiento en el Tendón de Aquiles. “Lo que provocan estas descargas es que la zona lesionada se inflame y se vuelvan a regenerar los tejidos musculares”, comenta Jabardo. El jugador se ha sometido ya tres veces y lo hará una cuarta vez.

El reto es que esa tendinitis, que lleva arrastrando desde hace cuatro meses, empiece a curarse. Un caso parecido es el que ha vivido Andreu Fontàs, del Celta, quien ha tenido que pasar por quirófano.

Arbilla ha sufrido varias lesiones en los últimos meses y los servicios médicos del club han trabajado para determinar las descompensaciones musculares que tiene el navarro y que le generan estos problemas. El jugador se está sometiendo a un trabajo de fuerza para potenciar la zona abdominal. Durante estos tres meses, se le ha realizado un plan específico para corregir algunos defectos posturales que le provocaban este tipo de dolencias, como la forma de correr.