Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • MotoGP
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial
Liga Holandesa
Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Twente Twente TWE

-

FINALIZADO
Zwolle Zwolle ZWO

6

Waalwijk Waalwijk WAA

2

FINALIZADO
Heracles Heracles HCL

4

Willem II Willem II WII

1

FINALIZADO
Feyenoord Feyenoord FEY

3

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

2

1x1 del Atlético: Correa y Óliver proponen; Griezmann perdido

ATLÉTICO 0-VILLARREAL 0

1x1 del Atlético: Correa y Óliver proponen; Griezmann perdido

El francés volvió a ser el mayor damnificado en un partido sin apenas ritmo de su equipo y en el que se abusó del pelotazo. El argentino intentó salirse del guión y protagonizó varias acciones peligrosas, Óliver continuó esa labor en la segunda parte.

Oblak. Como otras tantas tardes, se pasó la mayor parte del tiempo como espectador. En la segunda parte se lanzó a los pies de Bakambu para atrapar un pase de gol de Denis Suárez.

Juanfran. Inteligente, midiéndose mucho, pero con peligro. No se incorporó al ataque hasta pasados los primeros 20´, cuando colgó un balón que no encontró rematador por poco. Lo volvió a hacer en el 42’, pero Griezmann no conectó bien un balón perfecto mandado por el lateral. En la segunda mitad aumentó su caudal de subidas.

Savic. Bien sobre Soldado casi todo el partido, no se le notó la inactividad. Midió bien los espacios para aparecer con acierto al cruce. Samu Castillejo le puso en algún apuro después, pero estuvo entonces bien ayudado por Juanfran.

Godín. Muy sereno en la primera parte, acertado incluso para desbaratar alguna buena contra amarilla. No tuvo presencia en el área rival. Sólo pudo rematar un córner.

Filipe. Sin Carrasco debía tener más espacio para subir. Sirvió un buen par de balones al área en el primer tiempo. Fue adquiriendo protagonismo en el partido, sobre todo cuando pudo asociarse con Koke para organizar subidas por la izquierda y centrar. Cabe destacar las tres contras mortales en las que apareció como último hombre para salvar a su equipo.

Gabi. Descargado de responsabilidad en el juego ofensivo por la apuesta por el balón largo, se dedicó a organizar la pelea por la segunda pelota y al achique. Tuvo alguna pérdida que pudo costar algún disgusto.

Griezmann. La andanada de pelotazos del Atlético en el primer tiempo le impidió entrar en juego con asiduidad e incluso interpretar su rol en el partido. Lo encontró en el 35’ cuando se asoció bien con Filipe y Saúl y tiró por primera vez a portería. En el 42’, no remató bien en el área pequeña un centro medido de Juanfran. Cada vez más desdibujado, fue sustituido.

Koke. Saltó al campo en la segunda parte decidido a ganar algo de protagonismo tras un primer tiempo en el que la pelota apenas pasó por él y no mejoró mucho. Su acción más reseñable fue un envenenado centro en el 78’ buscando a Torres en el área, que Areola impidió que terminase dentro. Sacó un numeroso racimo de córners, pero el Villarreal los defendió bien. Por momentos, lento.

Saúl. Nada más comenzar el partido derribó a Samu dentro del área, pero Prieto Iglesias no vio acción punible. No tuvo la llegada de otros días, se le echó en falta esa agresividad en campo rival para empujar al rival hacia su área.

Correa. Muy activo en la primera parte tanto por fuera como por dentro. A punto estuvo de madrugarle un balón a Víctor Ruiz en el área y después protagonizó otro peligroso eslalon. Incomodó mucho al rival con el balón y estuvo astuto sin él. En el segundo tiempo volvió a soltarse y estuvo a punto de marcar con un balón picado que despejó Areola. Acabó exhausto y sustituido.

Torres. Se echó en falta su presencia en el área en hasta tres buenos centros peligrosos que atravesaron el área pequeña. Era la referencia en cada pelotazo largo del Atlético, pero el equipo no le creó situaciones de remate.

Óliver. Salió por Griezmann para ayudar a Correa en el juego entre líneas y lo hizo. El juego ofensivo comenzó a orbitar a su alrededor, pidiendo siempre y distribuyendo casi siempre con acierto. El lunar fue una pérdida que provocó un peligrosísimo contragolpe amarillo. Su misión era arriesgar buscando el último pase y lo hizo. Dejó a Vietto solo en el área casi sobre el tiempo, pero el argentino no marcó.

Vietto. Le costó desenvolverse entre líneas, obligado a buscarse espacios casi siempre de espaldas a la portería. La tuvo en el 92’, cuando tras un balón en largo de Filipe, Óliver le amortiguó un balón perfecto. Pero el argentino no pudo rematar en el área con claridad.

Kranevitter. Salió como en Getafe, para bregar. El partido se había abierto un poco y Simeone quería más músculo. Aportó eso, nada más.

0 Comentarios

Normas Mostrar